Inicio » Opinión » Historia Judía » Ariel Sharon, amado por unos, odiado por otros tantos

Ariel Sharon, amado por unos, odiado por otros tantos

Enlace Judío México e Israel – Al comenzar el siglo XXI, israelíes y palestinos estaban muy cerca de hallar la tan anhelada paz. Sin embargo, cambios en el gobierno de Israel y Estados Unidos propiciaron un nuevo escenario. La esperanza de paz fue seguida por una violencia de la que esa región sigue sin liberarse por completo. 

 

De pronto, en medio de la interminable violencia, surgió un rayo de esperanza. Líderes israelíes y palestinos se reunieron en enero de 2001 en la ciudad egipcia de Taba. La intención era llegar a acuerdos que establecieran una paz definitiva, y justamente era eso lo que se estaba logrando. Saeb Erekat, negociador palestino y Shlomo BenAmi, negociador israelí dijeron que las pláticas progresaron tanto que nunca estuvieron tan cerca de la paz, pero hubo dos factores que paralizaron las negociaciones: la salida de Bill Clinton como presidente de Estados Unidos y la elección de Ariel Sharon como nuevo primer ministro de Israel; con estos cambios, nuevas ideologías llegaron al poder, las cuales presentaban nuevas estrategias y distintas maneras de proceder. Así, en medio de cifras de muertos que no dejaban de ascender, Ariel Sharon se convirtió en febrero de 2001 en primer ministro del Estado de Israel.

El cambio de poder en el gobierno de Israel no interrumpió la violencia y en los últimos meses de 2001 las balas alcanzaron las esferas políticas. Los israelíes asesinaron a Mustafa Ali Zibri, líder del Frente para la Liberación de Palestina. En venganza, el 17 de octubre de 2001, un comando palestino logró asesinar a Rehavam Zeevi, ministro de Turismo de Israel.

Así pues llegó el mes de marzo de 2002, se acercaba para los judíos la fiesta de Pésaj, así que la población judía se dispuso a realizar los preparativos para conmemorar tan importante fecha. El 27 de marzo, poco más de 100 personas se reunieron en el Park Hotel en Netanya para celebrar la cena de Pascua, ante el terror de todos los presentes, un atentado terrorista interrumpió la tradicional cena y el resultado se tradujo en 30 personas muertas.

El mes de marzo de aquel año alcanzó una violencia histórica, pues se registraron, entre israelíes y palestinos, más de 340 muertos. A este mes se le conoció como “marzo negro”. Ariel Sharon estaba dispuesto a todo para frenar el espiral de terror y tomó decisiones que tienen repercusiones hasta el día de hoy.

 

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *