avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Dijo el hombre más sabio de toda la historia, Shlomó Hamelej, el Rey Salomón (Mishlé 10:2): “Cuando la persona da Tzedaká (caridad) está salvándose de la muerte”, así como está escrito: Tzedaká tatzil mimavet (“La Tzedaká salva de la muerte”).

Cuenta la Guemará que la hija de Rabí Akibá tenía destinado morir en el día de su boda. Por supuesto que Rabí Akibá estaba muy preocupado, ya que él sabía de ese decreto.

Cuando llegó la fecha, en la misma boda, la hija de Rabí Akibá alimentó a un hombre pobre sin que nadie se diera cuenta. Esa misma noche, la hija de Rabí Akibá se salvó de la mordedura de una víbora, que estaba destinada a matarla. En ese momento Rabí Akibá se dio cuenta de que la Tzedaká salva de la muerte.

 


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo