Inicio » Opinión » Análisis » A los 52 años, la Resolución 242 de la ONU necesita un lavado de cara

A los 52 años, la Resolución 242 de la ONU necesita un lavado de cara

Enlace Judío México e Israel.- El documento “Tierra por paz” de la Resolución 242 agrupa problemas difíciles de resolver con problemas fáciles de resolver, perjudicando los intereses israelíes y palestinos.

ERAN ODED

La Resolución 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es el único documento hasta la fecha adoptado por la comunidad internacional que describe una resolución al conflicto árabe-israelí, incluido el elemento palestino-israelí del mismo. Ese documento tiene 52 años hoy y no refleja los enormes cambios que Oriente Medio ha presenciado, ni refleja el proceso político en el que Israel y los palestinos han estado involucrados desde la conferencia de Madrid de 1991. Los líderes de Egipto, Jordania e Israel que negociaron valientemente y firmaron tratados de paz estaban cumpliendo el principio principal de la Resolución 242 del Consejo de Seguridad, que era Tierra por Paz, según The Times of Israel.

Pero la resolución de 52 años no ha facilitado una resolución al conflicto palestino-israelí. De hecho, el texto no menciona a los palestinos, ni siquiera en el contexto de los refugiados. Desde 1948 hasta 1967, los palestinos vivían en Jordania y se suponía que la tierra perdida por Jordania en la Guerra de los Seis Días finalmente volvería al Reino Hachemita. Sorprendentemente, los palestinos continúan adhiriéndose a la Sec. Res 242 principalmente porque estipula el principio de la inadmisibilidad de la adquisición del territorio por la fuerza y ​​la declaración del difunto Rey Hussein en julio de 1988 que puso fin a la reclamación de su país sobre el territorio que perdió en 1967.

Pero el hecho de que los palestinos se aferren al 242 y la voluntad de Israel de aceptarlo como documento de referencia no han evitado los repetidos fracasos de las negociaciones entre ellos desde los Acuerdos de Oslo de 1993. ¿Estos fracasos hacen que el 242 sea obsoleto? Como mínimo, sugieren que 242 debería ajustarse a las realidades actuales de Oriente Medio y modificarse para incorporar las lecciones de esos fracasos. Hacerlo crearía un nuevo paradigma que el conflicto necesita urgentemente.

El paradigma rector en todas las rondas de negociaciones anteriores fue que no se podía acordar nada hasta que se resolvieran todos los asuntos relacionados con el conflicto palestino-israelí. En la práctica, eso significa que, incluso si las dos partes pueden alcanzar, por ejemplo, un acuerdo integral sobre el agua, no pueden concluirlo e implementarlo, ya que no pueden resolver los asuntos del estado, las fronteras y los refugiados de Jerusalén. La falta de voluntad para separar aquellos problemas que pueden resolverse de los evidentemente intratables impide que el agua llegue a todos los palestinos, impide mejoras en sus condiciones de vida y probablemente limita tierras adicionales donde los palestinos pueden expandir su actividad económica.

Los asentamientos, mientras tanto, siempre ocuparon un lugar destacado en la agenda de ambas partes. Para los palestinos, detener su construcción ha sido una demanda mínima, mientras que para Israel satisfacer las necesidades de la población existente es esencial. La declaración de esta semana del Secretario de Estado de los Estados Unidos enfureció a los palestinos, quienes, aunque estén dispuestos a considerar un nuevo paradigma, insistirán en que no se permite la construcción de nuevos asentamientos. En el pasado, los gobiernos liderados por el Likud aceptaban congelaciones periódicas de los asentamientos, y es probable que un gobierno israelí de centroderecha acuerde un enfoque provisional que seguiría los pasos hacia una solución definitiva de manera parcial e incremental, incluso si una congelación de los asentamientos es parte de este enfoque.

Si bien se puede esperar que un gobierno israelí más centrista adopte tal enfoque provisional, los palestinos probablemente lo rechazarán, temiendo que Israel inicialmente otorgue a los palestinos más agua o territorio en el Área A (donde tienen autoridad de seguridad civil e interna), pero a partir de entonces se detenga, eliminando la posibilidad de una solución integral en los problemas centrales.

Aquí es donde sería útil una versión actualizada de la Resolución 242 del Consejo de Seguridad, en la medida en que proporcionara garantías y una garantía a los palestinos de que los pasos parciales por parte de Israel no se convertirán en definitivos. Un 242 revisado respaldaría un acuerdo parcial e incremental entre Israel y los palestinos, pero también incluiría un calendario y mecanismos concretos para garantizar que lo temporal no se convierta en permanente.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *