Inicio » Judaísmo » ¿Qué le regaló Jacob a Yosef? Relatos de la Torá oral

¿Qué le regaló Jacob a Yosef? Relatos de la Torá oral

Enlace Judío México e Israel – Los midrashim son relatos de la tradición oral que a veces se encuentran escritos en el Talmud o en compilaciones posteriores. A veces son narraciones y a veces son discusiones de rabinos, en cualquier caso buscan esclarecer los pasajes bíblicos o las determinaciones halajicas. Los siguientes midrashim, fueron escogidos y traducidos del libro Bereshit Rabá una de las compilaciones más antiguas de relatos judíos. Hablan sobre las características de Yosef y los eventos tan adversos que enfrentó. Esperamos les guste.

¿Qué le regaló Jacobo a Yosef?

“Ketoret passim,” la palabra que usa la Torá para referirse al regalo que Jacobo da a Yosef puede ser leída de muchas formas. La más común es decir que era una “túnica adornada” sin embargo, como metáfora el objeto tiene numerosos significados, los rabinos discuten en este midrash qué implicaciones tanto a nivel lingüístico como semántico tiene la palabra:

Bereshit Rabá 84:8

“Israel amaba a Yosef… pues era el hijo de su vejez” Rab. Yehudá y rab. Nejamia [discuten este pasaje].

Rab. Yehuda: la belleza de su rostro era suya, Yosef se parecía a él. (aquí la palabra “זקנים” usualmente leída como “vejez” se divide a la mitad y forma una frase que quiere decir “parecido a”). Por su lado, Rab Nejamia afirma: todas las leyes que Shem y Ever le enseñaron a Jacobo, éste se las enseñó a Yosef y le dio una “ketonet passim”.

Resh Lakish, en el nombre de rab. Eliezer ben Azaria dijo: Uno no debe tratar a sus hijos con diferencias, puesto que Jacobo al extenderle su palma, hizo a su hijo odiado (aquí la palabra “pasim” se relaciona con la palabra “palma”). Otra explicación dice que “pasim” se refiere a un material tan ligero y delgado que la prenda entera cabía en la palma de la mano.

“Pasim” también puede ser que jugaron a la suerte con él; o “pasim” como un acrónimo de los problemas que enfrentó (Potifar, sojrim – mercaderes, ishamelitas, medianitas). Otra explicación es: Lo odiaban porque el mar se abriría frente a ellos “pasym” – “pas yam” (yam – mar).

La belleza de Yosef

Otra explicación que dan los rabinos al amor tan desmedido de Jacobo hacia Yosef es que este último se parecía en forma y pensamiento a Raquel.

Bereshit Rabá 86:4

“Y Yosef tenía gran belleza…” Rab. Isaac comenta: Avienta un palo al aire y regresará a su origen. Tal y como está escrito que “Raquel tenía gran belleza…” también se nos dice que “Yosef tenía gran belleza”

La fortaleza de Yosef. Bereshit Rabá 87:6

Y no la escuchó para que estuviera con ella – en este mundo y en el mundo venidero. Otra opinión nos dice: “No la escuchó” Ni siquiera tocó su cama.

En una ocasión una matrona romana le dijo a rabí Yosi: ¿Acaso es posible que Yosef un hombre joven de 17 años pudiera resistir todo el calor y actuará de tal manera? Rabí Yosi agarro el libro de Bereshit (Génesis) y empezó a leer las historias de Rubén y Bilá, de Yehudá y Tamar, y le dijo: “si con ellos que son adultos y estaban en la compañía de su padre las Escrituras no escondieron sus errores, con éste que no era adulto y estaba completamente solo, claramente su error sería expuesto.”

La presencia de Jacobo

En el siguiente midrash se discute ¿por qué la Torá específica que no “había un hombre ahí”? Los sabios discuten si Yosef sintió excitación por la esposa de Potifar o no, unos opinan que sí y otros opinan que no

Bereshit Rabá 87:7

“Un día de esos, él [Yosef] entró en la casa para hacer su trabajo y ninguno de los hombres de la casa estaba allí” (Genesis 39:11). ¿Acaso es posible que la casa de un hombre de su estatura estuviera desierta? Rab. Yehudá y rab. Najman lo explican: Rab. Yehudá dice que era una fiesta del Nilo y que todos habían ido a verla, y él no fue. Rab. Nejamiá dice que fue un día de teatro (teatron) y todos habían ido a verlo, y él no fue. Más bien, “entró en la casa para hacer su trabajo”, para hacer las cuentas de su amo.

Rab. Shmuel hijo de rab. Najman dice, “hacer su trabajo literalmente”, excepto que no había ningún hombre allí. Buscó dentro de sí mismo y descubrió que aún no era hombre. Otra explicación, nos dice rab. Shmuel, es que en efecto el arco se estiró y después regresó.

Rab. Juna en el nombre de Rab. Matna nos dice que aparecieron imágenes de su padre frente a él y congelaron su sangre.

Fuente: Bereshit Rabá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *