Enlace Judío México e Israel – Hoy, el mundo se pinta de morado y con ello decido hablar desde mi lugar de privilegio. Llevo un año aprendiendo y enseñando acerca del movimiento feminista.

Y a lo largo de este año he comprendido la importancia de abrir espacios en donde quepa el cuestionamiento ya que es a través de él donde aprendemos, y también es este el que nos da la posibilidad de romper con los constructos sociales.

Abramos espacios en donde el objetivo sea cuestionar para reaprender, donde se pueda escuchar sin juzgar.

Porque ser feminista no solo es ir a la marcha o aportar económicamente con la pareja. Sino más bien, es apoyar y fomentar que la mujer pueda decidir libremente lo que quiera hacer con su cuerpo y con su vida.

Porque por sobre todas las cosas, esto ha logrado que estemos en donde estamos.

No esperemos a que esto se haga una realidad para apoyarlo, apoyémoslo para que se haga una realidad.

Basta a los campeones arrogantes y a las princesas indefensas. Eduquemos de otra forma y sobre todo, enseñemos a pensar, porque llega un punto en la vida en donde el argumento de “así crecí o así me educaron” caduca ya que como adultos nos toca cuestionar lo que somos y en lo que creemos.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.