avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Una vacuna experimental COVID-19 que está desarrollando la firma estadounidense de biotecnología Moderna indujo respuestas de anticuerpos contra el coronavirus en los 45 participantes de un ensayo en humanos, mostró un artículo publicado el martes.

Moderna había publicado previamente “resultados provisionales” de su Fase 1 en un comunicado de prensa en su sitio web en mayo, que reveló que la vacuna había generado respuestas inmunes en ocho pacientes.

Aunque Anthony Fauci, el principal funcionario de enfermedades infecciosas de EE.UU, llamó “alentadores” los resultados previos, la comunidad científica había esperado con ansias el estudio completo.

Desde entonces, la compañía pasó a la siguiente etapa de su prueba, involucrando a 600 personas. El nuevo artículo fue publicado en el New England Journal of Medicine.

Los 45 participantes se dividieron en tres grupos de 15 cada uno para evaluar dosis de 25 microgramos, 100 microgramos y 250 microgramos. Se les administró una segunda dosis 28 días después.

Después de la primera ronda, se encontró que los niveles de anticuerpos eran más altos con dosis de nivel más altas, y después de la segunda ronda, los participantes tenían niveles más altos de anticuerpos que la mayoría de los pacientes que tenían COVID-19 y luego generaban sus propios anticuerpos.

Más de la mitad de los participantes experimentaron efectos secundarios leves o moderados, aunque estos no alcanzaron el nivel en el que se suspendería el ensayo. Los efectos secundarios incluyeron fatiga, escalofríos, dolor de cabeza, dolor de cuerpo y dolor en el lugar de la inyección.

Tres participantes no recibieron su segunda dosis, incluido uno en el grupo de 25 microgramos que desarrolló una erupción cutánea en ambas piernas, y dos (uno en el grupo de 25 microgramos, uno en el grupo de 250) que perdieron su ventana porque tenían COVID-19 síntomas, pero sus pruebas luego resultaron negativas.

Andrew Freedman, un experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Cardiff que no participó en el estudio, dijo que el documento sugirió que la vacuna “puede estimular la producción de anticuerpos de una manera dependiente de la dosis. Es importante destacar que los anticuerpos generados fueron capaces de neutralizar el virus” en condiciones de laboratorio, agregó.

“Los efectos secundarios experimentados por más de la mitad de los participantes son bastante comunes después de otras vacunas, aunque los ‘eventos adversos más graves’ experimentados por tres de los sujetos que recibieron la dosis más alta pueden significar que la dosis es demasiado alta para llevarla adelante”, destacó.

La vacuna Moderna pertenece a una nueva clase de vacuna que utiliza material genético, en forma de ARN, para codificar la información necesaria para cultivar la proteína espiga del virus dentro del cuerpo humano, para activar una respuesta inmune. La proteína espiga es una parte del virus que usa para invadir las células humanas, pero en sí misma es relativamente inofensiva.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo