avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- Los restos de un pie de neandertal encontrado en la cueva de Amud en Galilea han proporcionado información sobre la vida de la población prehistórica de la región hace más de 55,000 años.

ROSSELLA TERCATIN

Como se explica en un artículo publicado en el número más reciente de la revista Paleoanthropology, la cueva es un sitio clave para preguntas relacionadas con la transición entre el Paleolítico Medio y Alto en el Levante.

“La cueva de Amud estuvo habitada entre 70,000 y 55,000 años atrás, obviamente con una secuencia de muchas ocupaciones durante este tiempo”, dijo a The Jerusalem Post la profesora Erella Hovers de la Universidad Hebrea de Jerusalén, coautora del estudio. “Las huellas de la presencia humana son numerosas e incluyen herramientas de piedra que se hicieron en el sitio o se introdujeron en él”.

Entre los hallazgos de diferentes períodos de excavación, incluidas tres temporadas de trabajo de campo realizadas en un proyecto conjunto de la Universidad Hebrea, la Universidad de Tel Aviv y el Instituto de Orígenes Humanos de la Universidad Estatal de Arizona entre 1991 y 1994, se encontraron los restos de 14 homínidos, incluido el pie analizado en el estudio.

El estudio destacó que debido a la intensidad de la ocupación del sitio y la riqueza de los hallazgos, los investigadores aún están analizando, después de casi tres décadas, lo que se descubrió.

Los resultados de las diferentes líneas de estudios han ofrecido a los arqueólogos varias ideas sobre la vida de sus habitantes prehistóricos.

“Según el trabajo del Dr. Ravid Ekshtain de la Universidad Hebrea, sabemos que la mayor parte de la materia prima para fabricar las herramientas se obtuvo localmente, probablemente a no más de unos pocos kilómetros de la cueva”, dijo Hovers. “Pero también hay algunos indicios en todos los horizontes de ocupación de las importaciones de materia prima desde distancias mucho más largas. Las herramientas de piedra se rompieron y se usaron en el sitio”.

Los investigadores también analizaron las chimeneas, así como los numerosos restos de animales, como gacelas, gamos y cabras.

“La profesora de la Universidad Hebrea Rivka Rabinovich identificó numerosas marcas de corte hechas con herramientas afiladas de piedra en muchos de los huesos”, dijo Hovers. “Del trabajo isotópico del Dr. Gideon Hartman de la Universidad de Connecticut, también aprendimos que los animales eran cazados en diferentes áreas de Galilea y a diferentes distancias de la cueva, lo que atribuyó a los cambios en el clima”.

“Por supuesto, también están los restos de los propios humanos, al menos algunos de los cuales creemos que fueron entierros intencionales agrupados en un área de la cueva”, agregó.

Los especímenes esqueléticos de los neandertales pertenecían a los últimos miembros conocidos de las especies que vivían en la región, en la víspera del período en que se cree que se produjo el cruce entre los neandertales y los sapiens (humanos modernos).

Los autores del artículo creen que el pie analizado pertenecía a un individuo femenino de unos 160-166 centímetros de altura que pesaba alrededor de 60 kilos. Los restos de la pierna y el pie distales derechos parciales incluyen porciones de la tibia distal, el astrágalo, el primer metatarsiano, la primera falange proximal y una falange media y distal.

Los resultados del análisis respaldan estudios previos que sugirieron que el tiempo justo antes de la desaparición de los neandertales de la región no fue “un momento de estrés para ellos, y no podemos atribuir su desaparición directa o exclusivamente a los cambios en el medio ambiente”, dijo Hovers.

Cuando le preguntaron sobre las ideas que ofrece esta parte de la investigación con respecto a la relación entre los neandertales y los humanos modernos, ella dijo: “Es complicado”.

“Los habitantes del sitio muestran muchas características morfológicas de los neandertales”, dijo Hovers. “En Europa, los neandertales son los únicos actores de la cultura material del paleolítico medio, y fueron seguidos por humanos modernos que fabricaron diferentes tipos de herramientas de piedra y llevaron a cabo muchas actividades en las que los neandertales no participaron [arte rupestre, por ejemplo].

“Sin embargo, en nuestra región, la imagen siempre ha sido más complicada porque algunos fósiles fueron identificados como humanos modernos, y algunos de los rasgos anatómicos de los neandertales en los individuos del Cercano Oriente han sido menos claros que los de los neandertales europeos.

“Desde el punto de vista de la cultura material, los grupos en el Levante no pueden separarse. En los últimos años, hemos aprendido de los estudios paleogenómicos de otros lugares, ya que en nuestra región las moléculas no parecen preservarse bien, durante mucho tiempo hubo cruces entre poblaciones de humanos antiguos. En el Levante, estas poblaciones pueden haberse encontrado y cruzado, lo que podría explicar la mezcla de características anatómicas”, dijo Hovers.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo