Inicio » Judaísmo » El calendario hebreo, una organización del tiempo muy singular

El calendario hebreo, una organización del tiempo muy singular

Enlace Judío México e Israel.- La organización del tiempo es una necesidad humana; desde tiempos remotos las culturas han diseñado sus calendarios que además de organizar la vida conllevan parte de sus creencias y filosofía como cultura.

MARGARETH MICHAN

Para el pueblo judío una de las referencias principales para diseñar el calendario está en Bereshit Alef: Y llamó Hashem a la luz del día y a la oscuridad la llamó noche, y hubo tarde y hubo mañana: un día. De ahí el inicio de los días en la noche.

Y dijo Hashem: “Haya luminarias en la expansión del cielo para separar el día de la noche, y sirvan como signos para las estaciones, los días y los años. Y serán lumbreras en la expansión del cielo para dar luz a la tierra”, y así fue….

Por otro lado, el ajuste de los meses con las estaciones del año, se hace con el Sol, ya que en promedio la Tierra tarda en dar la vuelta al sol 365 días, esto es, 12 meses lunares y 11 días. Para corregir esa diferencia periódicamente se inserta en el calendario un mes extra, resultando siete años años bisiestos en un periodo de 19 años. El mes que se aumenta es Adar, conocido por el mes que aumenta la alegría según nuestros sabios.

El calendario judío se organiza de manera solar y lunar. Los meses inician con la luna nueva y duran entre 29 y 30 días. En hebreo mes se dice jodesh, “nuevo”, cada Rosh Jodesh (inicio del mes) es una oportunidad de lejadesh, “renovar”, igual que la luna que se renueva hasta alcanzar su esplendor.

Al igual que en la vida diaria, los meses tienen distintas acciones que nos ayudan como seres humanos a lidiar con nuestras necesidades emocionales y psicológicas. Los espiritualistas dirían que son las energías de la posición de la Tierra y no dudo que los magníficos conocimientos astrológicos y de la esencia humana de los jajamim del Talmud sea la razón para esta maravillosa propuesta de proceso de mejora y conocimiento continuo de nuestra alma. Así tenemos Elul un mes de introspección y preparación para el inicio del año en Tishrei que es el mes de Rosh Hashaná, Kipur y Sucot, festividades de balance en el mes de libra en el horóscopo, y Av, un mes de duelo y tristeza por la destrucción del Templo y otras tragedias en contraposición con Adar el mes que se aumenta la alegría cuando festejamos Purim. Solamente por mencionar algunos ejemplos.
No importa cuál sea el calendario que organice nuestro tiempo, sino lo que hacemos con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *