avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Cada miembro de Anajnu Veatem se grabó, desde su casa, para integrar este video con que la compañía te presenta Zemer HaAm. Una obra sobre la historia del pueblo judío contada por su música. 

Para estar unidos no es necesario compartir el espacio: gracias a las tecnologías de la información, a los medios digitales y, sobre todo, a la voluntad de quienes piensan que las crisis son también oportunidades, el talento, la inspiración y la fraternidad pueden darse la mano y así lo muestra hoy, en exclusiva para Enlace Judío, Anajnu Veatem, la principal compañía de danza judía de México.

Zemer HaAm (La música del pueblo) es el nombre de la pieza coreográfica con que Anajnu Veatem deleitaría al público del 47 Festival Aviv, que debía de concluir este día y que, al igual que el resto de las actividades comunitarias, tuvo que ser pospuesto hasta que las condiciones sanitarias lo permitan.

Pero si bien el festival no pudo celebrarse, Anajnu Veatem, con una insistente iniciativa de Roberto Salomon, miembro del Consejo del grupo,  encontró la manera de mostrar la pieza, de compartirla con la comunidad que, como el resto del país, vive momentos de zozobra, de incertidumbre y de angustia frente a una crisis inédita que tiene al mundo entero preguntándose si será posible recuperar lo que hasta hace pocas semanas consideraba la normalidad.

El gran cuerpo de bailarines de Anajnu Veatem interpreta así la coreografía de Federico Borenstein, bajo la dirección artística de este y del jazán Ari Litvak, quien a su vez se encargó de la dirección musical y la ejecución del teclado, además de ser uno de los cantantes.

“Desde nuestras casas, nos tomamos las manos para vibrar a la distancia”, dice la compañía en el video que hoy te presentamos y donde puede apreciarse la coreografía y la interpretación de la música que la anima, grabada por cada uno de los miembros de Anajnu Veatem desde sus respectivas casas.

Las percusiones de Yomtov Iskenazi y Alan Sefchovich, la guitarra de Alex Schabes, el bajo de Jossy Zaga y las voces de Vanesa Rojkes, Ari Litvak y Santiago Bruno interpretan una popurrí de canciones como “Exodus”, “Shir LaShalom” y “Am Israel Jai” mientras el numeroso grupo de bailarines realiza, cada uno grabado individualmente desde sus casas en México, Israel o Costa Rica, esta coreografía que, así, puede llegar a cada rincón del mundo como un mensaje de unidad y esperanza frente a las sombras que nos arremeten.

“A partir del día uno me senté a estudiar y a ver qué sería lo mejor para el grupo”, nos cuenta en entrevista el exbailarín de la compañía y coreógrafo invitado Federico Borenstein. “Quise hacer la historia de nuestro pueblo, de Israel, a través de su música, que es un tema que une a toda la diáspora con Israel de una manera increíble.”

A diferencia de la mayoría de las obras que se presentan en el festival, Borenstein tenía claro que “teníamos que tener a los mejores músicos y tenerlos en vivo. Entonces, la coreografía contemplaba la musicalización y músicos en vivo con un equipo de Ari Litvak y nos sentamos horas y horas y horas y horas a decidir una canción por cada década, desde la declaración del Estado de Israel hasta nuestros tiempos.”

“Todas las canciones van de la mano con una historia que se ha forjado a través de los años con el pueblo. No es una selección musical porque me gustó sino porque dice algo.”

Si bien el trabajo de montar la coreografía llevó aproximadamente seis meses, el reto de sincronizar a los músicos y al gran grupo de bailarines para montar la obra de manera digital, cada uno grabado individualmente desde sus respectivas casas, fue solventado en semanas.

Para lograrlo, “dimos instrucciones de cómo grabarse a los chavos, (que) siguieron las indicaciones a la precisión porque el baile les encanta, les fascina”, nos cuenta Guillermo Treitsman, el productor de la iniciativa, quien agrega que para lograr la sincronía perfecta, todos los bailarines recibieron la misma pista y pudieron trabajar sobre ella.

La base del video es un ensayo que se hizo semanas atrás.

La edición del video que te presentamos hoy, en exclusiva, llevó una semana de trabajo. El resultado lo ponemos ante tus ojos.

La crisis, en contexto

Las autoridades sanitarias de México han pedido a la gente que se mantenga en sus casas: “es nuestra última oportunidad” para evitar que la epidemia se acelere y los servicios de salud se saturen, advirtió Hugo López Gatell, subsecretario de Salud, la noche del 28 de marzo.

Semanas antes, ya la  Comunidad Judía de México había cancelado cualquier reunión colectiva: ni rezos en los templos ni partidos de fútbol el Centro Deportivo Israelita ni clases en escuelas de la red judía ni los numerosos eventos sociales y culturales que distinguen a esta comunidad como una de las más activas y organizadas del mundo: la epidemia de Covid-19 lo detuvo todo.

El tradicional Festival Aviv “Carlos Halpert” de danza judía, que este año había elegido el concepto “Amiut” (Identidad del pueblo) como eje temático, debía de realizarse entre el 21 y el 29 de marzo, y en él, decenas de compañías de danza judía presentarían el resultado de meses de trabajo y dedicación al servicio de la promoción de la identidad y la cultura judía.

Una mención especial merece la producción del video, a cargo de Memorhable… creatividad en video de Guillermo Treisman, quien también forma parte del Consejo Artístico de Anajnu Veatem.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí