avatar_default

Enlace Judío.- Una comunidad judía ultraortodoxa en el barrio Guiv’á Tzorfatit de Jerusalén quedó conmocionada el domingo después de que, según informes, un miembro prominente de la comunidad fuera denunciado como misionero cristiano encubierto.

La familia recibió apoyo de la comunidad ultraortodoxa cuando la madre murió de cáncer. El padre trabajaba como escriba y mohel. Los investigadores dicen que fingieron ser judíos para mudarse a Israel.

Beyneynu, una organización sin fines de lucro que monitorea la actividad misionera en Israel, dijo el domingo que había estado “investigando el caso de un misionero encubierto en Guiv’á Tzorfatit durante muchos años”, pero había actuado para exponerlo ahora “debido a que uno de los hijos del misionero hizo proselitismo en el colegio”, publicó The Times of Israel.

Los medios hebreos dijeron que el hombre, no identificado públicamente, se había hecho pasar por rabino y kohen (sacerdote) y trabajaba como escriba y mohel, realizando circuncisiones rituales.

Sin embargo, se descubrió que la familia en realidad no era judía, sino una familia cristiana de Nueva Jersey en los EE. UU. y, según los informes, había falsificado documentos para demostrar que eran judíos para poder emigrar a Israel bajo la Ley del Retorno.

“Confiamos en que los líderes judíos actuarán enérgicamente contra esta amenaza y pondrán rápidamente en marcha medidas de protección para proteger a la comunidad judía”, dijo Beyneynu.

El sitio web ultraortodoxo Behadrei Haredim informó que cuando la esposa del hombre recientemente fallecida se enfermó de cáncer hace varios años, les contó a sus amigos algunas cosas que no tenían sentido para ellos y desencadenó la investigación.

Según los informes, la esposa había afirmado falsamente ser hija de sobrevivientes del Holocausto.

Los investigadores descubrieron que los padres de la familia en Estados Unidos no eran judíos y estaban publicando material misionero en las redes sociales, dijo el periódico. El difunto padre del hombre fue enterrado en un cementerio no judío. Un obituario lo identificó como miembro de la Iglesia Menonita de la Amistad.

Beyneynu dijo que había “tenido mucho cuidado al verificar cada pieza de evidencia antes de exponer este caso al público”, pero no detalló las pruebas.

“Hasta ahora lo mantuvimos en silencio porque no queríamos que el padre se mudara a otro vecindario (para continuar con su trabajo) ya que queríamos trabajar para que se le revocara la ciudadanía”, Yoni Kayman, miembro de la comunidad involucrado en la investigación, dijo Behadrei Haredim.

Yoni Kayman (captura de pantalla / Canal 13)

Kayman dijo que el padre también había comenzado recientemente a tratar de deshacerse de las evidencias, borrando cosas en las redes sociales, y había dejado de enviar a sus hijas a la escuela religiosa local, por lo que decidieron informar a la comunidad de sus actividades.

Las noticias del Canal 13 transmiten clips de 2011 del padre hablando en la televisión estadounidense, reconociendo a Jesús como el Mesías.

En declaraciones al Canal 13, el hombre negó que estuviera trabajando como misionero cristiano encubierto.

“Es una mentira, nací judío”, dijo. Sin embargo, reconoció haber trabajado como misionero hace siete u ocho años, pero dijo que se había “arrepentido”.

Los miembros de la comunidad expresaron conmoción, notando cuán involucrada estaba la familia y el hecho de que después de la muerte de la esposa, la comunidad estableció un fondo para la familia y había estado ayudando a mantenerlos.

“La familia se veía completamente ultraortodoxa, él tenía barba larga y sombrero, los niños tenían rizos laterales, las niñas iban a las escuelas de Beis Yaakov”, dijo Kayman al Canal 13.

“Durante cinco años los hemos estado apoyando, pagando sus víveres, autobuses escolares, todo, y nos engañaron”, dijo.

Israel disfruta del vigoroso apoyo de los movimientos evangélicos cristianos en los Estados Unidos, pero mantiene a raya el trabajo misionero en Tierra Santa.

Si bien la ley israelí solo prohíbe expresamente la entrega de dinero o regalos para fomentar la conversión a otra religión, las actividades misioneras, en general, son supervisadas de cerca por las autoridades y son ofensivas para muchos israelíes.

La ley también prohíbe “la actividad misionera o proselitista dirigida a menores sin el permiso de sus padres”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

  1. no importa como llegamos a este momento de la historia, solo importa como vamos a seguir en adelante unidos como un solo pueblo, en el caso de algiunios de nosotros asimilados por familia pero de corazon totalmente JUDIO.
    SHALOM LE KULAM AM ISRAEL CHAY

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí