Enlace Judío.- En una entrevista a la teniente de alcalde de Jerusalén, Fleur Hassan-Nahoum, publicada por The Jerusalem Post, Felice Friedson repasa el “milagro” de los Acuerdos de Abraham con los países del Golfo, las perspectivas empresariales para empresas israelíes, los probables efectos del cambio de gobierno en Estados Unidos.

Fleur Hassan-Nahoum creció en Gibraltar y estudió derecho en el King’s College de Londres, donde ejerció hasta que emigró a Israel en 2001. Allí se convirtió en directora ejecutiva de Tikva, una organización sin fines de lucro dedicada a salvar a los niños judíos abandonados y abusados ​​de la antigua Unión Soviética, y luego estableció una empresa de consultoría de comunicaciones.

En 2016, Hassan-Nahoum fue elegida miembro del Consejo Municipal de Jerusalén y ascendió a líder de la oposición un año después. Tras su reelección en 2018, fue nombrada teniente de alcalde de Relaciones Exteriores, Desarrollo Económico y Turismo.

Hassan-Nahoum está profundamente involucrada en el avance de los derechos de las mujeres y los grupos de población marginados de la ciudad: su desarrollo económico y para una Jerusalén pluralista. Hassan-Nahoum es también cofundadora del Consejo Empresarial Emiratos Árabes Unidos-Israel y del Foro de Mujeres del Golfo-Israel.

Fleur, una de las primeras mujeres israelíes en brillar en las páginas de un periódico bahreiní, es esposa y madre de cuatro hijos. Es la primera mujer invitada retratada en el episodio principal del nuevo programa de televisión Facing the Middle East con Felice Friedson.

Fleur Hassan-Nahoum es una política y formuladora de políticas israelí. Actualmente se desempeña como teniente de alcalde de Jerusalén a cargo de las relaciones exteriores, el desarrollo económico internacional y el turismo. También es miembro fundador del Consejo Empresarial EAU-Israel.

A Hassan-Nahoum sus cargos le comportan actividad las 24 horas del día desde la revelación del Acuerdo de Abraham que trajo la normalidad a las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos.  Como el secreto peor guardado en la región, los numerosos contactos entre israelíes y emiratíes se han mantenido durante años. Fue una normalización muy por debajo del radar durante varios años. De hecho, probablemente había 250 empresas israelíes trabajando en los EAU. Al hablar de trabajar en los Emiratos Árabes Unidos hubo que encontrar formas de sortear el tipo de barreras que solían existir. Por ejemplo, la de cambiar el producto de cajas para evitar la etiqueta de “Hecho en Israel” para que se pudiera vender. Eso sucedía constantemente.

Tras año y medio dándole vueltas al tema, Hassan-Nahoum, junto con su confundador Dorian Barak, que llevaba trabajando unos 10 años en la región, crearon un consejo empresarial. No imaginaron entonces que al cabo de 2 o 3 meses se firmarían los acuerdos de normalización. Vista la celeridad con que se movían los acontecimientos, Hassan Nahoum y su socio reaccionaron en consecuencia y decidieron crear una una plataforma en línea dispuestos a construir puentes para empresas. En unas semanas se registraron 3.000 miembros especificando las áreas de negocio en que estaban interesados.

Por ejemplo, empresas que se acercan a la tecnología de automóviles, que construyen parques naturales, iniciativas deportivas entre países y empresas… Su trabajo es abrir puertas para crear los puentes para que luego el libre mercado haga su propio trabajo.

Estos lazos con Baréin y Emiratos también han contado con detractores. Para Hassan-Nahoum, siempre hay gente que menosprecia cualquier cosa buena en el mundo, por las razones que sean, porque odian a Trump, porque odian a Bibi (Netanyahu), sea lo que sea que impulse su negatividad, no entiende que haya gente a la que la idea de la paz no les parezca buena.

Hassan-Nahoum mantiene un diálogo constante con la comunidad árabe de Jerusalén. Ciertamente, algunos están muy entusiasmados con eso, pero por supuesto, escuchan a la la maquinaria mediática palestina en su contra, porque la paz con los árabes va en contra de sus propios intereses políticos; el liderazgo que no hace absolutamente nada por su pueblo y el pueblo está perdiendo la fe en ellos. Pero, prefieren mantenerse en el papel de detractores.

También hay periodistas que día tras día publican una historia negativa sobre los Emiratos Árabes Unidos e Israel. Para Hassan-Nahoum, estas personas son las que se quedan atrás. Las que avanzan verán la positividad en esto, la prosperidad mutua, porque incluso para los palestinos es un movimiento positivo.

Respecto a los tiempos que se avecinan con el cambio de gobierno en Estados Unidos, Hassan-Nahoum espera que no haya cambios significativos pero dice que los países del Golfo están completamente asustados por los traumáticos años de Obama. Tienen muy claro que Obama eligió a Irán sobre el Golfo y que fue un mal presidente para sus países.

Hassan-Nahoum confía en que Biden no es Obama y que tiene una forma diferente de ver las cosas.  Y tiene muy claro que el impulso está funcionando por sí solo, y nadie puede detenerlo. Se abrieron las puertas. Esa fue realmente la verdadera pieza de resistencia de Trump y Kushner de su presidencia en términos de relaciones internacionales. Eso ya está en marcha. Nadie va a detenerlo.

Aunque Biden se acercara demasiado a los iraníes o al Acuerdo JCPOA, lo cual sería malo para Israel y malo para el Golfo, el resultado sería que empujarían a Israel y Arabia Saudita uno a los brazos del otro, y eso es bueno.

Hassan-Nahoum  es optimista. Para ella, los políticos que no son optimistas no deberían estar en política, puesto que no tienen nada que ofrecer.  Israel está en una situación en la que todos ganan. Si Israel logra influir en la Administración Biden para que no ceda a las demandas de los iraníes, ¡fantástico! Y si eso no sucede, el Golfo e Israel se unirán aun más.

Refiriéndose a la reducción en el número de turistas, Hassan-Nahoum tiene muy claro que la motiva el coronavirus. No tiene ninguna duda de que en el momento en que se implemente una vacuna en la mayoría de los países, la gente volverá en masa. Tanto en turismo como en los negocios se trata de una relación a largo plazo. A Hassan-Nahoum le emociona que Jerusalén, su ciudad, por primera vez en la historia reciba turismo musulmán, como ha hecho el turismo evangélico y cristiano durante muchos, muchos años.

El Monte del Templo, o Haram Al-Sharif para los musulmanes, es el tercer sitio musulmán más sagrado después de La Meca y Medina. Muchos emiratíes, dice Hassan-Nahoum, tienen en su lista de deseos ir a orar allí. Hacer su peregrinación. Por lo tanto, Jerusalem ya tiene una marca muy fuerte en los países del Golfo como lugar de visita obligada, y eso significa que desde una perspectiva turística el ancla de su viaje sería Jerusalem y no Tel-Aviv. Hassan-Nahoum dice que Tel Aviv es una ciudad de playa con excelentes bares y entretenimiento como Dubai, que no ofrece nada diferente de lo que tienen y conocen los países del Golfo. Pero Jerusalén es diferente.

Y luego, está el Mar Muerto y ellos también están muy interesados ​​en la naturaleza verde, cosas que no tienen en un país desértico. Es lo que ocurre con los cristianos. Cuando los grupos cristianos llegan a Israel, permanecen cuatro o cinco días anclados en Jerusalén. Eso es lo que le da impulso a la economía de la ciudad.

El ayuntamiento de Jerusalén está tratando de preparar el mejor producto posible para el turismo de los países del Golfo, las cosas que les interesan, hoteles de lujo, servicio de lujo, porque es el servicio que se recibe allí.

El sector árabe en general necesita ayuda. Hassan-Nahoum recuerda que hace tres años se aprobó una decisión gubernamental trascendental que mucha gente no conoce y se hizo bajo la tutela del Ministro [Ze’ev] Elkin, quien en ese momento era el ministro de asuntos de Jerusalén. Y vio la realidad de lo que está sucediendo en Jerusalén. Vio que si queremos llamarla una ciudad, la ciudad no puede parecer dos ciudades. Las oportunidades tienen que ser generales. Y así, aprobó la decisión del gobierno llamada “La decisión de Jerusalén de cerrar brechas”. Esa decisión implica serios presupuestos gubernamentales y serios cambios de política en tres áreas: una es la infraestructura física, la segunda es el empleo de calidad y la tercera es la educación.

Hassan-Nahoum se enfoca más en el lado del empleo de calidad y un poco en el lado de la educación. La infraestructura física no es mi cartera, pero el alcalde, Moshe Leon, lidera cambios de desarrollo de infraestructura muy interesantes en Jerusalén. La ciudad está mucho más limpia. Se construye en todas partes. Hay aceras más grandes. Todas las calles están siendo renovadas. El alcalde León quiere que Jerusalén se vea bien, se sienta bien y quiere construirla.

El enfoque de Hassan-Nahoum en el empleo de calidad se basa en que habrá paz el día en que haya oportunidades económicas para todos de la misma manera. La gente no se enojará si ganando buenos salarios, y si su negocio prospera. Para ella, es la forma en que se puede abrazar a la población árabe de la ciudad como parte del resto de la ciudad.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío