Enlace Judío.- Liberan a un hombre que golpeó salvajemente y asesinó a Sarah Halimi, una anciana judía, mientras gritaba “Allahu akbar” porque estaba drogado. Otro hombre en Francia recibió recientemente una sentencia de prisión por matar a un perro.

Todo en este caso es desgarrador.

El destino de una maestra de jardín de infancia jubilada, golpeada y luego arrojada por una ventana.

La evasión sobre si un asesinato cometido con gritos de “¡He matado al diablo!” fue o no fue un acto antisemita.

El silencio de los grupos feministas que suelen hacer una labor tan notable en apoyo de las mujeres maltratadas y las víctimas de abusos domésticos, pero que no tuvieron nada que decir sobre este caso.

La decisión del tribunal de apelación de diciembre de 2020, confirmada por el alto tribunal el 17 de abril, de que Kobili Traoré, el asesino, cuyo historial criminal contiene 20 condenas, estaba, en este caso, superado por un episodio de delirio y, por lo tanto, no podía ser considerado responsable penalmente, publicó BHL en Au fil des jours.

Por no hablar de las buenas almas que, percibiendo claramente que los tribunales han hablado, pero no se ha hecho justicia, no dejan de repetir que “comprenden los sentimientos de la comunidad judía”, como si fuera ésta, y no la nación francesa en su conjunto, la que tuviera motivos para sentirse engañada por un juicio que se ha celebrado con prisa, imposibilitando el cierre.

Ante esta derrota jurídica y moral, propongo tres observaciones.

En primer lugar, dado que los jueces son mortales ordinarios, sujetos a prejuicios, errores de juicio e incluso a la emoción, no es inapropiado, en contra de las omnipresentes afirmaciones de lo contrario, “comentar una decisión judicial”.

De hecho, el descarrilamiento infligido por el alto tribunal es repugnante.

En efecto, vivimos en un país, Francia, en el que un hombre que tira a su perro desde su cuarto piso es condenado a un año de prisión, mientras que si asesina a una anciana judía, puede no tener ninguna consecuencia.

De hecho, es preocupante saber que el asesino, que no tenía antecedentes de problemas psiquiátricos, que no sufría ni sufre ninguna patología y que, desde su hospitalización, no ha recibido ninguna medicación, recuperará pronto su libertad.

Y no, no es inoportuno preocuparse por el estado de un sistema judicial que, con demasiada frecuencia, es prisionero de la cultura de la excusa: En Sarcelles, asistimos a la incapacidad de llamar por su nombre al acto de un individuo armado con un cuchillo que atacó a tres personas que salían de una sinagoga con kipá.

En segundo lugar, es cierto que el alto tribunal está encargado de juzgar no el fondo sino la forma jurídica de los casos que se le presentan.

Pero esto no significa que el tribunal esté formado por robots.

No es cierto, como se ha repetido sin cesar en un acto de masoquismo desconcertante, que su papel deba limitarse a verificar la conformidad de una decisión judicial con el estado actual del derecho.

El alto tribunal podría haber hecho perfectamente aquí lo que hace todo el año y haber ido más allá de una estrecha interpretación de los estatutos. Tenía derecho a comentar el silencio de un estatuto que no distingue entre un “episodio de delirio” y la “locura”. En otras palabras, podría haber planteado la cuestión de la vaguedad de la ley y, deseoso de no confundir la irresponsabilidad jurídica con la impunidad moral, decidió lo siguiente:

“Ciertamente no juzgamos a los enfermos mentales, pues se entiende que alguien cuyo juicio está afectado por la locura no es legalmente responsable, pero ¿qué pasa con alguien que no está loco? ¿Qué pasa con un yihadista que toma Captagon, una anfetamina para armarse de valor y llevar a cabo un acto terrorista? ¿Qué pasa con un sujeto que, al ingerir una sustancia conocida por disminuir las inhibiciones, contribuye él mismo a su perturbación neuropsicológica?”

Con ello, el alto tribunal habría devuelto al acusado a un nuevo juez de instrucción que probablemente habría recomendado un nuevo juicio.

Y al hacerlo, repito, habría hecho lo que hace siempre, algo conocido como “jurisprudencia”. Lo hace cuando interviene, a través de sus dictámenes, en el derecho laboral; lo hace cuando recomienda la modificación de las condiciones de trabajo por cuenta propia de los conductores de Uber; es una fuente creativa de derecho cuando examina las grandes infracciones financieras, como el blanqueo de capitales. ¿Por qué no iba a tomar la iniciativa ante el claro riesgo de confusión jurídica -y, por tanto, de injusticia- presente en este caso?

En tercer lugar, cuando un estatuto es defectuoso o inadecuado, o cuando ya no conduce a decisiones sabias, es la marca de la grandeza de una democracia asumir la tarea de reelaborarlo.

Y por eso, ante el aumento de los actos antisemitas que todo el mundo está de acuerdo en que a menudo no son más que, por definición, “delirios”, fruto de “episodios de delirio” y “alteración del juicio”, corresponde al poder legislativo iniciar el debate para dar al poder judicial -y al pueblo soberano- lo que necesita para no tener que pasar la pelota a los psiquiatras.

Eso es lo que ha propuesto el presidente Macron.

Es lo que sugiere el portavoz del gobierno, Gabriel Attal, cuando declara que el consumo de drogas no debe ser una licencia para matar.

Y eso es lo que piensan algunos diputados y senadores al proponer una aclaración del artículo 122¬1 del código penal para distinguir entre las distintas causas de alteración del juicio que conducen a un delito.

Para ello, ¿es necesaria la modificación estatutaria que pretende el fiscal general de Francia para “restablecer la confianza en el sistema judicial”?

¿O la gravedad de lo que está en juego, la necesidad imperiosa de responder a los actos de asesinos antisemitas y racistas, incluso intoxicados por las drogas, o de líderes de sectas identitarias, o de imanes salafistas, exigen una nueva legislación específica?

Me inclino por la segunda solución.

Y, aunque la nueva legislación no permita hacer justicia a posteriori a la víctima de este último crimen de odio, sugiero llamarla Ley Sarah Halimi.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

 


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.