Inicio » Judaísmo » Milagro #3: Así se entiende mejor Janucá…

Milagro #3: Así se entiende mejor Janucá…

Después de 150 años de un proceso de asimilación lento, continuo y progresivo, Antiojus decidió actuar de manera agresiva contra los judíos que aún eran fieles a la Torá.

RABI YOSEF BITTON

El emperador decretó que la práctica judía debía ser castigada con la muerte, y así miles de judíos fueron perseguidos y ejecutados. Las autoridades griegas, que hasta entonces habían tratado pacientemente de persuadir a los judíos a que abandonaran voluntariamente sus “antiguas» leyes ahora se embarcaban en una violenta campaña de persecución antisemita. Antiojus había decidido imponer sus ideas, a cualquier precio.

SOBRE CUERNOS Y BIBERONES

Una ilustración: Antiojus decretó que los judíos «escribirán en los cuernos de sus bueyes ‘no pertenecemos al Dios de Israel’». ¿Qué eran esos cuernos? ¿Qué significa escribir esas palabras en las cabezas de los animales? En la antigüedad, el cuerno hueco del toro se usaba como un recipiente. Hasta bien avanzada la edad media, los cuernos se usaban también como biberones. En algunos casos se los cubría on una funda de cuero en la punta, para que fuera más cómodo para el bebé beber desde allí. La leche se introducía a través de su abertura más grande y se bebía la leche a través de un pequeño orificio en la punta estrecha del cuerno. Ahora podemos apreciar mejor la intención de este terrible decreto. Los griegos exigían a los judíos que «decoraran» los biberones de sus bebés con una declaración explícita, una promesa de deslealtad a Dios y lealtad a Antiojus. El cruel monarca pretendía que desde una edad temprana los niños judíos renunciaran a la mayor importancia principio de la hormiga del judaísmo: el Pacto entre Dios e Israel.

REPROGRAMACIÓN MENTAL

De esta manera absolutamente brutal, los griegos esperaban que los judíos fueran reeducados desde la cuna y reprogramados para abandonar la Torá, declarar su lealtad a Antiojus y aceptar las leyes del Imperio griego. Por cierto, una de las cosas que más le molestaba a Antiojus era que la lealtad al Dios de Israel era un impedimento para que los judíos lo reconocieran a él, Antiojus, como un dios. Recordemos que Antiojus se llamaba a sí mismo «Epífanes», que significa «una manifestación divina”. Es por eso que a Antiojus le interesaba tanto que los judíos renunciaran a su Dios desde su infancia. Y quien no siguiera sus ordenes sufriría la pena de muerte.

Durante mucho tiempo, los judíos resistieron pasivamente. Intentaron observar la Torá en secreto, discretamente, o escapaban al desierto para servir a Dios en la clandestinidad. Miles eligieron la muerte en lugar de adorar a los ídolos, como la famosa historia de Hanná y sus siete hijos: todos ejecutados por negarse a desobedecer la Torá. Los judíos sabían que rebelarse contra los poderosos griegos no tenía sentido. Pero rezaban y pedían a Dios que tuviera compasión de ellos y causara que Antiojus cayera de su posición de poder. Como era costumbre en ese momento, con la muerte del rey, todos sus decretos expirarían.

EL FIN DE LA RESISTENCIA PASIVA

Pero entonces sucedió lo impensable. En el invierno de 167 a.e.c. un judío se rebeló activamente contra los griegos. En una de sus redadas oficiales, una delegación de helenistas (= gentiles y judíos aliados con los griegos) llegó a la ciudad de Modi’in y ordenó a Matitiyahu HaCohen, el líder de la ciudad, ofrecer un sacrificio a un ídolo pagano, para declara su lealtad al emperador griego y traicionar su fe judía. Estos oficiales sabían que una vez que el líder de la ciudad ofreciera un sacrificio al dios griego, todos los demás harían lo mismo. Por otro lado, si el líder judío se negara a ofrecer los sacrificios, lo matarían y nombrarían en su lugar a un nuevo líder local que fuera más favorable para los helenistas. Ya lo habían hecho, ciudad por ciudad y pueblo tras pueblo. Los judíos, en general, se dejaban matar en lugar de adorar a los ídolos. Pero con Matitiyahu sucedió algo diferente. En lugar de sacrificar su vida como un mártir, Matitiyahu decidió luchar. Tomó la espada y junto con sus cinco hijos mató a los que habían traído las órdenes de Antiojus. Este acto heroico, impensable hasta entonces, inspiró la rebelión armada de los judíos, liderada espontáneamente por Matitiyahu y sus hijos, contra Antiojus y el imperio griego-seléucida.

MISIÓN IMPOSIBLE

Durante los dos o tres siglos anteriores, los judíos vivieron en paz. Dedicados a trabajar la tierra, estudiar Tora, rezar y educar a sus hijos. No eran guerreros. No tenían experiencia en la batalla. Y lo que es más: si eran atacados en Shabbat, algo que los griegos cínicamente solían hacer, no se permitían tomar las armas para defenderse. Desde un punto de vista racional, esta nueva resistencia armada contra los griegos era una locura. Ya que era inútil. Nadie podía imaginar que un pequeño grupo de rebeldes judíos, sin armas o experiencia en el campo de batalla, tenía alguna posibilidad de tener éxito cuando tuviera que enfrentarse al poderoso ejército griego. Los soldados griegos, como bien sabemos, estaban muy bien entrenados en el arte de la batalla, desde la infancia. La misión de Matitiyahu era una misión imposible. Suicida. Visualizar que él y sus hijos podían enfrentar a un enemigo tan poderoso fue una actitud milagrosa, una visión inspirada por Dios. Nunca antes en la historia un pueblo luchó, no para preservar sus vidas sino para mantener sus valores y sus tradiciones. Los judíos fuimos los primeros que luchamos por la libertad de culto.


Fuente: Halajá Diaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *