avatar_default

Enlace Judío.- El Dr. Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, se unió a Sephardic Heritage International el 28 de enero para el Día Internacional en Recuerdo del Holocausto, donde compartió la historia de tragedia y supervivencia de su familia sefardí griega durante el Holocausto.

GADI ZAIG

Los padres de Bourla estaban entre los 2,000 sobrevivientes de una comunidad de 50,000 miembros casi erradicada por el Holocausto en Salónica, Grecia, donde nació.

“Es una historia que tuvo un gran impacto en mi vida y en mi visión del mundo, y es una historia que, por primera vez hoy, comparto públicamente”, dijo Bourla durante el evento virtual del 28 de enero. “Muchos sobrevivientes del Holocausto nunca hablaron con sus hijos de los horrores que soportaron”, agregó.

Bourla comenzó contando la historia de su padre.

“La familia de mi padre, como tantas otras, fue obligada a abandonar sus hogares y la llevaron a una casa abarrotada dentro de uno de los guetos judíos”, relató Bourla. “Era una casa que tenían que compartir con otras familias judías. Podían entrar y salir del gueto siempre que llevaran la estrella amarilla”.

“Pero un día de marzo de 1943, el gueto fue rodeado por fuerzas de ocupación y la salida fue bloqueada. Mi padre y su hermano (mi tío) estaban afuera cuando sucedió. Su padre (mi abuelo) los recibió afuera, les dijo lo que había sucedido y les pidió que salieran del gueto y se escondieran porque él tenía que volver adentro donde estaban su esposa y otros dos hijos. Más tarde ese día, mi abuelo, Abraham Bourla, su esposa Rachel, su hija Graziella y su hijo menor David fueron llevados a un campamento a las afueras de la estación de tren y de allí partieron hacia Auschwitz. Mi padre y mi tío nunca los volvieron a ver”, relató Bourla.

Explicó que ese mismo día su padre y su tío pudieron escapar a Atenas. Gracias a la policía local que estaba ayudando a los judíos a escapar de los nazis, pudieron obtener identificaciones falsas con nombres cristianos.

“Cuando los alemanes se fueron, regresaron a Tesalónica y descubrieron que todas sus propiedades y pertenencias habían sido robadas o vendidas. Sin nada a su nombre, comenzaron desde cero, convirtiéndose en socios de un exitoso negocio de licores que dirigieron juntos hasta que ambos se retiraron”, publicó The Jerusalem Post.

Bourla luego siguió con la historia de su madre.

Según Bourla, su madre era muy conocida lo que la llevó a esconderse en su casa “las 24 horas del día” por miedo a ser reconocida en la calle y entregar a los alemanes. Salía de la casa muy raras veces, pero fue durante una de sus raras aventuras al aire libre que fue capturada y llevada a una prisión local.

“Mi tío cristiano, el cuñado de mi madre, Costas de Madis se acercó a un oficial nazi y le pagó un rescate a cambio de la promesa de que mi madre se salvaría”, dijo Bourla.

“Sin embargo, la hermana de mi madre, mi tía, no confiaba en los alemanes. Así que iba a la prisión todos los días al mediodía para ver cómo cargaban el camión de prisioneros. Un día, su miedo se había hecho realidad, y mi mamá fue puesta en la camioneta. Corrió a su casa y le dijo a su esposo, quien luego llamó al oficial nazi y le recordó su acuerdo, quien dijo que lo investigaría. Esa noche fue la noche más larga en la vida de mi tía y mi tío porque sabían que a la mañana siguiente, mi madre probablemente habría sido ejecutada”.

“Al día siguiente, mi mamá estaba en fila con otros prisioneros. Y momentos antes de que la hubieran ejecutado, llegó un soldado alemán en una motocicleta y entregó unos papeles a los hombres a cargo del pelotón de fusilamiento. Sacaron a mi madre de la fila. Mientras se alejaban, mi madre oyó cómo la ametralladora mataba a los que quedaban atrás. Dos o tres días después, fue liberada de la prisión después de que los alemanes salieran de Grecia”.

Ocho años después sus padres se conocieron a través de un emparejamiento, a través del cual acordaron casarse, según Bourla.

“Mi padre tenía dos sueños: uno, que me convirtiera en científico y dos, que me casara con una linda chica judía. Me alegra decir que vivió lo suficiente para ver ambos sueños hechos realidad”, dijo Bourla.

Afraim Katzir, director de Sephardic Heritage International, dijo que “es muy inspirador que sea el hijo de los sobrevivientes del Holocausto quien esté en la primera línea de la lucha contra la pandemia de COVID-19″.

El Sephardic Heritage International (SHIN) DC, según su sitio web, construye puentes interculturales al tiempo que crea conciencia sobre el patrimonio judío sefardí y otras herencias judías subrepresentadas y las culturas, artes e historia de Oriente Medio, África del Norte, la Península Ibérica, Grecia y los Balcanes y Asia central y occidental.

Durante el evento virtual, las embajadas de Israel y Marruecos en Washington DC se reunieron por primera vez.

Este jueves 18 de febrero, el Dr. Bourla se unirá a otro evento zoom con el Museo de la Herencia Judía como parte de la nueva serie del museo “Legados”, que destaca a personas notables que comparten una conexión con la identidad judía, el patrimonio y el Holocausto.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí