avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- Las transcripciones recientemente desclasificadas destacan el papel clave que desempeñó el Secretario de Estado de los EE. UU. Henry Kissinger en la gestión del conflicto de 1973 entre Israel y sus vecinos árabes

DAVID B. GREEN

El 11 de octubre de 1973, el sexto día de la Guerra de Yom Kippur, Henry Kissinger informó al presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, que Israel ya había avanzado 20 kilómetros (12 millas) hacia Siria durante su ofensiva en el frente norte. Nixon expresó su satisfacción con la noticia y luego agregó, algo incomprensiblemente, “Eso es casi tan lejos … como Egipto. Tú has estado allí arriba, ¿no? Puedes mirar al otro lado del desierto”.

La transcripción de esa conversación de las 18:35 es una de media docena de mensajes de texto recientemente desclasificados de llamadas telefónicas en manos de Kissinger, quien en ese momento era secretario de Estado de los Estados Unidos y asesor de seguridad nacional, con varios funcionarios durante la guerra. Acaban de publicarse en el sitio web del National Security Archive, un instituto de investigación no gubernamental.

El extraño comentario de Nixon puede explicar un comentario contundente que Kissinger hizo media hora después en una llamada telefónica con su adjunto, Brent Scowcroft. Este último había llamado al secretario para preguntar si el presidente podía recibir una llamada telefónica del primer ministro británico, Edward Heath.

Kissinger respondió: “¿Podemos decirles que no? Cuando hablé con el presidente, estaba cargado”.

Nixon tenía buenas razones para beber: el día anterior, su vicepresidente, Spiro Agnew, renunció después de no haber contestado a los cargos de corrupción. Ahora tenía que nombrar un reemplazo para Agnew, y este también fue un tema que surgió en su conversación con Kissinger. Cuando le dijo a Nixon que estaba considerando a Nelson Rockefeller, John Connally, Ronald Reagan y Gerald Ford para el puesto, Kissinger respondió que su preferencia era Ford, entonces congresista estadounidense de Michigan, porque “No creo que sea un posible candidato para presidente“. Nixon estuvo de acuerdo en que Ford era “seguro” y lo comparó con un “inteligente Truman“.

Henry Kissinger en su oficina de la Casa Blanca despues de que el Senado de los Estados Unidos confirmara su nominacion como secretario de Estado, el 21 de septiembre de 1973.  ASSOCIATED PRESS

Al día siguiente, nominó a Ford para el puesto, y, por supuesto, Ford sucedió automáticamente a Nixon como presidente el 9 de agosto de 1974, cuando este último se vio obligado a renunciar a raíz del escándalo de Watergate.

El 6 de octubre de 1973, Israel había sido atacado simultáneamente por Egipto y Siria, después de haber sido advertido por Estados Unidos de no adelantarse a esa ofensiva. Los estadounidenses habían asumido que Israel podría rechazar cualquier ataque de ese tipo (en su conversación del 11 de octubre, Nixon le dijo a Kissinger que los israelíes eran “luchadores maravillosos“), y habían observado durante los primeros días de la guerra cómo los egipcios cruzaban el Canal de Suez y penetraban profundamente la península del Sinaí, que había sido ocupada por Israel en 1967, y cuando los tanques sirios habían penetrado profundamente en los Altos del Golán ocupados por Israel y amenazaron con invadir Galilea.

William Burr, el analista principal del Archivo de Seguridad Nacional que glosó las transcripciones recién publicadas, señala que en una sesión informativa secreta del 23 de octubre de 1973 en el Departamento de Estado, el analista Ray Cline comentó que “los israelíes nos lavaron el cerebro y se lo lavaron a sí mismos” en su certeza de que los árabes no lanzarían un ataque contra Israel.

La preocupación de Nixon con las crisis políticas domésticas significaba que Kissinger, quien solo había asumido el cargo de secretario de estado dos semanas antes, se quedó solo para manejar muchas de las crisis presentadas por la Guerra de Yom Kipur.

Repetidamente en las conversaciones recientemente publicadas, se lo oye quejarse del Secretario de Defensa James Schlesinger. Kissinger le dijo al jefe de gabinete de la Casa Blanca, Alexander Haig, en una llamada del 13 de octubre que el departamento de Schlesinger “siempre hará aquello que no lleve [armas] a Israel“.

Eo entonces secretario de Estado de EE.UU. Henry Kissinger y la entonces primera ministra de Israel, Golda Meir, reunidos en Washington tras alcanzarse un alto el fuego en la Guerra de Yom Kipur, noviembre de 1973. (captura de pantalla)

Nixon había ordenado un transporte aéreo de municiones, tanques y aviones de combate F4 a Israel. Sin embargo, los envíos se retrasaron debido al deseo estadounidense de mantener las entregas lo más discretas posible para no enojar a los árabes. Esto significaba usar contratistas externos para llevar las armas y evitar vuelos directos a Israel desde los Estados Unidos. Kissinger culpó a la gente de Schlesinger de retrasar el envío adrede, y le dijo a Haig que “lo arrojarían a las Azores, lo llevarían al Polo Norte, lo llevarían a Groenlandia, la Antártida, cualquier lugar“, excepto a los clientes israelíes que necesitaban urgentemente el material.

Las tensiones solo aumentaron el 17 de octubre cuando los estados productores de petróleo de Oriente Medio anunciaron su intención de reducir la producción en un 10 por ciento. Esto fue seguido por muchos de los estados individuales, más significativamente Arabia Saudita, imponiendo embargos petroleros a los Estados Unidos.

Los documentos recientemente revelados incluyen transcripciones de conversaciones entre Kissinger y otras figuras centrales en Washington en ese momento: Schlesinger, Anatoly Dobrynin, el embajador soviético en los Estados Unidos y el abogado de la Casa Blanca, Leonard Garment, quien también sirvió como enlace no oficial entre la administración y los líderes judíos.

En conjunto, ofrecen un testimonio adicional del papel sensible que jugó Kissinger al tratar de manejar el conflicto: equilibrar el compromiso de los Estados Unidos con la seguridad de Israel al tiempo que estaban convencidos de que los árabes tenían que obtener ganancias en la guerra para entrar en negociaciones con Israel después de un alto el fuego; apareciendo que trabajaban con la Unión Soviética, con la cual EE.UU. se había embarcado recientemente en un proceso de distensión (una disminución de las tensiones de la Guerra Fría y un aumento de la cooperación), cuando en realidad las dos superpotencias eran principalmente patrocinadoras de los bandos opuestos en la guerra.

La evidencia de la postura ambivalente de Kissinger aparece en la transcripción de una conversación telefónica del 18 de octubre que tuvo con el embajador soviético, en la que reconoció: “Mi pesadilla es una victoria para cualquiera de las partes“, es decir, para Israel o los árabes. Dobrynin estuvo de acuerdo con él, diciendo: “No solo es tu pesadilla“.

En los días que siguieron, los estadounidenses y los soviéticos, ansiosos por lograr un alto el fuego, pero ambos decididos a ver que las posiciones estratégicas de sus estados clientes empeoraron al final de la lucha, jugaron un juego de gallina* que dio señales de que podría escalar a una guerra nuclear.

Golda Meir reunida con el presidente Richard M. Nixon en Washington, el 1 de marzo de 1973. Tambien estan en la reunion el Brig. General Brent Scowcraft, izquierda, Itzjak Rabin, Henry Kissinger y Simja Dimitz, embajador israeli entrante en los Estados Unidos. AP

Solo el 25 de octubre se impuso un alto el fuego duradero. Los países árabes, a pesar de perder todo el terreno que habían alcanzado en las primeras horas de la guerra, lograron recuperar parte del orgullo que fue tan dañado en la Guerra de los Seis Días de 1967. Y los israelíes, aunque sorprendidos y sangrando por el ataque sorpresa, lucharon ferozmente y finalmente empujaron a los egipcios y sirios más allá de las fronteras.

Pero el gran ganador fue Henry Kissinger, que había ayudado a crear las condiciones que permitieron un eventual retroceso israelí y, en 1979, una retirada total del Sinaí y un tratado de paz con Egipto.

David B. Green es columnista de Haaretz

*El juego del gallina (en inglés: game of chicken) o del montón de nieve (snowdrift) es una competición de automovilismo o motociclismo en la que dos participantes conducen un vehículo en dirección al del contrario; el primero que se desvía de la trayectoria de choque pierde y es humillado por comportarse como un gallina. El juego se basa en la idea de crear presión psicológica hasta que uno de los participantes se echa atrás. 

Fuente: Haaretz  / Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí