avatar_default

Enlace Judío México e Israel – COVID-19 llegó al sur de California hace un año, un enemigo silencioso y ominoso que cambió aleatoriamente las vidas de pacientes jóvenes y viejos, fuertes y frágiles, listos o no.

Algunos sobrevivientes pueden recordar cada detalle de su enfermedad, mientras que otros dicen que los recuerdos de días pasados con un ventilador o en una neblina de fiebre son irrecuperables. La soledad era su constante y, a menudo, única compañera.

A continuación ofrecemos breves relatos de tres pacientes hospitalizados en Cedars-Sinai que lucharon y sobrevivieron al COVID-19.

Dos fueron diagnosticados en etapas tempranas en la pandemia, cuando los tratamientos eran escasos y experimentales. La tercera fue diagnosticada recientemente con el virus mientras se sometía a tratamiento para el cáncer de vesícula biliar.

Ross Grant, MD, es un médico de 42 años en Cedars-Sinai quien trató pacientes con COVID-19 antes de haberse contagiado. A pesar de tomar todas las precauciones disponibles al principio de la pandemia, sabía que tenía un alto riesgo de contraer el virus cuando los pacientes comenzaron a ingresar a la sala de emergencias, donde trabaja.

En febrero pasado, Ross se enfermó gravemente, pasó cuatro días en el hospital y un mes en casa recuperándose de los síntomas persistentes. Ahora está completamente recuperado, todavía trata a pacientes con COVID-19 y ha reanudado su régimen de ejercicio.

El científico informático Keith Miles, de 66 años, cuidó con ternura de su esposa cuando contrajo un caso leve del virus en abril. Se recuperó en casa; terminó con un ventilador en la UCI, luchando por su vida. Sobrevivió a un ataque cardíaco y recibió un tratamiento cardíaco experimental desarrollado en el Cedars-Sinai Smidt Heart Institute.

Como sobreviviente de COVID a largo plazo, Miles todavía lucha contra la fatiga, la dificultad para respirar y la confusión mental, pero ha vuelto al trabajo y es capaz de pedalear cinco millas continuas en bicicleta.

Vardanush Pilikyan, de 66 años, es diseñadora de ropa, sometiéndose a tratamientos de quimioterapia contra el cáncer. Luego, en enero de este año, tras el diagnóstico de COVID-19 y la enfermedad grave de su esposo, pasó cuatro días en una habitación de hotel con la esperanza de no contagiarse. Esperando sola en su hotel, se le acabó la suerte. Sin embargo, tuvo un caso bastante leve que duró 10 días, con pocos síntomas persistentes.

A pesar de las diferentes experiencias, todos estos sobrevivientes están de acuerdo en que el COVID-19 ha tenido un impacto duradero en sus vidas, tanto física como emocionalmente. Cada uno de ellos se siente agradecido por haber sobrevivido.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

avatar_default

EL CEDARS EN CIFRAS 116 años funcionando. 12 camas eran las únicas que había cuando el hospital comenzó a dar servicio. 1,120 camas son con las que dispone hoy día. 40 centros constituyen el complejo Centro Médico Cedars-Sinai. 1 millón de pacientes se atienden allí cada año. 4,500 médicos y enfermeras conforman la planta laboral. 1,500 proyectos de investigación se llevan a cabo en la institución. 12 especialidades, incluyendo cáncer y cirugía de corazón, son parte de la oferta del nosocomio.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí