Inicio » Noticias » Israel » La poco conocida fascinación que Newton tenía con el Templo judío

La poco conocida fascinación que Newton tenía con el Templo judío

Enlace Judío México e Israel.- Científico brillante, al igual que profeta de la fatalidad hasta el Fin de los Días. Un físico dotado y un místico mesiánico. Isaac Newton fue un hombre de muchas contradicciones.

SHARON COHEN

El físico Isaac Newton no dio ningún golpe en lo que respecta a sus críticas a la iglesia, lo que tal vez no sea sorprendente ya que fue uno de los científicos más famosos que caminaron por la tierra. Lo que muchos desconocen es que Newton dedicó gran parte de su tiempo al estudio de la historia antigua, la alquimia y la interpretación bíblica. Escribió ensayos sobre la estructura del Templo judío y el Tabernáculo, e incluso intentó calcular cuándo ocurriría el fin de los días. Como parte de estas actividades, Newton estudió el idioma hebreo y lo aplicó en sus escritos teológicos.

Cuando los bienes de Newton fueron donados a la Universidad de Cambridge, los representantes universitarios no se interesaron en sus escritos teológicos y se negaron a aceptarlos. Estos papeles permanecieron con sus beneficiarios y, en 1936, decidieron ponerlos en subasta. Abraham Shalom Yahuda, un erudito bíblico nacido en Jerusalén, logró comprar la mayoría de los manuscritos. Tras su muerte, los archivos de Yahuda, incluidos los manuscritos de Newton, fueron donados a la Biblioteca Nacional de Israel de acuerdo con sus deseos. Finalmente llegaron en 1967.

Entonces, ¿cómo se resuelven los escritos teológicos de Isaac Newton a la luz de sus monumentales contribuciones científicas? Albert Einstein, quien entendió el significado de estos manuscritos, envió una carta a Avraham Shalom Yahuda que responde a esta pregunta:

Mi querido Yahuda,

Los escritos de Newton sobre temas bíblicos me parecen especialmente interesantes porque proporcionan una visión profunda de los rasgos intelectuales característicos y los métodos de trabajo de este hombre importante. El origen divino de la Biblia es absolutamente cierto para Newton, una convicción que contrasta con el escepticismo crítico que caracteriza su actitud hacia las iglesias. De esta confianza surge la firme convicción de que las partes aparentemente oscuras de la Biblia deben contener importantes revelaciones, para iluminar cuál de ellas solo necesita descifrar su lenguaje simbólico. Newton busca este desciframiento, o interpretación, por medio de su agudo pensamiento sistemático basado en el uso cuidadoso de todas las fuentes a su disposición.

Si bien el desarrollo formativo de las obras de física duraderas de Newton debe permanecer envuelto en la oscuridad, porque al parecer Newton destruyó sus trabajos preparatorios, sí tenemos en este dominio de sus trabajos sobre los borradores de la Biblia y su modificación repetida; estos escritos, en su mayoría, no publicados, permiten una visión muy interesante del taller mental de este pensador único.

Einstein. Septiembre de 1940, Lago Saranac.

PD Creo que es maravilloso que todos los escritos se mantengan juntos y estén disponibles para la investigación”.

Y así, sin más demora, examinemos algunos de estos documentos …

El siguiente texto se remonta a 1710 y, al igual que otros escritos de esta colección, contiene contenido de dos campos aparentemente no relacionados. En la parte superior de la página se encuentran los cálculos del impuesto sobre la moneda de Queen Anne. Newton fue nombrado Maestro de la Casa de la Moneda Real en 1700, un cargo que mantuvo hasta su muerte en 1727. La parte inferior de la página contiene comentarios sobre el concepto de la Trinidad. Newton discute primero el sabelianismo, una doctrina que sostiene que la divinidad está encarnada en una entidad, alternando entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Newton creía que las Escrituras hebreas y el Nuevo Testamento presentan a Dios como una entidad (el Padre). Él era de la opinión de que los hombres y las mujeres no poseen almas y que la vida eterna solo podía lograrse con la resurrección de los muertos. Newton creía que Jesús era el hijo de Dios en el sentido literal, no una encarnación de Dios mismo. A sus ojos, Jesús no era mortal, ya que no había nacido de un padre humano. La negación de la Santísima Trinidad y la existencia del alma eterna fueron consideradas una herejía por parte de la Iglesia Católica y la Iglesia de Inglaterra, bajo cuyos auspicios vivió y trabajó Newton. Por lo tanto, se vio obligado a mantener sus opiniones en secreto, logrando evadir el ojo vigilante de la Iglesia.

Formula para calcular el impuesto a la moneda junto con las notas sobre la Trinidad, 1710 (Credito: A.S. YAHUDA COLLECTION EN LA BIBLIOTECA NACIONAL DE ISRAEL)

Esta es una página de un ensayo de Newton, que contiene reglas para interpretar el lenguaje y las palabras de la Biblia:

Reglas para interpretar palabras y lenguaje en las Escrituras (Credito: A.S. YAHUDA COLLECTION EN LA BIBLIOTECA NACIONAL DE ISRAEL)

El documento, que forma parte de la colección en la Biblioteca Nacional, data del período de 1670 a 1680. En esta página, Newton presenta un enfoque sistemático para interpretar los símbolos que aparecen en la profecía bíblica. Habiendo identificado el significado del símbolo al comparar varias escrituras, su significado podría, teóricamente, aplicarse a toda la Biblia.

La primera regla, por ejemplo, se refiere al símbolo de “La Bestia” que, según los comentaristas del siglo XVII, se relaciona con las entidades políticas:

Observar diligentemente el consentimiento de las Escrituras y la analogía del estilo profético, y rechazar aquellas interpretaciones donde esto no se observe debidamente. Por lo tanto, si un hombre interpreta a una Bestia para indicar un gran vicio, este debe ser rechazado como su imaginación privada porque, de acuerdo con el estilo y el tenor del Apocalipsis y de todas las demás Escrituras proféticas, una Bestia significa un cuerpo político y, a veces, una sola persona que encabeza ese cuerpo, y no hay ningún fundamento en las Escrituras para ninguna otra interpretación.

Este es un manuscrito escrito por Newton titulado “Notas sobre el templo”, que contiene observaciones sobre lo que él creía que era la arquitectura y la geometría sagradas incorporadas en la estructura del Templo de Salomón, así como las costumbres que se practicaban durante los rituales religiosos.

Notas sobre el templo (Credito: A.S. YAHUDA COLECCION EN LA BIBLIOTECA NACIONAL DE ISRAEL)

El manuscrito se escribió entre 1675 y 1685 e incluye texto en latín, hebreo, arameo y griego.

A lo largo del manuscrito podemos ver claramente varios casos en los que Newton utiliza la escritura hebrea. Por ejemplo, analiza el uso de la raíz hebrea רצף (rezef) y sus modificaciones רצפה y רצפת (rizpah, rizpat), que pueden significar “secuencia” o “piso”. Las palabras arameas תא חזי (ta hezi) y תא שמע (ta shema) también aparecen en la escritura hebrea. Estas frases talmúdicas significan “ven y ve” y “ven y oye”, respectivamente. Todo el guión hebreo aparece junto con las traducciones y explicaciones en latín.

En la columna de la izquierda, cerca de la parte superior de la página, podemos ver un verso bíblico hebreo, completo con anotaciones de vocales: Baruch shem kvod malchuto l’olam va’ed (“Bendito sea el nombre de la gloria de su reino por siempre jamás”). Según Midrash, cuando Moisés ascendió al Monte Sinaí para recibir los Diez Mandamientos, escuchó a los ángeles decir este versículo a Dios.

También en la columna izquierda de la página, vemos comentarios de un jesuita español sobre las descripciones del Templo que aparecen en el Libro de Ezequiel.

Para Newton, el templo tenía importancia por tres razones principales. Primero, Newton vio el templo judío como un modelo del universo. Creía que el Templo en Jerusalén, y el patio que lo rodeaba, era un modelo del sistema solar heliocéntrico, con el altar elevado (ubicado en el centro) que representa el sol. En segundo lugar, el interés de Newton en la arquitectura del templo fue alimentado por su creencia de que el Templo serviría como el “sitio de revelación” para el apocalipsis. Además, creía que el Templo sería reconstruido en Jerusalén (con una magnificencia aún mayor que la original) al comienzo del Reino del Milenio, es decir, el reino de Cristo en la tierra.

La cronologia de los antiguos reinos enmendada – El Templo de Salomon (Credito: SIDNEY M. EDELSTEIN COLLECTION EN LA BIBLIOTECA NACIONAL DE ISRAEL)

Al igual que muchos eruditos europeos del Renacimiento y de los primeros períodos modernos, Newton invirtió un enorme esfuerzo en descifrar escritos que, en su opinión, contenían los secretos del universo. Él creía que estos secretos estaban codificados en los textos sagrados de las civilizaciones antiguas. Guiado por esta creencia, se interesó por el pensamiento judío. Incluso poseía una copia en traducción latina de Sefer Avodah, (también conocida como el Libro del Servicio del Templo) parte de Mishneh Torah de Maimónides. La copia de Newton del libro presenta sus propias notas manuscritas.

Moshe Ben Maimon (Maimonides) – Mishneh Torah, Sefer Avodah, 1678 (Credito: BIBLIOTECA NACIONAL DE LAS COLECCIONES DE ISRAEL)

En su ensayo de finales de la década de 1680, Los orígenes filosóficos de la teología gentil, Newton analiza los sistemas de creencias de los pueblos antiguos que, postula, degeneró gradualmente en idolatría. Estaba convencido de que la teología temprana incluía la investigación filosófica en astronomía y física, sin separación entre religión y ciencia. Fue este matrimonio entre lo científico y lo teológico lo que aspiró a reconstruir en sus propios escritos.

En la primera sección del ensayo, escribió:

La teología de los gentiles era filosófica y se refiere al conocimiento de la astronomía y la física del sistema mundial; cómo los doce principales dioses gentiles son los siete planetas, los cuatro elementos y la quintaesencia terrenal“.

Los origenes filosoficos de la teologia gentil (Credito: A.S. YAHUDA COLLECTION EN LA BIBLIOTECA NACIONAL DE ISRAEL)

Los intentos de Newton de obtener información de las descripciones bíblicas y talmúdicas del Mishkan y el Mikdash son ejemplos raros de documentos históricos y filosóficos que intentan equilibrar la religión y la ciencia. Esta combinación inusual se refleja en los escritos de uno de los científicos más grandes e influyentes de todos los tiempos.

Fuente: The Jerusalem Post / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *