avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- El presidente de Israel Beiteinu, Avigdor Lieberman, ha dejado en claro ahora que no tiene intención de unirse a un gobierno estrecho liderado por Benjamin Netanyahu, un día después de haber prometido hacer exactamente eso. En una entrevista el jueves con Yediot Ahronot, algo indeciso Lieberman dijo que el Likud y Kajol Lavan “han tomado una decisión estratégica de no ir a un gobierno de unidad“, y explicó que su declaración sobre ir con el Likud tenía la intención de presionar a Gantz.

DAVID ISRAEL

El próximo miércoles, se espera que la 22ª Knéset se disperse, y el Estado de Israel se embarcará en una tercera campaña electoral dentro del año. Un efecto secundario de este estancamiento es que Benjamin Netanyahu continuará sirviendo como primer ministro durante al menos otros cinco meses al frente de un gobierno provisional no elegido. Esta parálisis significa un gran sufrimiento en muchos sectores en Israel, ya que este gobierno no está autorizado a cambiar el presupuesto de 2018 para reparar los crecientes problemas de salud, bienestar, educación, transporte e incluso defensa.

Ministro de Finanzas Moshe Kahlon / Roy Alima / Flash90

Mientras tanto, en noticias extremadamente poco importantes, el ministro de Economía e Industria, Eli Cohen (Kulanu), le dijo a Reshet Betno hay humo sin fuego“, respecto a la posible renuncia del ministro de Finanzas, Moshe Kahlon (Kulanu).

Cohen agregó: “Le dije que no debía retirarse. Él es muy apreciado. Él está considerando sus pasos. En el futuro, extrañarán al ministro de Finanzas, Moshe Kahlon“.

Nosotros no, pero alguien podría extrañarlo. Tampoco sus votantes anteriores, ahora saben más. También entre los que no echarán de menos a Kahlon: los israelíes que querían invertir en el segundo y tercer apartamento como un medio para preservar el valor de su dinero para su jubilación en un entorno de mercado de medio por ciento de interés. Fueron perseguidos por el fallido Ministro del Tesoro, un escándalo que terminó con miles de israelíes ricos inviertendo en bienes raíces en Europa, Canadá y Estados Unidos. No, los israelíes no echarán de menos a Kahlon, cuyo partido se desplomó de 10 a 4 escaños, y luego, cuando se unió al Likud, el movimiento no movió la aguja ni siquiera por un mandato.

Lieberman dijo a la Radio del Ejército el jueves por la mañana: “Vamos a elecciones muy difíciles y muy turbulentas, y nadie sabe qué nivel de maldición y calumnia alcanzaremos en la próxima campaña“.

En la misma entrevista, Lieberman agregó que en esta etapa no hay posibilidad de un gobierno de unidad, por lo que no tiene sentido apoyar a un candidato en particular que recibiría un mandato de dos semanas para reunir el gobierno, “si no hay un milagro de Janucá al final“.

Dijo que si Netanyahu hubiera querido un gobierno estrecho y trabajador, habría trabajado duro a expensas de los partidos Haredi. En otras palabras, Lieberman se habría unido a dicho gobierno si los Haredim hubieran aceptado el nuevo proyecto de ley, los autobuses públicos y los supermercados abiertos en Shabat, los matrimonios civiles y la transferencia de los poderes del Gran Rabinato a los rabinos locales de la ciudad.

Debería haber incluido saltar desde la azotea del rascacielos Azrieli.

Liberman criticó a Gantz, que se había negado a confiar en que Netanyahu cumpliría su compromiso con un primer período de cinco meses en un gobierno de rotación, a pesar de que “todos los líderes del partido le han dicho: somos sus garantes, nos encargaremos de todos los acuerdos, Si Netanyahu los rompe, lo apartaremos y continuaremos contigo”.

A pesar de los comentarios de Lieberman de que no se uniría a un gobierno limitado, no este jueves, de todos modos, algunos en el Likud todavía creen que puede ser persuadido para unirse a un gobierno estrecho y de derecha y posiblemente incluso regresar al Likud como miembro de rango (Lieberman fue nombrado CEO del Likud en 1992, se convirtió en jefe de gabinete de Netanyahu después de su elección como primer ministro en 1996, y renunció en 1997).

Más de 60 jefes municipales del Likud ya han confirmado su presencia el próximo lunes en una conferencia organizada por el alcalde de Petah Tikva, Rami Greenberg, titulada: “Liberman, ven a casa“. Lieberman es el único político nacional allí, y los conferenciantes tratarán de convencerlo de que regrese al Likud, y se una a un estrecho gobierno de derecha. La oficina de Lieberman confirmó que planea asistir.

¿Preferirían los miembros del Likud a Lieberman en una primaria directa que lo involucrara a él y a Bibi? Buena pregunta, verdad? Especialmente si trae consigo sus 7 legisladores …

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí