avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- 30 años después de que James Baker, enojado, les dijera a los israelíes que “nos llamen cuando se tomen en serio la paz“, el plan del presidente marca un cambio de 180 grados en la política de Estados Unidos, pero la paz seguirá siendo difícil

RAPHAEL AHREN

En junio de 1990, Benjamin Netanyahu, miembro de la Knéset en su primer año en ese momento, acompañó al entonces primer ministro Itzjak Shamir a Washington. Durante el viaje, el secretario de Estado de Estados Unidos, James Baker, reprendió al líder israelí por sus posiciones de línea dura en el conflicto israelí-palestino.

No habrá paz a menos que Jerusalén cambie su enfoque, dijo Baker, advirtiendo que la administración de los Estados Unidos estaba lista para abandonar todo el asunto y dejar que Israel maneje el conflicto por sí mismo.

Tengo que decirte que todos los que están allí deben saber que el número de teléfono es 1-202-456-1414“, dijo Baker. “Cuando se tomen en serio la paz, llámennos“.

Treinta años después, cuando el presidente Donald Trump dio a conocer su muy esperado plan para una solución al conflicto israelo-palestino, Netanyahu siente que las cosas han cambiado 180 grados.

Ahora Trump les está diciendo a los palestinos: si se toman en serio la paz, llámennos“, dijo el primer ministro a los periodistas durante una sesión informativa realizada poco después de que se revelara el “Acuerdo del Siglo” en la Sala Este de la Casa Blanca el martes.

Me siento genial. Es un gran momento. Realmente es un momento histórico“, dijo. “Nadie sabe cómo se va a desarrollar. Pero es un cambio. Nos acostumbramos a ser víctimas. Ganamos guerras, nos convertimos en una potencia mundial y aún actuamos como si no tuviéramos ningún derecho. Este es un modelo arcaico. No más.

De hecho, el plan de la administración favorece en gran medida al lado israelí, lo que le permite mantener casi toda Jerusalén y anexar inmediatamente el Valle del Jordán y todos los demás asentamientos ubicados en Cisjordania. A los palestinos, por otro lado, se les promete un estado solo si cumplen una larga lista de demandas que, aunque sea razonable desde una perspectiva israelí, es francamente poco realista.

Aunque el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, estuviera de acuerdo con los aspectos territoriales del acuerdo, ha prometido durante mucho tiempo negarse a reconocer a Israel como un estado judío o renunciar por completo al llamado derecho de retorno.

E incluso si tuviera que cambiar de opinión sobre estos temas, no podría cumplir algunos de los otros requisitos del acuerdo, como desarmar a Hamás en Gaza, aunque quisiera. Y estos son solo algunos ejemplos de las muchas demandas hechas a los palestinos.

Pero incluso en el escenario imposible de que los palestinos cumplieran todos los requisitos estipulados en el acuerdo, el Estado de Palestina aún no sería un “estado” en el sentido regular. Estaría completamente desmilitarizado; el ejército israelí retendría el control de seguridad sobre su territorio; y no tendría ningún control sobre los cruces fronterizos. (No se planea ningún aeropuerto para el estado palestino, dijo un alto funcionario israelí el martes).

En una de las primeras reuniones del primer ministro con el presidente, se dice que Trump le preguntó a Netanyahu sobre su visión para la paz. Según los informes, Netanyahu explicó que cualquier acuerdo tendría que proporcionar el control total de la seguridad israelí sobre Cisjordania y que el estado palestino fuera desmilitarizado.

El primer ministro Benjamin Netanyahu y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, vistos durante una conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca en Washington, DC, donde discutieron como frenar la amenaza nuclear de Iran el 15 de febrero de 2017. (Avi Ohayon / Flash90)

Bibi, esto no es un estado“, se dice que Trump respondió.

Llámalo como quieras“, respondió Netanyahu.

El acuerdo revelado el martes se refiere a una “solución realista de dos estados”, y Trump habló de una “oportunidad histórica para que los palestinos finalmente logren un estado independiente propio” (hace casi exactamente tres años, exactamente en la misma Sala Este, le había dicho a un aturdido primer ministro israelí que estaba “mirando [la solución de] dos estados y [la de] un estado, y me gusta la que guste a ambas partes“, y que “ambas partes tendrán que hacer compromisos“.

Netanyahu no quiere contradecir públicamente al presidente, pero dijo a los periodistas que prefiere llamar “soberanía limitada” a lo que los palestinos podrían obtener.

Al final del día, realmente no importa lo que esté en el plan, porque no se implementará. Los palestinos lo rechazaron incluso antes de que fuera publicado, y reiteraron su firme oposición el martes. Por lo tanto, los palestinos no obtendrán ni un “estado independiente” ni uno con “soberanía limitada” en el corto plazo.

Eso no quiere decir que la publicación del plan no tendrá grandes repercusiones. Como subrayó Netanyahu en su informe, tiene la intención de comenzar a aplicar la soberanía israelí sobre las partes que el acuerdo ve como parte de Israel tan pronto como el próximo domingo. No parece claro si el gobierno provisional que dirige tiene derecho a hacerlo. Netanyahu no ha pedido la opinión del Fiscal General Avijay Mandelblit sobre el asunto, pero no espera que se interponga en el camino de una anexión, dijo.

Una anexión unilateral israelí de grandes partes de Cisjordania, sin una perspectiva realista de un estado palestino, podría conducir, en el futuro, a una solución de un solo estado.

Pero Jerusalén no se inmuta ante tales escenarios, dijo el martes un alto funcionario israelí en la delegación de Netanyahu. “Los palestinos han amenazado esto por años. No me impresiona”, dijo el funcionario, hablando bajo condición de anonimato.

El presidente Donald Trump y el primer ministro Benjamin Netanyahu participan en una declaracion conjunta en la Sala Este de la Casa Blanca el 28 de enero de 2020 en Washington, DC. La conferencia de prensa se celebró para anunciar el plan de la administracion Trump para resolver el conflicto israeli-palestino. (Sarah Silbiger / Getty Images / AFP)

Los invitados a la ceremonia del martes, una mezcla de congresistas republicanos, líderes comunales judíos y evangélicos prominentes, sorprendentemente también incluyeron embajadores de tres estados del Golfo: Omán, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos.

Todavía no hemos visto el plan“, dijo el enviado de Omán, Hunaina al-Mughairy, a The Times of Israel inmediatamente después de que terminó el evento, mientras se oía “What a Wonderful World” de Louis Armstrong en los altavoces.

Unas horas después, los gobiernos de los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, notablemente, emitieron declaraciones de apoyo al plan, que algunos israelíes aquí, especialmente los partidarios de los asentamientos, compararon con la llegada del Mesías.

Sin duda, es digno de mención que estos países optaran por no hacer eco de la furia de los palestinos contra una propuesta que respalda a Israel manteniendo a toda Jerusalén y cortando Cisjordania en enclaves. Pero esto ciertamente no indica que la normalización completa con Israel está a la vuelta de la esquina.

Más bien, la no condena del plan por parte de los estados del Golfo debe verse como un gesto de buena voluntad hacia Trump. Conscientes de su temperamento mercurial y dependiente de los Estados Unidos para mantener a Irán bajo control, optaron por no criticar públicamente su Acuerdo del Siglo.

Pero si Netanyahu sigue adelante con su plan de convertir a Israel en la Nación de la Anexión, se puede esperar razonablemente que de todo el mundo árabe, incluidos los estados del Golfo, lluevan condenas sobre Israel.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

 

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí