avatar_default

Enlace Judío – En una columna publicada en el periódico israelí Haaretz, el periodista Ofer Aderet da a conocer el diario de Eva Nusenowicz, una joven polaca, sobreviviente del Holocausto de 20 años,que comenzó a escribir sobre su vida al final de la Segunda Guerra Mundial.

Había perdido a su madre y a su hermana y esperaba emigrar a Eretz Israel. “Nosotros, los judíos, aquí en suelo extranjero, el suelo empapado con la sangre de nuestros hermanos, esperamos con anhelo el momento en que podamos salir de aquí para ir a nuestra patria, a la tierra que aún no conocemos pero que ya amamos”, escribió.

“Mis pensamientos volaron lejos, muy lejos, a miles de kilómetros de aquí, a Eretz Israel, a una tierra que fluye con leche y miel”, continuó, y describió escenas del país que imaginó en su mente. “Paseo por las montañas, mirando a mi alrededor con asombro, y un minuto después me veía por encima de las aguas del río Jordán, y de pronto deambulaba por las románticas y estrechas callejuelas de la Ciudad Vieja de Jerusalén, y ahora he llegado al Muro de los Lamentos, y me pareció que viví hace mil años”, escribió.

Eva Nusenowicz, que cambiaría su nombre a Eva Livne, comenzó a escribir su diario en el campo de concentración de Bergen-Belsen, en Alemania, en julio de 1945 y lo terminó en el Kibutz Degania en 1947.

Durante 73 años no se lo mostró a nadie. Hace un año, poco antes de su muerte, su familia lo leyó por primera vez.

Eva sostiene una copia de "Mi pájaro de la suerte"al lado de su nuera y su nieta
Lilaj, Eva y Hana, con ejemplares de “Mi pájaro de la suerte”

Con su consentimiento, el diario de 90 páginas fue depositado en el archivo de la Casa de los Combatientes del Gueto, donde también fue traducido del polaco al hebreo.

“El diario me dio esperanza y me permitió ver los momentos más duros de la soledad como algo más tolerable, como parte de la vida”, comentó su nieta, Lilaj Pnina Livne.

“La escritura honesta me permitió tocar su delicada alma, encontrarme a mí misma en mi abuela, y me dio la sensación de no estar sola”, añadió.

Eva nació en 1926 en la antigua ciudad polaca de Piotrków Trybunalski. Su padre, Aryeh, importaba fruta y su madre, Pessia, era comerciante. Su hermana Renia nació tres años después.

Pero la familia se vio obligada a abandonar su hogar y trasladarse al gueto el 1 de noviembre de 1939, dos meses después de la ocupación nazi de Polonia. “Nos arrancaron de esa vida. La mayoría de mis amigas murieron gaseadas. Yo sobreviví. Pasé por un infierno. La gente fue fusilada ante mis ojos. Los niños fueron quemados ante mis ojos”, escribió en su diario.

Al principio, Eva, que entonces era una joven adolescente, siguió estudiando, asistiendo a clases clandestinas impartidas por maestros judíos a pequeños grupos, y también por un profesor polaco que le abrió su casa a ella y sus amigos judíos fuera del gueto. Para ir a las clases, tenían que quitarse la banda amarilla del brazo y salir a escondidas. “Las clases de filosofía y poesía con el profesor polaco le salvaron el alma”, expresó su nieta.

La familia Nusenowicz sobrevivió a las “aktions” que enviaron a 22,000 judíos de la zona a Treblinka. Por un año, fueron sometidos a trabajos forzados, clasificando los bienes judíos robados. Eva recordaba cómo uno de los trabajadores fue asesinado a tiros por robar un par de calcetines.

Posteriormente,fue llevada a limpiar las casas de los alemanes. Uno de ellos le ponía música clásica porque sabía que tocaba el piano. Este mismo alemán participó en la ejecución de 60 judíos en una sinagoga.

“Estuve cara a cara con la terrible, bárbara y caníbal guerra, expuesta a la muerte en todo momento. Dejé de ser yo misma. Solo en contadas ocasiones un poco de esperanza, un poco de fe, iluminaba mi alma”, escribió Eva.

Cuando el gueto fue liquidado, su padre fue enviado a trabajar a Czestochowa; de allí fue enviado a Buchenwald, junto con el futuro Gran Rabino de Israel, Yisrael Meir Lau. En octubre de 1944, Eva, su hermana y su madre fueron enviadas al campo de concentración para mujeres de Ravensbruck.

Páginas del diario de Eva Livne
Páginas del diario de Eva Livne.Crédito: Archivo del Kibutz Lojamei Hagetaot
Eva con su hermana y su madre
La hermana Renia, la madre Pesia y Eva, antes de la guerra. Crédito: Álbum de Eva Livne

“En el vagón de tren hay mucha gente y es sofocante. Los niños lloran. Las lágrimas se me atragantan en la garganta. ¿Qué pasará? Mi cabeza es un caos. ¿Debo saltar del vagón, escapar? ¿Dejar atrás a mi madre y a mi hermana, solas, rotas en espíritu y cuerpo, y huir? No. Mejor morir”, escribió sobre el viaje al campo.

Pero el sufrimiento en el vagón de ganado era solo un preludio de lo que le esperaba en el campo. “Días largos, brutales y terribles, llenos de horrores. Días de duro trabajo físico. Desde las tres de la mañana hasta las siete permanecíamos de pie para la inspección sin notar el paso del tiempo. Nuestros pies y manos se convertían en piedra, congelados. En cada inspección lloraba. Era más allá de lo que podía soportar”, escribió. “No podía acostumbrarme a esta vida. Cuando veía cómo mi madre y mi hermana se desvanecían y se marchitaban, sólo quería acostarme y no volver a levantarme”.

En enero de 1945, los prisioneros fueron transportados a Bergen-Belsen. “Nos pusieron en barracas sin literas. Nos dijeron que nos acostáramos en el suelo. 400 personas en una barraca. Nos caíamos unos encima de otros. La gente se sentía y moría como moscas. Los enfermos y los muertos yacían con sus ropas en el suelo sucio”.

Su madre era uno de los muertos. Antes de morir, le dijo a su hija: “Aguanta”. Su hermana murió poco después. “El sol brillaba, los pájaros cantaban… y Renia, una chica preciosa, se había ido. Era demasiado buena, demasiado sensible para esta vida cruel”, escribió Eva en el diario.

Eva con su padre
Renia con su padre León. Crédito: Álbum de Eva Livne

El 15 de abril, los británicos liberaron el campo.

“Estamos de pie para el recuento de la inspección, sin movernos, sin pensar, hambrientos, con sueño, helados hasta los huesos. Esperamos a la mujer de las SS… Pasan los segundos, los minutos, las horas. El silencio. Nadie viene”, escribió. “De pronto, desde lejos oímos un estruendo, un ruido, un tumulto. Escuchamos. ¿Qué es? Estamos asustados. ¿Quizá van a acabar con nosotros? Seguimos parados esperando. Y de pronto… ¡No podemos creer lo que ven nuestros ojos! En lugar de quedarse quietos, la gente empieza a correr, a besarse y a gritar. ¿Qué pasa? ¿Qué ha sucedido? Oigo fragmentos de frases: ‘No hay inspección. Las SS huyeron. Los ingleses están a pocos kilómetros'”.

Al principio, Eva casi se desmaya. “No podía creerlo. Luego me dejé llevar por la emoción y empecé a enloquecer. Bailé, reí y lloré. La gente no sabía qué hacer. Era como si nos hubiéramos salvado en el último momento de las fauces del león, de ahogarnos”.

En el campo de refugiados, una vez recuperada del tifus que había contraído, Eva empezó a pensar en el futuro. “Se me ocurrió una nueva idea. Eretz Israel. La tierra que fluía con leche y miel. La tierra que nos pertenecía desde tiempos inmemoriales”.

Sin embargo, la emoción de preparar la aliá se ve ensombrecida por los recuerdos. “En mis pensamientos vuelvo a los terribles y espantosos tiempos del campo y todo mi ser se llena de horror. Siento que pronto despertaré de un sueño maravilloso y que de nuevo escucharé el lamento desgarrador de la sirena que nos despierta para el recuento. Que de nuevo tendré que levantarme a las tres de la mañana, bajo la escarcha o el granizo o la lluvia o el viento, y quedarme congelado fuera durante tres, cuatro o cinco horas. Que de nuevo veré el rostro detestable del supervisor”.

Eva hizo aliá en 1947 con un grupo del movimiento de la Juventud Pionera Unida. Yona Livne, su futuro marido, también era parte del grupo. “Dejé el lugar en el que pensé que viviría toda mi vida. Me fui sin pena, sin dolor”, escribió. “No podía pensar solo en mí cuando nuestra tierra necesitaba ayuda, cuando me llamaba. No quería pensar en mi felicidad personal, en mi propia comodidad, cuando un pensamiento iluminaba mi camino: mi patria, mi tierra, para trabajar en ella, para construirla”.

“Después de la primera noche que dormí en el suelo de Eretz Israel, pensé que era un sueño, un espejismo. Herzl dijo: ‘Si lo quieres, no es un sueño’. Así fue para mí. Había un sueño, un deseo y luego todo se hizo realidad. Cuando empecé a respirar el aire de Eretz Israel, sentí una extraña conexión con esta tierra, una conexión de sangre, una conexión histórica que se remonta a varios miles de años. Y me sentí feliz”, escribió.

Una vez aquí, también dio rienda suelta a su ira contra otras naciones que no ofrecieron inmediatamente un hogar a los sobrevivientes. “¿No ha llegado el momento de resolver el problema judío? ¿Por qué nos odian tanto en todo el mundo? ¿Dónde está nuestro lugar? No nos dejan vivir en ningún sitio y tampoco quieren darnos un trozo de tierra. ¿No hay alguien valiente y honesto en todo el mundo que diga: ‘No, esto no puede seguir así’?”.

No podía entender cómo los líderes mundiales podían determinar el destino de los sobrevivientes del Holocausto judío sin haber vivido ellos mismos los horrores de la guerra. “Cuando leo en el periódico cómo se debate el problema judío en el gobierno inglés o en el estadounidense, discutiendo y discutiendo sin llegar a ninguna conclusión y posponiendo la solución cada vez más, no puedo sentir ni pensar”, escribió.

“Y entonces todo lo que veo son las escenas de Bergen-Belsen: las barracas donde los esqueletos de las personas yacen uno sobre otro en los sucios suelos. Los gemidos, los lamentos, las alucinaciones, el ‘no quiero vivir más. Denme veneno”. Y el humo de los cuerpos de los muertos que salía de las chimeneas de los crematorios día y noche”.

Eva con su esposo en el Kibutz Degania
Eva y Yona en el Kibutz Degania. Crédito: Álbum de Eva Livne

Dirigiéndose a los políticos, escribió: “Y por eso tienen razón. Porque ustedes no vivieron ni un solo día en Bergen-Belsen sin agua, sin pan. Ustedes que no estuvieron durante horas a la intemperie en el frío del día y de la noche. Cuyas almohadas no eran los cadáveres de sus madres, sus hijas, sus hermanas. No fueron devorados por piojos y otros bichos. Así que está bien que se sientan alrededor de las mesas a discutir y a dividir los cabellos y a debatir si dejarán entrar a la gente que ha sobrevivido milagrosamente al infierno a la tierra donde quieren vivir con todo su cuerpo y alma”.

Después de vivir en el Kibutz Degania, Eva y su marido se mudaron a Tel Aviv. Más tarde lo acompañó en misiones diplomáticas a Varsovia, Moscú y Praga, y trabajó como secretaria en la Oficina del Primer Ministro. Tuvieron dos hijos, Ahuva, que murió joven de cáncer, y Motti.

También tuvieron nietos y bisnietos. En los últimos años, Eva se reunió con su nuera, la escritora Hana Livne, y su nieta, Lilaj Pnina Livne, para grabar sus historias. Ella les habló de su diario, pero no quería que se tradujera hasta después de su muerte, comentó Lilaj.

Los encuentros condujeron al libro para niños en hebreo “Mi pájaro de la suerte”, escrito por su nuera en base a los relatos de Eva. Su nieta, coreógrafa y bailarina, creó un espectáculo que entrelaza episodios de la vida de Eva. Más tarde se presentó en Polonia e Israel.

Poco antes de su muerte, Eva aceptó que se publicara su diario. La traducción al hebreo se completó una semana después de su muerte, a los 94 años, en noviembre de 2020.

“Fuiste cruel con nosotros y más fuerte que nosotros. Tenías el poder en tu mano y nosotros éramos indefensos. Ganaste. Nosotros perdimos. Pero sobre las ruinas del infierno comenzaron a reunirse lentamente los restos. Restos de nuestras vidas, de nuestras propiedades, de nuestras familias”, escribió Eva. “Siempre nos perseguirás. Aparecerás cuando nos sintamos felices, cuando riamos, aparecerás por una fracción de segundo solo para molestarnos, para matar nuestra risa y el momento de alegría. Eres más fuerte que nosotros. Pero a pesar de todo, no nos rendiremos. La vida nos llama”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí