Enlace Judío – Israel llegó a mitad de año con una actividad epidémica de COVID-19 bajísima que demostró su eficacia en el combate a la enfermedad, pero hace unos días los contagios comenzaron a aumentar.

Debido a los bajos números de la actividad epidémica que se habían presentado en Israel en semanas recientes, gracias a su éxito en la campaña de vacunación de la mayoría de sus adultos, el país eliminó este mes casi todas las restricciones en materia de COVID-19.

Según datos del gobierno israelí, 5,517,209 millones de israelíes se han vacunado con una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech, mientras que 5,153,966 tienen el esquema completo.

Entre los mayores de 40 años en adelante en Israel, las tasas de vacunación con las dos dosis son superiores al 80%, siendo aún mayores entre aquellos de 70 a 90 años.

No obstante, continúan vigentes restricciones en materia de ingreso y salida del país, tanto para ciudadanos como para extranjeros, aunque estas no han sido acatadas a cabalidad por algunos, una indisciplina usual que se ha registrado por meses.

Israel ha dado especial importancia a las restricciones en materia de viaje, sobre todo desde inicios de año, como un mecanismo para evitar el ingreso de nuevas variantes de coronavirus a su territorio.


Brotes en escuelas

El 15 de junio para Israel fue una fecha simbólica de su triunfo contra la pandemia al anularse ese día el uso obligatorio de cubrebocas en áreas cerradas en el país. Pero casi inmediatamente esto vino a empañarse.

Las señales de alerta llegaron cuando esa misma semana se registraron más de 10 contagios en una escuela de Modi’in-Maccabim-Reut y posteriormente el sábado 19 de junio cuando se registraron contagios en más de 40 alumnos de una escuela en Binyamina.

Entre algunos miembros del personal académico también se confirmaron contagios pese a estar vacunados contra COVID-19.

El Ministerio de Salud también llegó a ordenar el domingo 20 de junio una cuarentena obligatoria a todos los asistentes a un evento en el norte de Israel luego de que se identificó un contagiado.

No obstante, la dependencia se retractó el mismo día y descartó la necesidad de las cuarentenas para los participantes vacunados.

Luego de confirmarse las decenas de contagios en ambas escuelas, el Ministerio de Salud ordenó el uso obligatorio de cubrebocas en las escuelas de Modi’in-Maccabim-Reut y Binyamina como medida preventiva.

La dependencia también respondió recomendando desde el 21 de junio efusivamente a los padres de familia a llevar a vacunar a sus hijos y lanzando una campaña de información al respecto, lo que significó un viraje a su política original.

Hasta ahora, la vacunación para este sector etario, que comenzó en Israel a inicios de mes, se había mantenido abierta de manera libre a elección de los padres sin mayor impulso para su realización.

Las solicitudes para vacunación de menores de 12 a 15 años en los servicios de salud aumentaron considerablemente tras los brotes en las escuelas y las recomendaciones del Ministerio de Salud.

El servicio de salud Leumit reportó que entre el lunes y el domingo se registraron 400 citas para vacunación, cuando el promedio por día en la última semana era de 50.

Se estima que la población de entre 12 a 15 años en Israel es de alrededor de 600,000. El ciclo escolar para las escuelas de educación básica en Israel culmina en este mes de junio, algo que se espera que contribuya a frenar la propagación.

A inicios de esta semana, según datos citados por el periódico Haaretz, solo el 4% de los menores de entre 12 a 15 años habían sido vacunados contra COVID-19.

De registrar entre 3 a 31 contagios como máximo en las primeras dos semanas de junio, para la tercera semana, cuando se reportó el primer brote en Modi’in-Maccabim-Reut, se dio un salto de hasta 49, para esta cuarta semana llegar a los 169.

Por 4 días consecutivos en esta última semana de junio se han presentado más de 100 contagios al día, una cifra no vista desde el mes de abril en Israel.

La curva epidémica en Israel desde finales de mayo hasta el 24 de junio.

La variante Delta gana terreno en Israel

La mayoría de los nuevos contagios se han focalizado entre menores de edad aún no vacunados contra COVID-19, aunque también se ha confirmado un número menor entre adultos vacunados.

El dato debe ser tomado en consideración al saberse de antemano que el COVID-19 es notablemente más tenue en sus síntomas entre los más jóvenes y ante el hecho de que la mayoría de los adultos en Israel, susceptibles a agravarse con mayor edad, están vacunados.

Los pacientes graves por COVID-19, aunque con un ligero repunte en días recientes, continúan a niveles muy bajos: apenas 26 y 18 de ellos intubados a ventilación mecánica.

Desde las autoridades de salud de Israel se ha estimado que alrededor del 70% de los nuevos contagios serían resultado de la variante Delta de coronavirus, reportó el Canal 12.

Se estima que la variante Delta, también conocida coloquialmente como la variante india, es más contagiosa que otras variantes conocidas.

Si la variante Delta es la dominante en este repunte, la variante Alfa, conocida como la variante británica, lo fue durante la considerada tercera ola de COVID-19 en Israel en el invierno pasado.

No obstante, un estudio reciente indicó que la vacuna de Pfizer-BioNTech, la única usada en Israel, es altamente efectiva contra la variante Delta, si bien solo tras las 2 dosis y en un relativo menor grado que frente a otras variantes.

En el caso de Modi’in-Maccabim-Reut se investigó si el brote pudo haber sido causado por una persona que viajó al extranjero y a su regreso no acató las medidas de cuarentena.

Funcionarios israelíes han ligado el origen de estos brotes a esta última posibilidad: personas que regresaron contagiados de un viaje al extranjero, no acataron las medidas de cuarentena y entraron en contacto con menores de edad no vacunados.

El brote de contagios llevó a cambiar el semáforo epidemiológico en ambas localidades. En Binyamina cambió de verde a rojo y en Modi’in-Maccabim-Reut de verde a amarillo, según los datos del Ministerio de Salud de este 24 de junio.

Todas las localidades en Israel fueron declaradas verde en mayo pasado. La mayoría cuentan con menos de 15 contagios activos o ninguno en absoluto.


La reacción del gobierno israelí

El gobierno de Naftali Bennett ha actuado con presteza y decidió restablecer el gabinete especial de coronavirus, reimponer el uso de cubrebocas en el Aeropuerto BenGurión, cruces fronterizos e instalaciones médicas, aumentar el número de pruebas de detección en el Aeropuerto Ben-Gurión y reforzar la vigilancia de cuarentenas.

En el tintero quedan aún propuestas para reimponer a nivel general el uso de cubrebocas en áreas cerradas e imponer multas significativas contra aquellos que viajes a países considerados de riesgo por Israel.

A los israelíes vacunados que regresan del extranjero no se les exige una cuarentena, salvo que lleguen de los países que Israel considera de riesgo.

Los países considerados por Israel como de riesgo máximo por COVID-19 son México, Argentina, Brasil, Sudáfrica, India y Rusia. Los israelíes tienen prohibido viajar ahí, aunque sin sanciones expresas aún.

Mientras que bajo el radar se encuentran Emiratos Árabes Unidos, Uganda, Uruguay, Seychelles, Etiopía, Bolivia, Maldivas, Namibia, Nepal, Paraguay, Chile, Colombia, Costa Rica y Túnez.

La recomendación de vacunación en menores por el Ministerio de Salud fue enfatizada por Bennett, quien instó a los padres a hacer oídos sordos a fake news sobre el biológico y llevar a vacunar lo más pronto posible a sus menores de entre 12 a 15.

Bennett aseguró que su gobierno ha decidido tratar a este aumento de contagios, aunque menor aún, como un nuevo brote de coronavirus en el país.

Advirtiendo sobre la contagiosidad asociada a la variante Delta, Bennett instó a todos los israelíes a evitar todo viaje no esencial, como por motivo de vacaciones, hacia el extranjero.

Pese al aumento en los contagios, Levy considera que es aún muy apresurado llamarlo una cuarta ola de COVID-19 en Israel.

El gobierno ha advertido que si el aumento de contagios llega a sostenerse a más de 100 a lo largo de una semana, se reimpondrá oficialmente el uso obligatorio de cubrebocas en interiores.

Bennett ha manifestado su deseo de frenar a toda costa la propagación de contagios en Israel tratando de afectar lo menos posible la rutina en Israel, sin necesidad de nuevos cierres.

El Ministerio de Salud aprobó el miércoles multas de 1,500 dólares para los adultos que infrinjan una cuarentena si es que tienen un menor de 12 años a cargo.

Asimismo, ha determinado que un funcionario del sector salud tiene la facultad para ordenar una cuarentena a alguien vacunado o recuperado si es que estuvo en contacto con alguien infectado con una variante de preocupación.

El gobierno de Israel también decidió posponer para agosto el ingreso de turistas vacunados al país, planeado originalmente para el 1 de julio.

No obstante, aún se permitirá el ingreso de grupos de turistas vacunados de ciertos países bajo estrictas restricciones.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío