avatar_default

Enlace Judío México e Israel.- El 38º Congreso Sionista Mundial, organizado por la Organización Sionista Mundial, dará comienzo la próxima semana y con él tres días de deliberación, debate y toma de decisiones sobre la dirección de la empresa sionista y el pueblo judío en la Diáspora, y los desafíos que enfrentan.

JEREMY SHARON

Días antes del Congreso Sionista Mundial, David Breakstone de la Agencia Judía habla sobre los desafíos que enfrentan el pueblo judío y las instituciones nacionales de Israel.

En estos tiempos difíciles, esos desafíos son múltiples y su resolución es difícil, compleja y requiere una inversión de mucho tiempo y recursos.

Un hombre que ha invertido gran parte de su vida y energía en tratar de hacer avanzar al pueblo judío, tender puentes entre los judíos de la diáspora y el estado judío y resolver algunas de esas preocupaciones es David Breakstone, publicó The Jerusalem Post.

Breakstone tiene toda una vida de experiencia y esfuerzo dentro de las venerables Instituciones Nacionales del movimiento sionista y, como inmigrante de los EE. UU. hace 46 años, es un anglo-israelí que sirve en una de las dos principales posiciones tanto de la Organización Sionista Mundial como de la Agencia Judía.

Actualmente se desempeña como vicepresidente del Ejecutivo de la Agencia Judía y es el único anglo-israelí entre todos los miembros del Ejecutivo de la Organización Sionista Mundial que actualmente ocupa un cargo electo en las Instituciones Nacionales.

Hoy, para Breakstone, existen varias preocupaciones urgentes para el pueblo judío en la Diáspora que las Instituciones Nacionales pueden abordar y de hecho lo hacen.

La alienación de la juventud judía en Norteamérica con respecto a Israel y la apatía de muchos hacia el Estado judío son cuestiones críticas.

“Hay distanciamiento y resentimiento por parte de los judíos seculares, y la conexión de muchos con el judaísmo no es tan fuerte como debería ser”, señaló el exvicedirector de la Organización Sionista Mundial.

“Muchos judíos en la Diáspora están alienados de Israel y del ideal sionista por completo, ya sea en lo que respecta a la política israelí o la percepción de la política israelí en diferentes temas”.

El seminal Informe Pew sobre judíos estadounidenses encontró que el apego a Israel era significativamente menor entre los judíos más jóvenes que entre sus correligionarios mayores, con un 38% de los que tenían entre 18 y 29 años diciendo que tenían poco o ningún apego al estado judío.

“Las encuestas muestran que muchos judíos jóvenes perciben a Israel como algo poco importante para sus vidas como judíos, e incluso cuestionan la necesidad de un estado judío”, dijo Breakstone.

También habló del “abandono” por parte de la generación más joven de judíos en América del Norte de las instituciones judías organizadas, como las sinagogas y otras estructuras comunales, como otro tema crítico.

La pandemia de COVID-19 también ha causado más estragos en la vida comunitaria judía, con muchas sinagogas en América del Norte y en todo el mundo cerradas o medio vacías.

Los congregantes a menudo se conectan en línea a servicios y eventos en lugar de presentarse físicamente, y las sinagogas están sintiendo este fenómeno financieramente de manera seria.

No está claro cómo se desarrolla este fenómeno después de que la pandemia disminuya, pero ciertamente podría ser otro golpe al compromiso con la vida y las instituciones comunitarias judías.

La acritud interna dentro del pueblo judío, tanto en la Diáspora como en Israel, es otro desafío crucial que enfrenta la familia judía en general, dijo Breakstone.

Las recriminaciones mutuas sobre COVID, los argumentos políticos y las divisiones religiosas están desafiando la unidad del pueblo judío, argumentó.

“El distanciamiento de los judíos entre sí es un gran desafío al que se enfrenta el mundo judío”, dijo Breakstone.

Entonces, ¿Cómo se pueden abordar estos problemas profundos y complejos?

Para Breakstone, uno de los caminos más críticos para abordar estos desafíos es “replantear y recuperar” la idea sionista.

Argumentó que la noción de que el Estado de Israel fue concebido principalmente como un refugio para que los judíos perseguidos escapen de sus tormentos en la Diáspora es fundamentalmente perjudicial para “nuestra capacidad de atraer a una nueva generación para que participe en la empresa sionista”.

Breakstone reconoció que el fundador del sionismo político, Theodor Herzl, expresó la función principal del Estado judío que imaginó en su panfleto Der Judenstaat como un lugar para que los judíos escapen del ciclo de persecución, inmigración y persecución renovada.

Pero también argumentó que Herzl tenía una visión dual de un Estado judío que no es simplemente un refugio de último recurso para judíos desesperados e indigentes, sino un país que podría servir como una “sociedad ejemplar”, como se expresa en su novela, Altneuland, que describe un estado judío floreciente, vibrante, tolerante y avanzado.

“Este es el sionismo que la Organización Sionista Mundial y la Agencia Judía necesitan presentar a una generación que está alienada”, dijo Breakstone.

“Necesitan entender a Israel como una obra en progreso con todas sus fallas, pero con aspiraciones de convertirse en una luz para las naciones. Eso es algo que ha estado ahí desde el principio pero algo que se ha perdido para mucha gente”, dijo.

“Necesitamos entusiasmarlos con esta idea. Tikun Olam es para muchos la religión del judaísmo actual, por lo que debemos presentar a Israel como una sociedad que se dedica al Tikun Olam. El propio Israel tiene que esforzarse por convertirse en ese tipo de sociedad moral y justa que Herzl imaginó”.

Es este entusiasmo por la visión utópica de Herzl lo que inspiró a Breakstone cuando dirigió el comité para crear el Centro y Museo Herzl en Monte Herzl. Formuló y concibió el mensaje educativo del proyecto, que busca imbuir a los muchos jóvenes israelíes que visitan cada año con un sentido de orgullo sionista y un compromiso con el avance de esa sociedad ejemplar.

Y en 2004, Breakstone también jugó un papel decisivo en la actualización del “Programa de Jerusalén”, la plataforma ideológica de la Organización Sionista Mundial y del movimiento sionista en general, con elementos de esta visión.

La versión actualizada del programa original de 1953 dio un énfasis específico a este objetivo, al insistir en que los cimientos del sionismo radican en dar forma a Israel como “una sociedad ejemplar con un carácter moral y espiritual único, marcada por el respeto mutuo por el pueblo judío multifacético, arraigado en la visión de los profetas, luchando por la paz y contribuyendo al mejoramiento del mundo”.

A pesar de muchas conversaciones en los últimos años sobre la falta de relevancia de las Instituciones Nacionales, así como de las acusaciones de corrupción entre algunas, Breakstone insiste en que siguen siendo componentes importantes para promover la visión sionista que, según él, es necesaria para inspirar a los jóvenes judíos de hoy.

“Las Instituciones Nacionales son sensibles a las necesidades de la Diáspora, y no se puede esperar que el gobierno de Israel invierta la energía y los recursos que son vitales para la continuación de la vida judía fuera de Israel como lo hacen estas instituciones”, afirmó. “Si no las tuviéramos, tendríamos que crearlas”.

Señala específicamente a la Organización Sionista Mundial como un organismo crucial y único que, a diferencia de cualquier otra organización o foro, reúne a judíos de todos los sectores y del espectro religioso y político de todo el mundo.

“La Organización Sionista Mundial es la única organización en el mundo judío donde existe tal diversidad ideológica, donde Shas, Meretz y Likud, reformistas, conservadores y ultraortodoxos pueden unirse”, dijo.

Y dijo que, a diferencia de otros foros, en la Organización Sionista Mundial nadie necesita quitarse el sombrero ideológico o religioso para reunirse, y que mantener esos sombreros en particular es el punto.

“En Organización Sionista Mundial usamos con orgullo esos sombreros, trabajamos hacia objetivos comunes y una agenda común, perseguimos nuestros puntos en común e intentamos descubrir cómo resolver las diferencias que nos separan”, dijo Breakstone.

“Y a través de la Agencia Judía, la totalidad de la comunidad judía mundial organizada está representada en lo que es el parlamento del pueblo judío”, continuó, señalando que nadie en el gobierno israelí representa a la comunidad judía mundial.

“Es emocionante e impactante, reúne a filántropos e ideólogos para determinar las prioridades en las que invertir, y hay un toma y daca dinámico que sirve al pueblo judío, y el gobierno israelí no asumiría este papel”.

La agencia también, dice Breakstone, sigue siendo un organismo crucial. Señaló que su función principal es alentar y facilitar la aliá desde países extranjeros, y dijo que sería inapropiado que el gobierno de Israel participara en tales actividades.

También señaló el trabajo de la agencia y los emisarios de la Organización Sionista Mundial en la Diáspora que a menudo enseñan en escuelas judías y participan en educación informal en estudios judíos, hebreo y estudios bíblicos para reforzar la conexión de los jóvenes judíos de la diáspora tanto con su judaísmo como con el estado judío.

Israel y el pueblo judío de todo el mundo enfrentan desafíos únicos y tiempos difíciles. Las preocupaciones sobre la identidad judía, la afiliación al colectivo judío y el compromiso con los ideales del sionismo y el pueblo judío han ido en aumento durante algún tiempo.

Ahora que la pandemia de COVID-19 crea serias dificultades para la vida judía en una multitud de formas, en términos de vida comunitaria, prácticas religiosas, tendencias filantrópicas, cohesión social y más, esas preocupaciones se exacerban.

Si las Instituciones Nacionales, a las que Breakstone ha dedicado su vida, van a seguir siendo relevantes, entonces son estos desafíos los que tendrán que abordar y ayudar a resolver, si quieren continuar desempeñando un papel importante en la vida del pueblo judío y el estado judío.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo