Enlace Judío México e Israel – El 19 de junio, en la sinagoga Shar Lesimjá, el rabino Shlomo Zaed presentó la segunda parte de su plática sobre “Los Misterios de la Torá”, donde narró historias sobre los seres fantásticos creados por Hashem.

 

 

Antes de comenzar su conferencia, Zaed deseó para los presentes que las palabras de la Torá fueran bendiciones y les trajeran éxito. Luego recordó que a los seres místicos y fantásticos que Hashem creó se les llama Shedim y Mazikim, y que en el mundo hay más cosas que las que podemos ver.

Luego se embarcó en la historia de Ashmeday, rey de los duendes, que gobernó Jerusalén por tres años. Narró la historia de Shelomo Hamelej, un hombre que durante su reinado pecó al tener muchas mujeres, muchos caballos y mucho oro. Hamelej retó la palabra divina al enunciar que: “a mí no me va a pasar nada” por tener mucho de todo.

“La Gemará nos cuenta que los duendes tienen mucho poder. En el camino que recorrió Ashmeday hacia el reino de Shelomo Hamelej sucedieron varias situaciones que fueron no esperadas”, contó el rabino Zaed. “Caminando junto a una palmera, la rozó con su hombro y fue tal su fuerza que la tiró”, dijo.

En su camino, el poderoso ser se va cruzando con diversos personajes a los que presta su ayuda tras escuchar una voz del cielo que le promete recompensas en el mundo venidero. La última obra de Ashmeday es lanzar al tirano Shelomo a 400 kilómetros de distancia y tomar su sitio en el trono tras despojarlo de su anillo, que tiene grabado el nombre de D-os.

Según la historia narrada con pasión por Zaed para un público cautivo, “Shelomo se lastimó con la fuerza de la caída. Se pasó días deambulando por la calle sin tener comida. Hasta que llega a un castillo adonde ve a una persona sacando las sobras de la comida.”

Shelomo se dedica a sacar la basura para tener comida. Luego recibe la oportunidad de cocinar para el rey y termina convirtiéndose en el cocinero real, hasta que Shelomo se enamora de la hija del rey, Naama, y ambos son expulsados del reino. Un día, Shelomo pesca un gran pez y en su interior descubre el anillo que Ashmeday le había quitado. Interpreta el hallazgo como el fin de su castigo impuesto por Hashem y se dirige a Jerusalén para recuperar su trono.

Después de varias peripecias, Shelomo logra convencer a los sabios de que él es el verdadero rey. El poderoso Ashmeday es expulsado y, desde entonces, Shelomo, temeroso de que aquel regrese, duerme rodeado por 60 guerreros. “Eran los sesenta estudiosos de la Torá. En la Mishná y la Gemará hay también 60. En la Bendición de los Cohanim también has sesenta letras. ¿En dónde vemos la misericordia de Hashem? Naama fue la esposa legítima y el sucesor de Shelomo Hamelej fue el hijo que tuvo con Naama, Rejabam.”

Dijo el rabino que “de aquí aprendemos que cuando Hashem está siendo duro con nosotros tenemos que buscar lo positivo. Muchas veces vives con un tesoro oculto que debes descubrirlo y dejar de sufrir por carencias que crees que tienes. Es importante para todos los que están acá y los que nos están escuchando de Enlace Judío que sepan.: todos tenemos junto a nosotros gente maravillosa que nos hace personas felices. Tener un lugar adonde ir se le llama hogar. Tener a quienes amar se le llama familia. Tener ambas cosas es una bendición. Tenemos que invertirle a todos aquellos que nos rodean.”

 

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico