avatar_default

Enlace Judío.- Fitch Ratings ha afirmado la calificación A+ de Israel con perspectiva estable, citando sus “finanzas externas sólidas”, economía diversificada y “deuda institucional sólida”.

SHOSHANNA SALOMON

Un “contexto político altamente polarizado” es un riesgo, y la falta de medidas de consolidación podría llevar a una acción de calificación negativa o una rebaja, dice la firma de calificación, publicó The Times of Israel.

Esto se equilibra con la alta relación deuda pública / PIB del país, que es más alta que la media de otras naciones de categoría A, y la actual incertidumbre política y los riesgos de seguridad, dijo la compañía calificadora en un comunicado el miércoles.

“Las finanzas públicas de Israel se han deteriorado significativamente debido a la pandemia y la volatilidad política en curso complica las perspectivas de ajuste fiscal”, dijo Fitch.

Se pronostica que la deuda pública / PIB alcanzará un máximo en 2023 en alrededor del 80%, desde el 76% en 2020 y el 60% en 2019. Esto está “muy por encima de la mediana estimada para 2020 de alrededor del 58% para los soberanos de categoría ‘A'”.

Sin embargo, “las condiciones de financiamiento se han mantenido saludables”, con liquidez en los mercados locales respaldada por el programa de compra de bonos del banco central, dijeron los autores.

El gasto relacionado con la pandemia llevó el déficit del gobierno de Israel a un máximo histórico del 11,7% en 2020, y Fitch dijo que espera que el déficit siga siendo alto también en 2021, alrededor del 9% del PIB.

Es poco probable que se adopte un presupuesto gubernamental antes del tercer trimestre de 2021, después de celebrar Israel la cuarta elección en dos años en marzo. Hasta entonces, el gasto estará restringido por un límite de 1/12 del presupuesto de 2019 cada mes, al que se agregará el gasto en efectivo relacionado con COVID-19 de aproximadamente el 3% del PIB, adoptado en 2020.

“Son posibles más paquetes de apoyo ad-hoc”, dijo Fitch, y debido a la inestabilidad política, la agencia no espera medidas de consolidación significativas en 2021.

“Estimamos que la gran mayoría de los compromisos de gasto relacionados con Covid-19 se eliminarán gradualmente para 2022”, dijo Fitch, y pronosticó que el déficit presupuestario se reducirá al 4,3% del PIB en 2022.

Sin embargo, existen “riesgos importantes para este pronóstico, dado el contexto político altamente polarizado, que podrían impedir la formación de un nuevo gobierno o impedir la adopción de medidas de consolidación fiscal”, dijo Fitch.

Un “aumento persistente en el nivel de deuda pública / PIB, que refleja la ausencia de suficientes medidas de consolidación, podría ser un factor que podría conducir a una acción de calificación negativa” o una rebaja, según el informe.

Después de una contracción del 3,9% del PIB en 2020, se espera que la economía crezca un 5,4% en 2021 y un 4,1% en 2022, estableciéndose “en una tasa de crecimiento tendencial cercana al 3%”. Esto se basa en un escenario que supone que las restricciones económicas se eliminarán gradualmente, un programa de vacunación continuará a un ritmo rápido en la primera mitad del año y se reanudará el turismo internacional limitado en la segunda mitad del año.

“Existen riesgos para el pronóstico dadas las posibles nuevas oleadas de infecciones y el momento y la efectividad del lanzamiento de la vacuna, tanto en Israel como a nivel mundial”, dijo Fitch. “La economía de Israel diversificada y de alto valor agregado demostró ser resistente a las restricciones recurrentes, y la mayor parte del aumento del desempleo se concentró en sectores de bajo valor añadido, como el turismo, el comercio minorista y el entretenimiento. La reactivación de estos sectores apoyará la recuperación”.

Queda por verse si los Acuerdos de Abraham, que formalizaron las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Sudán, reducirán los riesgos geopolíticos que enfrenta Israel. Mientras tanto, los beneficios económicos “probablemente serán limitados dado el tamaño modesto de sus economías en comparación con los socios comerciales existentes”.

Fitch dijo que no asume ningún avance en el proceso de paz con los palestinos o un deterioro grave y prolongado de las condiciones de seguridad interna.

En noviembre, Standard & Poor’s afirmó la posición de Israel en una calificación AA- relativamente alta, con una perspectiva estable, mientras que en octubre Moody’s también dejó la calificación crediticia de Israel sin cambios en A1, expresando confianza en la economía del país a pesar de dos rigurosos bloqueos por coronavirus y un “polarizado sistema político”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí