avatar_default

Enlace Judío México – Hablamos sobre los momentos más importantes en el desarrollo del estado judío y las situaciones históricas que llevaron a la Independencia de Israel. 

Aranza Gleason – Si tuviera que describir la historia de Israel con una sola frase pensaría en el nombre de la novela de Amos Oz: Una historia de amor y oscuridad. Creo que no hay términos más propicios que esos dos para hablar de una historia tan golpeada y un anhelo tan deseado. “Oscuridad” por el dolor y el pasado que esconde: los pogromos, las guerras, los atentados, los sacrificios, la muerte y el miedo. “Amor” porque esa es la razón de su existencia: el amor de los judíos a su tierra, a su pueblo y el deseo tan grande de supervivencia.

Las bases del sionismo existen desde que Roma conquistó el reino de Judea, exilió a la mayoría de los judíos y destruyó Jerusalén, su capital. Desde entonces, siempre hubo un anhelo de regresar a la tierra de nuestros antepasados y hacer florecer nuevamente la cultura judía en ella. Eso impulsó a grandes rabinos y pueblos enteros a regresar como Yehuda Halevi, Najmanides, los cabalistas del siglo XVI y los seguidores del Gaón de Vilna. Así como a quienes desde tiempos romanos y talmúdicos decidieron permanecer en la misma tierra. Sin embargo, no fue hasta la época moderna que la necesidad del regreso se hizo presente y la idea de un Estado judío en la tierra de Israel tomó forma como un proyecto bien definido, al que llamamos “sionista”. La razón primordialmente era que los judíos necesitaban una casa a la cual llegar y huir de las persecuciones que sufrían en estados como la Rusia zarista, Rumanía, Yemen y la Francia republicana, además se deseaba tener un Estado nación judío para poder tener un gobierno propio y un lugar que concentrará a la cultura judía como el resto de los pueblos ya habían logrado formar.

Construir un lugar así como el que tenemos hoy, fue el trabajo de cientos de miles de personas que estuvieron dispuestos a dar todo lo que tenían por el mismo sueño. A diferencia de otros países, el estado judío tuvo que ganarse el reconocimiento del mundo y luchar por su supervivencia para poder existir. Desde el inicio fue un proyecto que parecía imposible y que existió sólo gracias a la fuerza de voluntad y determinación de quienes participaron en él. En unos días festejamos Yom Haatzmaut, la Independencia de Israel y el nacimiento del Estado judío, para unirnos a la celebración queremos honrar la historia del Estado judío y hablar sobre los eventos clave que llevaron a su creación y desarrollo. Esperamos poder ilustrar el espíritu del momento que describimos y las razones de los hombres que decidieron tomar en sus manos una empresa tan grande. Esperemos les guste.

Momentos que llevaron a la construcción de Israel

I) Establecimiento de las primeras colonias judías en la tierra de Israel

El siglo XIX fue un siglo de cambios para los judíos. Los Estados nación en el mundo empiezan a existir y varios regímenes políticos por primera vez reconocen a los judíos como ciudadanos con derechos plenos e integrantes honorarios de las distintas naciones. Sin embargo, el antisemitismo en Europa seguía teniendo un carácter fuertemente marcado. Países como Rusia o Rumanía le prohibían a los judíos participar en ciertas actividades económicas y algunos de ellos incluso organizaban matanzas y persecuciones en los pueblos donde éstos vivían. La idea de que sólo un Estado nación judío con un territorio propio podía hacerle frente a las opresiones que se vivían en lugares como éstos era cada vez más popular entre los círculos intelectuales judíos. Al punto que empezaron a crearse grupos sionistas en todo el mundo que negociaron con el imperio otomano que fueron estableciendo colonias en la tierra de Israel y apoyaron largas migraciones de judíos europeos a estas regiones.

Magnates como Montefiore y Rotschild apoyaron dichos proyectos y para 1878 ya eran funcionales y existían en forma los primeros dos establecimientos judíos modernos en la tierra de Israel (Rosh Piná y Pétaj Tikvá). Mientras que para 1882 cuando el zar de Rusia organizó las olas de pogromos a lo largo de todo su imperio, el grupo Jovevei Tzión (los Amantes de Sión) tenía la suficiente infraestructura para llevar a cabo la primera inmigración masiva (aliyá) a la tierra de Israel. Llegaron decenas de miles de personas a estos lugares que apenas se creaban, era gente que no tenía nada que perder y estaba dispuesta a darlo todo por el territorio que por primera vez en su vida pudo llamar “casa.” Gente que venía de lugares abandonados y estaba dispuesta a trabajar la arena, irrigarla y hacer florecer el desierto.

Estos grupos existían a lo largo de todo el mundo y estaban apoyados por intelectuales y lideres políticos que escribían sobre el sionismo y lo difundían entre las comunidades. Hubo varios libros que plantearon el proyecto sionista, uno de los más importantes fue “Auto emancipación” de León Pinsker quien al ver la matanza en Odessa (1881) abandonó sus ideas integristas por promover la necesidad de un estado totalmente judío. Sin éste, nos dice Pinsker, el judío jamás estará protegido de las atrocidades y el odio que lo rodean, porque a donde quiera que vaya será extranjero. Odessa era una de las ciudades donde los judíos estaban mejor integrados en el mundo moderno; florecían cultural y económicamente y vivían a la par del resto de los habitantes, la gente incluso se sentía con la libertad de hablar yidish en la calle. Si esa integración tan plena a la sociedad no evitó que miles de judíos fueran asesinados y atacados por masas enardecidas, nada lo haría. Sólo un estado propio, un lugar donde el judío no fuera un extranjero podría lograrlo.

Libros como éste formaron el pensamiento político del sionismo, lo volvieron popular y activo en los grupos judíos. Sin embargo, el más conocido de todos fue “El estado judío” (1896) de Theodoro Herzl quien logró darle un carácter marcadamente internacional al movimiento. Un año después sería quien organizaría el primer congreso sionista internacional, lo cual le dio el título popular de “padre del sionismo” como se le conoce hoy en día. Sin embargo, sus ideas y propuestas fue el resultado de políticos y filósofos que llevaban años planteando y trabajando sobre el proyecto sionista. Para cuando se organiza ese primer congreso ya existen más de 15 años de militancia política ya hay colonias en la tierra de Israel y varios países que tienen en su interior organizaciones sionistas que promueven y apoyan la inmigración a la tierra de Israel en grupos judíos.

II) Primer congreso judío (1897)

Como mencionamos en 1897 se llevó a cabo el Primer Congreso Sionista internacional en la ciudad de Basilea, Suiza. Acudieron a él 200 delegados de organizaciones sionistas distintas que radicaban en 17 países distintos. Este congreso es de suma importancia, por un lado es una muestra del crecimiento exponencial que tuvo el movimiento y la fuerza que ostentaba. Por el otro eventos como éstos permitieron que los distintos grupos aislados sionistas se unieran en una red internacional y pudieran tener proyectos y trabajos conjuntos. Por ejemplo, en este primer congreso se formó la Organización Mundial Sionista (WZO por sus siglas en inglés) que apoyo el establecimiento de judíos en la tierra de Israel negociando con el imperio otomano, dando ayudas para las inmigraciones y enseñando técnicas de cultivo y trabajo a los nuevos inmigrantes para que los establecimientos judíos pudieran realmente crecer. Era esta organización la que decidía el rumbo que el movimiento sionista tomaría mundialmente. En tan sólo cinco años la Organización ya contaba con un fondo monetario propio (El Keren Kayemet) que le permitió a los sionistas separarse de los grandes filántropos, comprar tierras propias y hacer establecimientos del tamaño de cientos de hectáreas. Para 1921 ya contaban con más de 25,000 hectáreas y habían surgido organizaciones parecidas a la misma que también participaban del proyecto sionista como el Comité Sionista Americano que creó la ciudad de Afula. Sin dichas organizaciones un estado nacional judío jamás hubiera sido posible.

Además los congresos eran centros donde los lideres sionistas podían conocerse, fortalecerse como figuras y trabajar en conjunto. Figuras como Weissman y Jabotinsky atendían a ellos. En muchos sentidos estos eventos fueron el corazón y motor del sionismo en el mundo.

III) Nacionalismo turco y deportación de judíos en Jaffa

Cuando empezó el proyecto sionista no todo el que inmigraba a la tierra de Israel era necesariamente pro estatal o incluso sionista hubo mucha gente que vio en las nuevas colonias judías una oportunidad de crecimiento y un excelente lugar para vivir siendo judío. El sultán Abdülhamid II se había mostrado tolerante con los judíos y les permitía vivir en cualquier parte del imperio otomano. Muchos judíos incluso preferían radicar en Estambul por las oportunidades culturales y económicas que presentaban que dentro de los establecimientos judíos como tal.

Sin embargo a inicios del siglo XX las posturas nacionalistas turcas empezaron a tomar fuerza y surgieron grupos radicales que querían forzar al sultán a tomar posturas discriminatorias contra grupos étnicos que no eran turcos. En 1909 el Comité de Unión y Progreso, conocido como el grupo de Los Jóvenes Turcos, se reveló contra el gobierno e hizo abdicar al sultán colocando a su hermano como un títere y tomando el control absoluto del imperio. Este grupo quería que “los elementos no turcos del imperio fueran ‘turquificados’” y se encargó de orquestar el genocidio armenio y asirio entre los años de 1915 a 1923.

Era también un grupo marcadamente antisemita y empezó a tomar medidas contra los sionistas prohibiéndole la entrada al imperio a líderes políticos, periodistas y desincentivando la enseñanza del hebreo y las tradiciones judías. En diciembre de 1914 ejecutó lo que sería la expulsión de Jaffa, 6,000 judíos fueron retirados de sus propiedades y asentados en Alejandría, Egipto. Dichas acciones y las masacres hacia armenios que empezarían a ocurrir al año siguiente levantaron la sospecha de algunos grupos sionistas. Se empezó a temer un genocidio judío. Lo cual hizo que algunos grupos sionistas decidieran formar cuerpos de defensa armados y quisieran apoyar a Inglaterra en la I Guerra Mundial contra los otomanos. Así surgió la primera red de espionaje en la región y los primeros grupos de defensa sionistas.

IV) La legión judía. Primer cuerpo militar judío desde épocas romanas

Cuando estalló la primera guerra mundial, el imperio otomano era aliado de Austria y Alemania, mientras que Inglaterra que tenía varios protectorados en la región pertenecía al bando contrario. Los conflictos armados en Medio Oriente empezaron cuando grupos alemanes y otomanes atacaron la península del Sinaí tratando de asegurar el canal de Suez (enero 1915) terminó con el Armisticio de Mudros en 1918.

Durante ese tiempo los grupos sionistas se encontraron divididos frente a qué política tomar en la guerra. En la generalidad los judíos de la región eran profundamente pro alemanes y sentían agradecimiento con el imperio otomano, por ello buscaban mantenerse separados de los conflictos bélicos. Sin embargo, hubo sionistas que presenciaron el genocidio armenio en Estambul y habían estado en los campos de refugiados judíos en Alejandría; sabían que el gobierno otomano podría fácilmente tornarse en contra de los judíos como había hecho con los otros grupos. Entre ellos se encontraban Jabotinsky y Trumpledor ambos vieron la necesidad de crear cuerpos de defensa en Israel que pudieran hacerle frente al ejercito otomano en caso de necesidad. Además sabían que Inglaterra podía ganar la guerra haciéndose dueña de la región, en dicho caso los judíos podrían negociar con ella la creación del estado judío.

Cuando Trumpledor y Jabotinsky le ofrecen a Inglaterra formar un batallón judío que luche en Medio Oriente, Inglaterra se niega pues iba en contra de las leyes de la guerra que un ciudadano de un país enemigo luchará en tus filas. Lo que los lideres judíos proponen entonces es crear un cuerpo de asistencia que apoye al ejercito británico y crean el Cuerpo de Muleteros de Tzión, el primer cuerpo unicamente judío y con emblema judío en participar dentro de una guerra desde la rebelión de Bar Kojbá. Este cuerpo de lo que se encargaba era de llevar municiones y pertrechos con mulas a través de los campos de batalla, era una labor casi suicida. Su valentía destacó de entre los demás batallones y jugaron un papel sumamente importante en la batalla de Galipoli. Por lo cual el gobierno inglés impresionado por su valentía decidió permitirles crear un batallón judío y negoció con ellos la creación del estado judío en caso de ganar la guerra. Así nació la Legión Judía en agosto de 1917, que ayudó a vencer el ejercito otomano en la tierra de Israel.

V) Declaración Balfour. La construcción de un hogar judío

La rendición del imperio otomano frente a las fuerzas Aliadas no ocurrió sino hasta octubre 1918, sin embargo, previo a ese punto el imperio ya había cedido parte de sus tierras en la guerra y se habían hecho tratados de paz en ciertos frentes. En 1917 Inglaterra tenía el control de lo que hoy es Israel y Jordania. Por medio de la comunidad internacional se decide crear un protectorado inglés, en lo que un nuevo régimen político empieza. Ahí es cuando Inglaterra cumple su promesa y le permite a los judíos formar un nuevo estado en la tierra de Israel, conocida como Palestina. Cabe resaltar que lo mismo ocurrió con vario grupos árabes a los que Inglaterra también les da regiones. Por ejemplo, se cede Siria y Transjordania al jerife de la Meca, Lawrence de Arabia y se le da Jordania a la dinastía haschemíe.

La Declaración Balfour ocurre en este ambiente y fue una manifestación formal pública de gobierno inglés en el que se compromete a apoyar y fomentar la creación de “un hogar nacional judío” en la tierra de Israel. Se le permite a los judíos inmigrar sin limitación a dicha tierra. La formación del estado de Israel hubiera sido pacífica sin problemas si la Segunda Guerra Mundial y el surgimiento de los nacionalismos árabes no la hubieran interrumpido.

V) Pogromos en la tierra de Israel

A inicios de la década de los 20 empiezan a surgir movimientos árabes nacionalistas antijudíos que quieren apropiarse del protectorado inglés y sacar a los judíos de la tierra de Israel. Estos grupos se unen a través del Congreso Supremo Musulmán liderado por Amin – Hal Husayni (el Mufti de Jerusalén) quien exigió la expulsión de todos los judíos a lo largo del protectorado. En 1929 organizó masacres contra la población judía en varias zonas de la región, la más conocida fue la masacre de Hebrón, en la que grupos árabes aprovecharon el Shabat para entrar armados a casas de judíos y asesinar familias enteras. Más de 800 judíos tuvieron que abandonar sus casas y huir de la persecución que se había orquestado contra ellos.

Desde entonces las poblaciones judías empezaron a armarse y establecer fortines para protegerse de las subsecuentes persecuciones que siguieron a manos de los árabes. Entre ellas los ataques que hubo de 1936 a 1939 en lo que se conoció como la Revuelta Árabe

VI) Creación del estado judío

Cuando el conflicto árabe – judío estalla e Inglaterra se muestra incapaz de proteger a la población judía de las masacres organizadas contra la misma se empieza a hablar de acelerar el proceso de independencia y asumir un gobierno judío. La situación se exacerba cuando Inglaterra cede frente a las presiones árabes y prohíbe la inmigración de judíos a la tierra de Israel, incluso en tiempos en que el Holocausto ya había empezado en Alemania.

Se vuelve a replantear el proyecto sionista en la comunidad internacional y en 1937 se cambia la idea de ayudar a crear un estado judío en la tierra de Israel, por la creación de dos estados uno judío y uno árabe. Los sionistas desesperados por recibir a quienes huían del nazismo en Europa lo aceptaron, mientras que los árabes lo rechazaron pues querían expulsar a los judíos. Las negociaciones internacionales fueron detenidas hasta acabada la Segunda Guerra Mundial y no fue hasta 1947 que las Naciones Unidas vota por retirar las fuerzas armadas inglesas y reconoce la creación de dos estados en la región de Palestina, reconociendo al estado de Israel como miembro legítimo de la comunidad internacional.

Sin embargo, el estado árabe que iba a crearse nunca se creó debido a que los árabes de Palestina simplemente fueron anexados a Transjordania y Egipto que eran los países de la Liga Árabe que bordeaban Palestina. La Liga Árabe atacó al nuevo Estado Judío con intención de “aventarlos al mar” con un ejército conformado por cinco estados árabes (Transjordania, Egipto, Siria, Irak y Líbano). Si las fuerzas militares de Inglaterra se retiraron el 14 de mayo de 1948, día en que se proclamó la Independencia de Israel, las fuerzas militares de la Liga Árabe entraron a la mañana siguiente y el recién creado estado judío tuvo que luchar por su supervivencia, pues empezó lo que se conoce como la Guerra de Independencia. La primer guerra en el largo conflicto árabe- israelí.

avatar_default

Aranza Gleason se define a sí misma como una judía en el exilio. Nació con una raíz divida como su poeta favorita; busca y ama al judaísmo, pero como a los personajes que lee, éste, también se le escapa de las manos como el agua. Para hablar de Torá y mitzvot se basa en textos de rabinos ortodoxos, experiencias personales y clases a las que asistió. En cambio, para hablar de historia y cultura judaica trata de observar todo lo que hay; desde lo más hereje hasta lo más sagrado. Sabe que judaísmo encuentra en todos los rincones de la Tierra y se vive con todos los colores de la luz. Cuando escribe busca compartir y busca encontrarse. Espera profundamente que sus textos sirvan para que una persona descubra algo que le era desconocido y lo disfrute.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí