avatar_default

(JTA) – El último lanzamiento cinematográfico del cineasta ruso Ilya Khrzhanovsky es tan extremo que actualmente se encuentra bajo investigación policial en Ucrania por presunta tortura de extras, incluidos huérfanos menores de edad.

CNAAN LIPHSHIZ

Filmó las películas en su serie “Dau” en un conjunto de 3 acres en la ciudad ucraniana de Kharkiv durante más de una década para recrear ficticiamente la dureza de la vida bajo la Unión Soviética comunista. Los actores simularon palizas, interrogatorios, escenas de violación y otras formas de abuso, casi todos aficionados y muchos de ellos menores, incluidos algunos de orfanatos.

Hasta hace poco, las películas fueron aclamadas como logros innovadores. Pero ahora Khrzhanovsky está acusado de abusar de sus actores, explotándolos a través de la exposición a la violencia física, la humillación y el acoso sexual.

Khrzhanovsky también es, al menos por ahora, el director artístico de un gran proyecto de conmemoración del Holocausto ucraniano: el Centro Memorial del Holocausto Babyn Yar, un museo que ha costado millones y aún está en las etapas de planificación. Lleva el nombre de uno de los peores pogromos del Holocausto, en el que nazis y colaboradores locales asesinaron a más de 150,00 personas, incluidos 50,000 judíos, en el barranco de Babi Yar, también conocido como Babyn Yar, en las afueras de Kyiv.

El gobierno ucraniano ha invertido un millón de dólares en el proyecto, más de lo que ha invertido en cualquier conmemoración previa del Holocausto.

Khrzhanovsky, que no es judío, quiere llevar su estilo cinematográfico hiperrealista al museo y convertirlo, en palabras de un ex director del proyecto, en un “Disneylandia Holocausto”.

Según Karel Berkhoff, quien fue nombrado historiador en jefe del museo en 2017 pero desde entonces renunció, Khrzhanovsky le dijo al personal que planea exhibiciones “en las que los visitantes se encontrarían haciendo el papel de víctimas, colaboradores, nazis o prisioneros de guerra que fueron obligados a quemar cadáveres”.

Pero el escándalo sobre su última película, “Dau: Degeneration”, ha puesto en peligro el trabajo de Khrzhanovsky con el museo. Docenas de artistas e historiadores ucranianos escribieron una carta abierta el 1 de mayo exigiendo su destitución del proyecto Babi Yar.

“El nombramiento del Sr. Khrzhanovsky como director artístico ya ha empañado la reputación del Memorial y está socavando los logros de los últimos tres años de trabajo, mientras el Centro enfrenta un escándalo internacional en ciernes”, escribieron los firmantes.

En una declaración de respuesta la semana pasada, la Fundación de Caridad del Centro Memorial del Holocausto Babyn Yar dijo que los proyectos “Dau” son prácticamente irrelevantes para el trabajo de Khrzhanovsky en el museo del Holocausto en funcionamiento.

“El Centro Memorial del Holocausto Babyn Yar y el proyecto DAU son dos proyectos completamente distintos”, se lee en el comunicado. Agregó que “todas las acusaciones dirigidas ahora a Illya Khrzhanovsky se basan en emociones y pensamientos subjetivos basados ​​en especulaciones y suposiciones”.

Sin embargo, la nominación de Khrzhanovsky como director artístico, que se anunció en diciembre, precedió y probablemente provocó la renuncia de varias personas clave del personal del museo. El ex director general del museo, Hennadiy Verbylenko, se fue el año pasado, al igual que la ex directora ejecutiva Yana Barinova, entre otros. La mayoría de ellos no ha dicho por qué renunciaron.

El monumento en el sitio de los asesinatos de Babi Yar, visto en 2019, incluye una gran menora. (Sergei Supinsky / AFP a traves de Getty Images))

El ambiente que Khrzhanovsky creó para las películas de “Dau” fue completamente inmersivo. El proyecto a veces se denominaba “Show Truman soviético”, haciendo referencia a la película de Hollywood de 1998 sobre un hombre cuya vida cotidiana se filmó sin su conocimiento.

“No había un guión, no había un guión, vivíamos como vivíamos”, dijo la actriz Natalia Berezhnaya en una conferencia de prensa en el prestigioso Festival Internacional de Cine de Berlín en febrero. “En cierto modo, daba miedo, en algunos aspectos era opresivo. Teníamos miedo, hacíamos el amor, teníamos relaciones. Vivíamos, no trabajábamos según un guión: era nuestra vida”.

En la misma conferencia de prensa, Khrzhanovsky negó que se hayan producido incidentes ilegales durante el rodaje.

Pero la participación de un destacado neonazi ruso, Maxim Martsinkevich, en el proyecto “Dau” es indiscutible. Conocido como Tesak, ruso por “el cuchillo”, fue filmado recreando lo que actualmente es una sentencia de 10 años en una colonia penal rusa por: robo y asalto.

Los museos más prominentes del Holocausto, incluido el Museo Estatal Auschwitz-Birkenau, desalientan o prohíben los juegos de roles en sus terrenos. En Auschwitz, por ejemplo, está prohibido subir dentro de los modelos de vagones de ganado, que se asemejan a los que usaban los nazis para transportar judíos.

El museo de Auschwitz fue criticado en 2015 solo por rociar con agua a los turistas que estaban haciendo cola durante una ola de calor. Los judíos ofendidos en todo el mundo argumentaron que “parecían las duchas que los judíos se vieron obligados a tomar” antes de ingresar a las cámaras de gas nazis.

Khrzhanovsky se ha negado a especificar públicamente su visión para Babyn Yar, diciendo que se presentará en algún momento de este año. No respondió a una solicitud de entrevista.

La semana pasada, Berkhoff hizo un llamado a los numerosos patrocinadores internacionales del posible museo en Kiev, incluido el ex senador Joseph Lieberman, el ex vicecanciller de Alemania Joschka Fischer y el ex presidente de Polonia Alexander Kwasniewski, para obtener su apoyo para el proyecto. Eric Schultz, quien se desempeñó como subsecretario de prensa de la Casa Blanca bajo el ex presidente Barack Obama, es el principal hombre de relaciones públicas del museo en los Estados Unidos.

“Mi mayor temor es que sea un complejo de entretenimiento hasta cierto punto”, dijo Berkhoff en una entrevista con UkrInform. “No quiero eso, es un monumento”.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí