avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Esperar una inflación más alta durante una recesión puede parecer perverso, pero el mercado apunta en esa dirección.

Yair Mendelson

Desde que la vida comenzó a retomar el camino y la mayoría de los países han intentado salir del bloqueo y volver a la rutina, los números macro han estado indicando una economía en contracción. El PIB (producto interno bruto) cayó bruscamente en el primer trimestre, y pocos países no experimentarán una recesión este año; el desempleo está aumentando y, a pesar de las buenas noticias de EE.UU. a fines de la semana pasada, todavía está en niveles históricos.

Las importaciones y exportaciones, el consumo y la producción industrial están en mínimos. A la luz de todo esto, es sorprendente descubrir que las expectativas de inflación están en una tendencia al alza. Entonces, ¿qué ve el mercado de bonos que los consumidores aún no ven?

El mes pasado, los bonos indexados superaron considerablemente a los bonos denominados en shekel. Los bonos gubernamentales vinculados a índices de 2 a 5 años, por ejemplo, han aumentado un 1.76% en los últimos 30 días, seis veces el rendimiento de los bonos gubernamentales denominados en shekel con una duración similar.

También se han abierto grandes brechas en los bonos corporativos, con índices como el TelBond 20 y el TelBond 40 aumentando en más de un 1.5%, mientras que los índices TelBond Shekel A y TelBond Shekel 50, por ejemplo, registraron retornos negativos.

La conclusión del sólido desempeño de los bonos indexados es un aumento en las expectativas de inflación, particularmente en las últimas tres semanas.

Si hace tres semanas las expectativas de inflación derivadas de los precios de los bonos del gobierno a corto plazo eran menos del 0.2%, ahora están casi en cero. Para el mediano plazo, han aumentado de 0.7% a más de 1.2%, y desde el punto de vista de Harel Finance todavía tienen espacio para aumentar.

El aumento de las expectativas de inflación no es solo un fenómeno local. Se ha visto claramente en todo el mundo en las últimas semanas. Vemos al menos cinco factores principales que respaldan un aumento de la inflación.

La caída y el aumento del petróleo

El aumento de las expectativas de inflación en Israel se produjo principalmente después de la publicación de la lectura del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de abril, que mostró una caída del 0,3%. Esta fue la primera vez desde 2003 que el IPC cayó en abril.

La razón principal fue la fuerte caída en los precios del combustible, que redujo casi un 0.6% del índice general. Este fue el resultado del colapso del precio del petróleo por debajo de cero, debido a la caída de la demanda, con países encerrados, junto con un aumento sustancial de la oferta.

En un momento dado, esto condujo a una distorsión técnica en el mercado, en la cual el precio del barril de petróleo cayó a menos $40 dolares. Desde entonces, sin embargo, los precios del petróleo han aumentado dramáticamente, la actividad económica en todo el mundo ha comenzado a recuperarse, y la OPEP ha acordado una reducción en la producción de petróleo para aumentar los precios.

El precio del petróleo ahora ha vuelto a $40 dolares por barril, y esto es con la aviación civil todavía en tierra, con muchos consumidores aún por regresar al trabajo y a los centros comerciales, y antes de la temporada de verano de vacaciones y viajes (al menos en automóvil si no en avión), por lo que el precio del petróleo puede continuar al alza.

Impresión de dinero, mucho dinero

Los paquetes de ayuda del gobierno y la impresión de dinero por parte de los bancos centrales de todo el mundo debido a la crisis del coronavirus tienen un alcance sin precedentes. La Reserva Federal de los EE.UU anunció la compra de bonos en cantidades nunca antes vistas, ni siquiera en la crisis de 2008, ni en los programas expansivos desde entonces.

Hasta ahora, la Reserva Federal norteamericana ha comprado bonos del gobierno por una suma de 1.5 trillones de dolares, y podría llevar a cabo compras de bonos corporativos y varios programas de préstamos para empresas por un monto adicional de 1.5 trillones. Además, la administración ha asignado 2.7 billones de dolares para ayuda, en parte en forma de subvenciones directas a los ciudadanos. Estos números incomprensibles, que proporcionan una gran liquidez a los mercados, eliminaron muy rápidamente el temor a una restricción de liquidez.

Pero imprimir dinero en tal escala generalmente tiene un precio en forma de una inflación más alta en el futuro. En los próximos años, en todo el mundo, podemos esperar enormes déficits gubernamentales y, junto con el crecimiento sustancial de la oferta monetaria, será claramente conveniente que los gobiernos erosionen estas deudas en los próximos años a través de una inflación más alta de la que hemos visto últimamente, por lo que tiene sentido que elijan aumentar las expectativas de inflación.

Menos competencia, precios más altos

El largo confinamiento, los centros comerciales vacíos y otros comercios, además del cambio a las compras en línea, apenas han comenzado a dejar su huella en las empresas. Los números secos aún no muestran un aumento en las insolvencias comerciales. Por lo general, llegan con un retraso considerable, y proyectamos números más sustanciales solo en la segunda mitad de 2020. Pero la situación ya se puede ver en el aumento de las provisiones para deudas dudosas por parte de los bancos y en los titulares de los periódicos sobre el colapso de los minoristas. como JC Penny y Neiman Marcus en los EE.UU. En un entorno como este, está claro que muchas pequeñas y medianas empresas, e incluso grandes, tendrán dificultades para sobrevivir a la crisis.

Muchos tendrán dificultades para adaptarse a las nuevas tendencias, para hacer frente a una caída en el número de clientes y para pagar la deuda. Por otro lado, las compañías grandes y fuertes, con mucho efectivo y sin grandes deudas bancarias y reembolsos de bonos que pesen sobre ellas, solo ganarán fuerza con esta tendencia en el futuro previsible.

Del mismo modo que la proliferación de la competencia y la mayor oferta de productos llevaron a la caída de los precios en los últimos años, la tendencia inversa conducirá a un aumento de los precios. Esta es una tendencia que veremos en el mediano plazo, no de inmediato.

Menos globalización, más inflación

La escasez de equipos médicos vitales para hacer frente a la pandemia de coronavirus provocó llamadas en todo el mundo para la producción independiente de suministros de emergencia. En EE.UU, el presidente Donald Trump pidió explícitamente que se establezcan fábricas locales para que EE.UU no dependa de otros en momentos de crisis, particularmente no en un país como China, el taller del mundo, con el que EE.UU ha estado involucrado en una larga disputa comercial.

EE.UU no es el único país que fomenta la construcción de fábricas dentro de su territorio. También en Israel, se alentó la fabricación de máscaras y ventiladores, y parece que cada país está decidido a revivir la producción local en muchas áreas. El deseo de alentar la producción local generalmente resulta en derechos de importación y proteccionismo. Y así, así como la globalización fue uno de los factores que contribuyeron a la supresión de la inflación en todo el mundo en los últimos años, una menor globalización significará más inflación.

La financiación del déficit requerirá medidas inflacionarias

Según todas las señales, el nuevo gobierno en Israel será menos capaz que sus predecesores para tomar medidas para reducir el costo de vida. Esto no es por falta de voluntad, sino porque la cartera pública está más vacía que en años anteriores, ya que la expansión fiscal para hacer frente a la pandemia de coronavirus ampliará aún más el déficit. Ya está en el 6% del PIB, y se espera que la proporción alcance cifras dobles para fin de año.

Aunque la ampliación de los déficits gubernamentales es un fenómeno global, y aunque las agencias calificadoras probablemente tomarán una actitud indulgente ante la crisis mundial, con el tiempo, el gobierno israelí no podrá asumir gastos adicionales con el objetivo de reducir los costos para los consumidores, como lo hizo en los últimos años con medidas que redujeron la inflación.

La retirada del gobierno de varios programas es probable que en el mediano plazo conduzca a aumentos renovados en el precio de la vivienda y en los artículos cotidianos. Algunos de los gastos adicionales del gobierno tendrán que ser financiados a través de mayores impuestos indirectos, aunque probablemente no en el presupuesto actual.

Aunque hay muchas razones para un aumento de la inflación, probablemente no sentiremos el salto en los próximos meses, debido a la recesión económica, pero si después. Sin embargo, el mercado de capitales es conocido por anticipar desarrollos y, por lo tanto, incluso si no se materializan todos estos riesgos, un grado de exposición decente a los instrumentos vinculados a índices en la cartera de inversiones parece una buena decisión de inversión por ahora.

Fuente: Globes


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí