avatar_default

Enlace Judío México e Israel – No fue hace tanto tiempo cuando The New York Times escribió mal el apellido del jefe como “Springstein”, recordándonos que, al principio de la carrera de Bruce Springsteen, se pensaba comúnmente, o algunos esperaban secretamente, que este mesías del rock ‘n’ roll era judío.

Ese rumor, dado más credibilidad en la película “Blinded by the Light”, se detuvo definitivamente una vez que el exitoso álbum de 1975 de Springsteen, “Born to Run”, le valió las portadas de las revistas Time y Newsweek en la misma semana.

Además de ajustar a Springsteen para la corona caída de Elvis Presley, los artículos revelaron hechos biográficos poco conocidos, incluido, por desgracia, que Bruce era italiano por parte de su madre y holandés-irlandés por parte de su padre.

Aún así, había algo en su temprana vibra de poeta callejero; el deslumbrante juego de palabras Dylan-esque (aunque pronto abandonado por un vocabulario más simple y directo); el punk de Lou Reed en su pavoneo; y el compañerismo suburbano de Nueva York / Nueva Jersey entre los miembros de la E Street Band que era muy familiar, casi haimish, sugiriendo que Springsteen era, si no un miembro de la tribu, al menos un vecino cercano, y uno que de hecho ocasionalmente toca “Hava Nagila” en concierto.

Desde el comienzo de su carrera, Springsteen se rodeó de directores, productores y músicos judíos. Mike Appel consiguió al Boss su contrato con Columbia Records (donde firmó con John Hammond, el mismo buscador de talentos que atrapó a un joven Bob Dylan, y que lanzó “High Hopes”, una nueva colección de temas inéditos de Springsteen grabados sobre la última década), dirigiendo hábilmente su carrera a través de “Born to Run”.

En ese momento, el entonces crítico de rock (y ex alumno de la Universidad de Brandeis) Jon Landau, el de la fama de “Vi el futuro del rock and roll y su nombre es Bruce Springsteen”, tomó las riendas como productor, confidente y, finalmente, gerente de Springsteen.

El ingeniero de grabación de Springsteen en sus dos primeros álbumes y en las primeras sesiones de “Born to Run”, incluida la canción principal, fue el israelí Louis Lahav.

La esposa de Lahav, Suki Lahav, criada en el kibbutz (ahora una autora galardonada), fue también una de las primeras integrantes de la E Street Band; es su lamento de klezmer que se escucha en la introducción del violín a la ópera mini-rock, “Jungleland”.

Y el pianista de la banda de E Street, Roy Bittan, nativo de Nueva York, dijo una vez que el secreto de su forma de tocar distintiva es que su “sonido es el de un niño judío con un acordeón”.

El miembro más conocido de la E Street Band, junto al difunto saxofonista Clarence Clemons, es quizás el baterista Max Weinberg. Cualquiera que no estuviera familiarizado con los golpes de Weinberg por The Boss lo descubrió como el baterista y líder de las bandas de la casa en los programas de entrevistas nocturnos de Conan O’Brien.

Weinberg, cuyos padres dirigían un campamento de verano judío llamado Pocono Highland, y cuya primera aparición pública como baterista fue a los siete años cuando se sentó con una banda de bar mitzvah, también ha disfrutado de una pequeña carrera secundaria como orador motivacional, a menudo hablando con Grupos judíos, ante los cuales llama a la E Street Band “la mejor banda de bar mitzvah de todos los tiempos”.

De hecho, se puede escuchar al propio Springsteen abordar esta noción en la grabación, “Bruce Springsteen & The E Street Band: Live in New York City”, cuando ecuménicamente le dice a la multitud, “Voy a lanzar un exorcismo de rock and roll … ¡un bautismo de rock and roll, y un bar mitzvah de rock and roll!”.

Pero no son sólo los judíos de los que Springsteen se rodea los que le dan el aura del judaísmo. Es la veta de rebeldía religiosa, lucha y redención que recorre sus canciones.

Desde “Adam Raised a Cain” de 1978 hasta “Rocky Ground” de 2012, en el que canta, “Cuarenta días y noches de lluvia han lavado esta tierra … Las aguas de la inundación aumentan y nos dirigimos a Canaán”, el Jefe a menudo ha usado el vestimentas de un profeta del Antiguo Testamento, que se basan ampliamente en imágenes bíblicas para sus odas de rock ‘n’ roll a la salvación y la trascendencia.

Como los profetas de antaño, Springsteen habla para y para los oprimidos, los olvidados y los oprimidos, veteranos de guerra, personas sin hogar, adictos, trabajadores automotrices despedidos, personas con SIDA, víctimas de trastornos económicos y aquellos que murieron o perdieron a sus seres queridos en 11 de septiembre.

Además de todo esto, el propio Springsteen habla de su trabajo en un lenguaje notablemente similar al de las discusiones modernas sobre tikkun olam, traducido libremente como “arreglar el mundo”.

En un extenso perfil en el New Yorker en 2012, el Boss le dijo al escritor David Remnick, “Somos reparadores, reparadores con una caja de herramientas. Si reparo un poco de mí mismo, repararé un poco de ti. Ese es el trabajo”.

Remnick también habló con Jake Clemons por su perfil de Springsteen. El sobrino de Clarence Clemons, a quien se le transmitieron los saxofones de este último y, por lo tanto, todavía se puede escuchar rugir en los conciertos de Springsteen, “Un espectáculo de Springsteen es muchas cosas, y en parte es una experiencia religiosa. Tal vez venga de la línea de David, un pastorcillo que podía tocar música hermosa, para que los locos se volvieran menos locos y Saúl el rey finalmente se relajara … Realmente hay un componente de Bruce que es sobrenatural. ¡Bruce es Moisés! ¡Sacó a la gente de la tierra de la discoteca!”, comentó.

“El mismo Springsteen ha usado la comparación de Moisés abiertamente en al menos dos de sus propias composiciones: en “Mujer de cabeza roja”, canta, “Yo era Moisés parado ‘delante de la zarza ardiente”, y en el acertadamente titulado “Salto de fe”, proclama, “Tú eras el Mar Rojo, yo era Moisés”.

Moisés, por supuesto, llevó a su pueblo a la Tierra Prometida, que también es el título de uno de los himnos más perdurables de Springsteen y un elemento básico de sus conciertos durante los últimos 36 años.

Queda por ver si, como Moisés, que solo lo vislumbró desde lejos, alguna vez llegará allí. Springsteen aún no ha actuado en Israel.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo