avatar_default

Enlace Judío México e Israel / Rab. Mordechai Kamenetzky – Espías. La palabra invoca imágenes de personas seguras de sí mismas que están dispuestas a arriesgar sus vidas en nombre de su país. Antes de que los Hijos de Israel entraran en Canaán, Moshé envió espías que debían ser de esa clase. La Torá los describe como “hombres de carácter, de calidad y de buen nombre”. (Números 13:3)

Pero no eran los hombres seguros de sí mismos que se creía que eran. Fracasaron en su misión. No sólo informaron de lo que vieron, sino que editorializaron. Inculcaron a la nación un profundo temor al futuro, afirmando que el D-os que los redimió de Egipto, partió el mar y los sostuvo milagrosamente en un desierto vacío, sería humillado por los gigantes que encontrarían en su conquista de Canaán.

Informaron al pueblo: (Números 13:33) “Vimos a los hijos de los gigantes, nos sentimos a nuestros ojos como saltamontes al lado de ellos, y así nos consideraron a sus ojos”.

El Talmud (Sotah 35a) discute si los espías realmente les oyeron decir que veían saltamontes como hombres en su presencia o sólo lo imaginaron.

¿Qué relevancia tiene relatar lo que pudieron decir los gigantes o cómo percibieron a los espías? La idea principal de la historia es mostrar la falta de fe en el Todopoderoso y su autoevaluación sin espíritu, no la percepción de los demás.

Quizás la Torá, al repetir las palabras de los gigantes y las percepciones de los espías, nos está enseñando una lección sobre el comportamiento y las emociones humanas.

La Torá está relatando la historia de los meraglim (espías), pero nos deja un mensaje de autoestima. En el momento en que uno se ve a sí mismo como un saltamontes a los ojos de los demás, así es como lo ven ellos.

Los espías afirmaron que se sentían como saltamontes, y luego añadieron: “y así es exactamente como nos veían”.

Su adición puede no haber tenido relevancia para su misión, pero sí para la nuestra. Tal vez si los espías hubieran tenido la confianza de la victoria y una fe fuerte en el Todopoderoso, se habrían visto a sí mismos como soldados hábiles que tenían la capacidad de derrotar a cualquier gigante. Sólo cuando retrocedieron con miedo y temblor fueron vistos como pequeños bichos.

La bendición de Levítico 26:8 de que “cinco de vosotros (israelitas) perseguirán a cien”, se aplica sólo cuando el espíritu de Hashem está con nosotros. Sin él, no tenemos visión.

Cuando nos vemos a nosotros mismos con orgullo y capacidad, ¡entonces también somos gigantes! Pero cuando nos miramos con inseguridad irracional y falta de fe, entonces oímos a nuestros adversarios llamarnos insectos. Para sentirte un gigante debes tener la visión de uno. No puedes tener la visión de un gigante cuando tienes los ojos de un insecto.

Fuente: torah.org

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


2 COMENTARIOS

  1. Estimada Sefora, o Feigue o Féiguele. “Los nombres –dice mi maestro– cuando están equivocados o dichos a la ligera, pueden llevarnos a concluisones equivocadas”. En el caso de los “espías”, el nombre “espía” puede llevarnos a pensar en seres malévolos cuyo trabajo es no sólo misterioso y oculto, sino que obedece a intenciones perversas. Nada más alejado de lo que nos cuenta la Torá. Pero ya sabes lo que dicen, “traductor = traidor” y quienes han traducido “meraglim” por “espías” son exactamente eso, traidores al lenguaje. Los meraglim no son “espías”, son “scouts” y su misión es “explorar” (no espiar). Y en este caso se trata de los Príncipes de las Tribus de Am Israel.
    Lo siento por tu fuente, Torah.org.
    Saludos cordiales.

  2. Es hermosa la concepción que la Palabra de Dios da a nosotros el tener fe en nosotros mismos. Pero yo noto que según La Santa Palabra de Dios. Solamente dos tuvieron valor y fueron los que entraron a la tierra Prometida. Eso es de Gran Relevancia para todos los tiempos y personas que creemos en un Dios Grande Todopoderoso

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí