Inicio » Opinión » Análisis » Encuentro con la paz. Tal vez la próxima vez

Encuentro con la paz. Tal vez la próxima vez

Enlace Judío México e Israel – La fusión de Avodá-Guesher y Meretz es un alivio porque había una posibilidad real de que uno de esos partidos, muy probablemente Meretz, no hubiese reunido suficientes votos para cruzar el umbral electoral del 3.25%. Si eso sucediera, cerca de 150 mil votos podrían ser desechados y la victoria sería entregada a Netanyahu en bandeja de plata por sus mayores adversarios.

GERSHON BASKIN

En la primera ronda de las elecciones de abril de 2019, Meretz se salvó al incluir a dos representantes árabes entre los cinco primeros de la lista, y más de 40 mil votantes árabes apoyaron a Meretz. En septiembre, al postularse como Hamajané Hademokrati, sólo un representante árabe estaba entre los cinco primeros, y con el rechazo de la población árabe a una lista que incluía a Ehud Barak (aunque en el décimo lugar, poco realista), el partido sólo obtuvo cuatro escaños y ningún representante árabe fue elegido.

En esta ronda, la fusión de los partidos sionistas de izquierda empujó al único representante árabe al undécimo puesto y podemos esperar que el nuevo bloque no obtenga casi ningún voto árabe. Es triste que la unión de lo que se denomina la izquierda sionista no haya madurado lo suficiente como para incluir a representantes árabes, de al menos un 20 por ciento en puestos realistas.

No sólo los votantes árabes están profundamente decepcionados con la composición de la lista unificada. Israel necesita una nueva visión y un campo pragmático de líderes que vean el imperativo de construir una sociedad compartida para los ciudadanos judíos y árabes del país.

En particular, después de tantos años de incitación contra los árabes en Israel, necesitamos una nueva estructura política que pueda sanar las heridas del odio y la incitación y construir una sociedad que sea compartida por todos los ciudadanos de Israel.

Debemos construir un campo político que abarque a Israel no sólo como el Estado-Nación del pueblo judío, sino también como el Estado de todos sus ciudadanos. Se trata de un campamento político que sustituya la Ley del Estado-Nación por una de igualdad para todos los ciudadanos de Israel, y que reinstaure el árabe como segundo idioma oficial del país.

Los ciudadanos árabes israelíes aceptarían a Israel como el Estado-nación del pueblo judío porque el pueblo judío del Estado de Israel respetaría a los ciudadanos árabes como iguales en todos los aspectos de la vida pública. Juntos trabajaríamos para construir un nuevo Israel basado en una asociación de cimientos sólidos de justicia e igualdad social, económica y política.

Juntos trabajaríamos por la paz con todos nuestros vecinos reconociendo los derechos nacionales y políticos del pueblo palestino y los derechos de los judíos a ser también ciudadanos del Estado palestino, donde Palestina es el Estado-Nación del pueblo palestino y sus ciudadanos judíos son ciudadanos iguales dentro de ese Estado. Esta es una visión política basada en lo que Netanyahu solía llamar mutualidad y reciprocidad.

Israel nunca podrá ser una verdadera democracia si por definición tiene ciudadanos de segunda clase. Esto es cierto para cualquier grupo de ciudadanos que se sienta de segunda clase, ya sean nuevos inmigrantes de Etiopía o de la antigua Unión Soviética, o jaredíes (ultraortodoxos) o cualquier grupo de personas que vivan en la periferia de la sociedad israelí. Necesitamos construir un Israel que sea un mosaico de todas las comunidades que son ciudadanos israelíes.

Un mosaico sólo muestra su belleza cuando todas sus piezas brillan y están intactas. Es la imagen de una sociedad que se mezcla e interactúa y celebra su diversidad. Hay lugares dentro de este Israel para que las comunidades expresen sus identidades individuales y prosperen dentro de sus propios entornos sin imponerse a los demás, pero debe haber un sentimiento de que todos somos parte de él y cada parte es crucial para el cuadro total.

La verdadera igualdad nunca se basa realmente en lo que una vez se llamó en Estados Unidos “separados pero iguales”. Un verdadero Israel democrático tendría que basarse en la ciudadanía compartida, en una sociedad compartida y en la interacción y aceptación de todas las partes de la sociedad -judíos o árabes, askenazis o mizrahim, religiosos, tradicionalistas o seculares, blancos o negros, hombres o mujeres, heterosexuales o LGBT- todos somos israelíes y todos formamos parte de Israel.

Debemos traducir o establecer la Declaración de Independencia en las leyes del Estado de Israel. Necesitamos un movimiento político que promueva la justicia social para todos sobre la base de los principios de la Declaración de Independencia. Sería un campo político que extendería su mano sinceramente a todos los vecinos árabes de Israel, en primer lugar a los palestinos, y trabajaría en la construcción de asociaciones transfronterizas que pondrían fin al control de Israel sobre el pueblo palestino de al lado.

Nunca hemos tenido un partido político como ese en Israel. Meretz, con uno o dos representantes árabes, nunca fue un movimiento político de una sociedad compartida, ni tampoco lo fue Hadash con su único representante judío. Qué esclarecedor y refrescante sería ver un movimiento político que sea inclusivo y abierto y que abarque a todos los ciudadanos de Israel.

¿Quizás para la cuarta ronda?

El autor es empresario político y social que ha dedicado su vida al Estado de Israel y a la paz entre Israel y sus vecinos. Su último libro, In Pursuit of Peace in Israel and Palestine (En busca de la paz en Israel y Palestina), fue publicado por Vanderbilt University Press.

Fuente: The Jerusalem Post / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *