avatar_default

Enlace Judío México e Israel – En los últimos años, Teherán ha respondido pocas veces cuando se han atribuido ataques a Israel. Ahora, se puede suponer que ha adoptado una política radical: Cada acción tiene una reacción.

AMOS HAREL

Los recientes acontecimientos en la frontera entre Israel y Siria expresan lo que la Inteligencia Militar ha descrito en los últimos dos meses como un nuevo elemento de disuasión. Irán ha decidido actuar contra cualquier ataque que atribuya a Israel, ya sea contra el país o contra organizaciones vinculadas a él en el Medio Oriente. Alrededor de las 5 de la mañana, miembros de una milicia chiíta dispararon cuatro cohetes desde Siria hacia Israel en los Altos del Golán; una batería de la Cúpula de Hierro los interceptó. No se reportaron heridos ni daños materiales.

El ataque, que Israel cree que se llevó a cabo a instancias de Irán, no es muy diferente a los intentos anteriores de disparar cohetes desde el sur de Siria contra el Golán. Hubo incidentes similares en mayo de 2018 y en enero y septiembre de este año, pero ningún cohete llegó a Israel y la mayoría de ellos fueron interceptados por la Cúpula de Hierro.

El lanzamiento de cohetes en septiembre fue en respuesta a un ataque aéreo atribuido a Israel contra miembros de una milicia chiíta en Irak cerca del cruce fronterizo de Al-Bukamal con Siria. El ataque tuvo lugar a finales de agosto, un día después de otras acciones en Siria (cerca de la frontera con Israel) y en el Líbano (en el barrio chiíta de Dahiyeh, en el sur de Beirut).

Pero en los últimos años, se han atribuido muchos ataques a Israel e Irán respondió sólo a algunos. Esta vez, según los servicios de inteligencia, se puede suponer que Irán tiene una política radical: Toda acción tiene una reacción. ¿Cuál fue la explicación para los cohetes antes del amanecer del martes?

Hasta ahora, las cosas no están del todo claras; tanto Israel como Irán han guardado silencio. El lunes, la compañía de inteligencia israelí ImageSat publicó fotos satelitales que documentan lo que llama la rápida construcción de una base iraní cerca del cruce de Al-Bukamal.

Los medios árabes también reportaron un incidente a principios de semana cuando un convoy de milicias chiítas fue atacado en el desierto del este de Siria, al oeste de Deir Ezzor.

Estos incidentes se producen en el contexto de una mayor preparación por parte de las FDI (que mueven regularmente baterías de la Cúpula de Hierro entre el sur y el norte de Israel), la tensión en curso en la Franja de Gaza (tras la conflagración con la Yihad Islámica de la semana pasada), las intensas acciones de la Fuerza Aérea de Israel y un simulacro sorpresa anunciado el lunes por el Comando Norte. Al mismo tiempo, Israel se encuentra en una crisis política, ya que el mandato del líder de Kajol Laván, Benny Gantz, para formar una coalición de gobierno está llegando a su fin. Este es un período en el que los peligros de mezclar la seguridad y las consideraciones políticas son mayores de lo habitual.

Protestas desde Libia hasta Irán

Pero aparentemente el desarrollo regional más importante de los últimos días no está ocurriendo en Israel o Siria, sino en Irán. A pesar de las duras medidas del régimen, que incluyen el corte casi total de Internet, la impresión es que las protestas contra el gobierno debido al alza del combustible se están extendiendo.

Los informes de activistas de la oposición y periodistas que acuden indirectamente a los medios internacionales revelan una oleada importante de manifestaciones violentas, intentos organizados de utilizar la violencia para reprimirlas, la muerte de decenas de manifestantes y de unos pocos miembros de las fuerzas de seguridad, así como la destrucción metódica y a gran escala de bienes. El número real de heridos o muertos, y el alcance exacto de las manifestaciones, no está claro.

El periodista iraní-estadounidense Farnaz Fassihi, que escribe para The New York Times, tuiteó el lunes por la noche: “He cubierto a Irán durante más de 25 años. Nunca he visto tanta ira en protestas tan descaradas y extendidas. Esto es serio. Por eso hay un corte total de Internet. El régimen está asustado”. Las protestas en la República Islámica estallaron en el contexto de las crisis en Irak y el Líbano, países bajo fuerte influencia iraní.

En los últimos días, los diarios árabes han estado cubriendo sus portadas con protestas, incidentes y desastres con víctimas masivas de Irán, Líbano, Libia y Sudán. Hasta cierto punto, parecen una reencarnación de la Primavera Árabe, que fue enterrada por las mortíferas guerras civiles que estallaron a su paso. Pero esta vez, el discurso principal de las manifestaciones en algunos de los países es Irán, cuya influencia y poder han crecido, especialmente tras la victoria del régimen de Assad en Siria.

Aparentemente, los recientes acontecimientos en Irán deberían motivar a Israel después de unos meses de provocaciones contra los países del Golfo y Estados Unidos. Pero oficialmente, Jerusalén ha restringido su respuesta pública. Quizás lo más sorprendente es que también ha sido la reacción del presidente Donald Trump; en los últimos días no se ha apresurado en comentar sobre Irán.

Esto es sorprendente porque Trump ha sido duramente criticado, justificadamente, por su inacción frente a las operaciones militares de la República Islámica. Ahora, cuando parece que su política de sanciones está finalmente desencadenando una respuesta en Irán, Trump está inmerso en disputas políticas en su país.

Los oficiales de defensa israelíes se han negado rotundamente a prever lo que puede esperarse en Irán y están esperando más información. Raz Zimmt, experto en Irán del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional, ha escrito en el sitio del grupo de expertos que en este momento no hay señales de que el régimen iraní esté en peligro de colapso o esté considerando la posibilidad de flexibilizar o ceder ante las demandas occidentales en relación con el acuerdo nuclear, a pesar de la doble presión de protestas y sanciones.

Zimmt es muy cauteloso en sus observaciones; el régimen de Teherán ha sido muy eficaz en la represión de las protestas. Pero una lección de la Primavera Árabe es la gran dificultad de prever el comportamiento de las masas durante los enfrentamientos violentos y anticipar cómo se desarrollarán las protestas.

Israel, por cierto, no tuvo que esperar a que la Primavera Árabe llegara a esta conclusión. Esto lo aprendió bastante bien durante la Primera Intifada y, en menor medida, al comienzo de la Segunda Intifada.

Fuente: Haaretz / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí