avatar_default

Enlace Judío.- La startup israelí Flying SpArk, un fabricante de proteínas alternativas a partir de las larvas procesadas de moscas de la fruta, sale al mercado con una oferta pública inicial de acciones en Tel Aviv.

SHOSHANNA SALOMON

Flying SpArk planea recaudar unos NIS 20 millones ($ 6.2 millones) en una oferta pública inicial (OPI) de acciones en Tel Aviv, marcando una primicia mundial de la llegada al mercado público de una empresa fabricante de proteínas basada en insectos, dijo el lunes el sitio web financiero Calcalist.

La recaudación de fondos, que se prevé que suceda en las próximas semanas, valoraría a la empresa en alrededor de 100 millones de shekels a 120 millones de shekels, dijo Calcalist, sin mencionar la fuente de información. El propósito de la OPI es recaudar fondos para establecer una planta de producción en Tailandia, publicó The Times of Israel.

Flying SpArk utiliza larvas de Ceratitis capitata, la mosca mediterránea de la fruta, que en la naturaleza se alimenta de frutas frescas. Las larvas tienen una vida útil de solo siete días, pero multiplican su masa corporal 250 veces en ese período. La tecnología de Flying SpArk permite “un cultivo y procesamiento fácil y de bajo costo, con casi cero desperdicio“, ya que se utilizan todas las partes de las larvas, dijo la compañía en un comunicado en 2019. Esto le da a Flying SpArk una ventaja sobre las fuentes de proteínas convencionales, no sólo las de carne y plantas, sino también las de otros insectos, como grillos y saltamontes, según el comunicado.

Flying SpArk hace crecer las larvas y las convierte en proteínas en polvo que contienen minerales, calcio y magnesio. Luego, el polvo se utiliza para crear alternativas a la carne, las aves y el pescado, copiando la textura y el sabor de los originales. El polvo también es una excelente fuente de aminoácidos, dice la compañía. Su color blanco y su sabor y aroma suaves permiten una fácil incorporación de las proteínas en una variedad de alimentos y piensos.

El producto “NotTuna” desarrollado por la startup israeli Flying SpArk en exhibicion en el evento FoodTechIL en Tel Aviv; 23 de septiembre de 2019 (Shoshanna Solomon / Times of Israel)

Las larvas son fáciles y baratas de cultivar; utilizan una pequeña cantidad de agua y tierra y no generan gases de efecto invernadero contaminantes. Y son kosher, dice la empresa.

Flying SpArk, cofundada en 2015 por el CEO Eran Gronich y Keren Kles, creció en la incubadora de tecnología alimentaria de The Kitchen Hub, creada por Strauss Group, que hasta la fecha ha invertido en 18 empresas de cartera, según su sitio web.

En 2019, Thai Union Group, uno de los procesadores y exportadores de atún enlatado más grandes del mundo, acordó invertir un total de $ 3 millones en la empresa si se cumplían ciertos hitos. Strauss también es un inversor en Flying SpArk, con una participación del 35% de sus acciones, dijo Calcalist.

Uno de los productos de la empresa es el producto NOTtuna, que parece trozos de atún en una lata, y aparentemente sabe y huele a carne real. En realidad, se trata de larvas procesadas de moscas de la fruta y está repleto de proteínas y minerales.

Por cada 1.000 toneladas de proteínas en polvo creadas por la firma, el mundo ahorra 110 millones de metros cuadrados de agua dulce, 50.000 hectáreas de tierra y 55.000 toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero, dice Flying SpArk en su sitio web.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí