avatar_default

Enlace Judío.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el jueves por la noche y el viernes por la mañana dirigió ataques aéreos militares estadounidenses en el este de Siria contra instalaciones pertenecientes a lo que el Pentágono dijo que eran milicias respaldadas por Irán, en una respuesta calibrada a los ataques con cohetes contra objetivos estadounidenses en Irak.

No quedó claro de inmediato qué daños se causaron y si hubo víctimas del ataque estadounidense.

Al amanecer del viernes, los ataques estadounidenses tuvieron como objetivo varias áreas en el este de Siria en la frontera sirio-iraquí, informó la televisión estatal siria citando a su reportero en Deir al-Zor, según información publicada por The Jerusalem Post.

Los ataques, que fueron reportados por primera vez por Reuters, parecían tener un alcance limitado, lo que podría reducir el riesgo de escalada.

La decisión de Biden de atacar solo en Siria y no en Irak, al menos por ahora, también le da al gobierno iraquí un respiro mientras lleva a cabo su propia investigación de un ataque del 15 de febrero que hirió a estadounidenses.

“Bajo la dirección del presidente (Joe) Biden, las fuerzas militares estadounidenses a principios de esta noche realizaron ataques aéreos contra la infraestructura utilizada por grupos militantes respaldados por Irán en el este de Siria”, dijo el portavoz del Pentágono, John Kirby, en un comunicado.

“El presidente Biden actuará para proteger al personal estadounidense y de la Coalición. Al mismo tiempo, hemos actuado de una manera deliberada que tiene como objetivo reducir la situación general tanto en el este de Siria como en Irak”, dijo Kirby.

Agregó que los ataques destruyeron múltiples instalaciones en un punto de control fronterizo utilizado por varios grupos militantes respaldados por Irán, incluidos Kata’ib Hezbollah (KH) y Kata’ib Sayyid al-Shuhada (KSS).

Un funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato, dijo que la decisión de llevar a cabo estos ataques estaba destinada a enviar una señal de que, si bien Estados Unidos quería castigar a las milicias, no quería que la situación se convirtiera en un conflicto mayor.

El funcionario agregó que a Biden se le presentó una gama de opciones y se eligió una de las respuestas más limitadas.

No quedó claro de inmediato qué daños se causaron y si hubo víctimas en el ataque estadounidense.

Los ataques militares estadounidenses en represalia han sido frecuentes en los últimos años.

Los ataques con cohetes contra posiciones estadounidenses en Irak tuvieron lugar mientras Washington y Teherán buscan una forma de regresar al acuerdo nuclear de 2015 abandonado por el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

No estaba claro cómo, o si, el ataque podría afectar los esfuerzos de Estados Unidos para convencer a Irán de que regrese a una negociación sobre la reanudación del cumplimiento del acuerdo por ambas partes.

En el ataque del 15 de febrero, los cohetes alcanzaron la base militar estadounidense ubicada en el Aeropuerto Internacional de Erbil en la región dirigida por los kurdos, matando a un contratista no estadounidense e hiriendo a varios contratistas estadounidenses y a un miembro del servicio estadounidense. Otra salva golpeó una base que albergaba a las fuerzas estadounidenses al norte de Bagdad días después, hiriendo al menos a un contratista.

Los cohetes alcanzaron la Zona Verde de Bagdad el lunes, que alberga la embajada de Estados Unidos y otras misiones diplomáticas.

A principios de esta semana, el grupo Kata’ib Hezbollah, uno de los principales grupos de milicias iraquíes alineados con Irán, negó cualquier papel en los ataques con cohetes.

Algunos funcionarios occidentales e iraquíes dicen que los ataques, a menudo reivindicados por grupos poco conocidos, están siendo llevados a cabo por militantes con vínculos con Kata’ib Hezbollah como una forma de que los aliados iraníes hostiguen a las fuerzas estadounidenses sin rendir cuentas.

Desde fines de 2019, Estados Unidos llevó a cabo ataques de alto perfil contra el grupo de milicias Kata’ib Hezbollah en Irak y Siria en respuesta a ataques a veces mortales con cohetes contra las fuerzas lideradas por Estados Unidos.

Bajo la administración Trump, la escalada avivó las tensiones, que culminó con el asesinato por parte de Estados Unidos del líder militar iraní Qassem Soleimani y un ataque con misiles balísticos iraníes de represalia contra las fuerzas estadounidenses en Irak el año pasado.

Haaretz menciona al menos una víctima iraquí. Ynetnews habla de un muerto y varios heridos.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí