avatar_default

Enlace Judío.- Hace unos días, la noticia de que una de las casas más antiguas del barrio judío de Budapest pronto será demolida se extendió como la pólvora en las redes sociales, provocando indignación.

VINCENT VIZKELETY

La casa de la calle Kazinczy 55 en Budapest se nivelará para dar paso a un hotel de 5 plantas perteneciente a una empresa vinculada a personas con amigos en las altas esferas. Aunque desde una perspectiva arquitectónica, la casa es bastante anodina, es uno de los últimos vestigios de cómo se veía el barrio judío antes de los proyectos de construcción a gran escala a finales del siglo XIX, publicó en su sitio web The Jerusalem Post.

Esta casita fue testigo del aplastamiento de la Revolución de 1849, la Segunda Guerra Mundial, la Revolución de 1956 y los horrores del gueto en 1944-45.

Budapest, 1945 (Foto: Fortepan / Kramer Istvan dr; CC BY-SA 3.0)

En 1834, un hombre llamado József Schneider compró el inmueble, que en ese momento solo tenía un piso. Fue aquí donde creó el juego de cartas “Magyar Kártya” que sigue siendo popular hoy en día. Schneider decidió ilustrar algunas de las cartas con la figura de Guillermo Tell, como símbolo de la lucha húngara por la independencia de los Habsburgo.

Hacia finales del siglo XIX, el edificio en el barrio judío de Budapest albergaba una tienda de moda que pertenecía a Mór Rothauser, un pariente lejano del famoso cantante de ópera Teréz Rothauser, quien protagonizó durante años parte de la Ópera Real de Berlín antes de ser finalmente asesinado en Theresienstadt durante el Holocausto.

Calle Kazinczy 55 cuando era la tienda de moda Rothauser (Fuente: Magyar Kereskedelmi és Vendéglátóipari Múzeum, CC-BY-NC-SA)

En 1895, Cecília Fischer estableció un burdel en la casa, que estaba equipado con agua corriente y baños modernos, una novedad en un establecimiento de este tipo en Budapest.

Diez años después, los seguidores del Movimiento Teosófico, fundado por Helena Blavatsky, compraron el edificio. Este movimiento esotérico influyó en algunas de las mentes más grandes de principios del siglo XX, como Thomas Edison, Alfred Russel Wallace, Vassily Kandinsky, Paul Gauguin, Arthur Conan Doyle e incluso Maria Montessori.

Los discípulos del movimiento dejaron su símbolo en la puerta de la casa de Budapest.

El símbolo del Movimiento Teosófico permanece en la puerta principal de la calle Kazinczy 55 hasta hoy (Foto: Vincent Vizkelety)

Tras ser desocupado por los seguidores del movimiento, el edificio albergó varias pequeñas empresas antes de que lo comprara Tamás Wichmann, piragüista tres veces ganador de medallas olímpicas. Abrió una famosa taberna allí, que sobrevivió al cambio de régimen de Hungría en 1989 y rápidamente se convirtió en un lugar legendario para los lugareños.

Ningún letrero indicaba la existencia del establecimiento, y sus precios lo convertían en una joya escondida entre las decenas de bares que atienden los gustos (y presupuestos) de los turistas.

Desafortunadamente, en 2018 Tamás Wichmann anunció que se vio obligado a cerrar su negocio tras enfermar de gravedad. El campeón olímpico, fallecido en 2020, había mejorado enormemente la calidad de vida en el distrito financiando un nuevo patio de recreo en lugar de un estacionamiento junto a su establecimiento.

El edificio fue comprado por una empresa vinculada a funcionarios del gobierno, que inicialmente alquiló la planta baja a una pizzería. El 23 de diciembre de 2019, se presentó un permiso de construcción para un hotel, que fue aprobado el 10 de agosto de 2020.

Los principales medios de comunicación húngaros informaron recientemente que los lotes adyacentes y cercanos en la calle Király, incluido el patio de juegos desarrollado por Wichmann, también serán demolidos pronto. Estas viviendas, construidas durante la primera mitad del siglo XIX, también forman parte del barrio judío de Budapest, cada una de las cuales es una parte importante de la historia de la ciudad.

En 1891, un judío adinerado llamado Mór Ungerleider abrió un café en la calle Király 27. Cinco años más tarde, para atraer clientes, se le ocurrió la idea de proyectar una película allí, ¡por primera vez en Budapest!

Ungerleider comprendió de inmediato que las películas se iban a volver muy populares, y pasó a ser propietario de varios teatros, incluidos el Royal-Apollo y el Apolló mozgó, el cine más grande de Budapest en los primeros años del siglo XX. Junto con los socios Lajos Weitzenfeld e Imre Roboz, Ungerleider fundó la productora cinematográfica Főnix, que produjo muchas películas a lo largo de la década de 1920.

A pesar de su importancia y la movilización de muchos entusiastas de la historia y la cultura local, las posibilidades de salvar estos monumentos históricos de la demolición parecen escasas.

La noticia deja un sabor amargo en la boca de quienes presenciaron una ola de destrucción en la judería entre 2002 y 2010, cuando se produjo la desaparición de muchos edificios históricos después de que el ayuntamiento del distrito debilitara considerablemente las protecciones de los monumentos históricos.

Los activistas continúan sus esfuerzos para salvar los tesoros históricos de la destrucción, ya que innumerables edificios vinculados a la historia judía y de Budapest en general están constantemente amenazados, y las perspectivas de ganancias financieras, lamentablemente, a menudo superan la importancia de preservar el patrimonio cultural.

Este artículo ha sido publicado como parte de Gesher L’Europa, la iniciativa de la Biblioteca Nacional de Israel para compartir historias y conectarse con personas, instituciones y comunidades en Europa y más allá.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí