Enlace Judío – El primer ministro, Naftali Bennett y el canciller israelí, Yair Lapid expresaron este sábado su oposición a la reapertura del consulado estadounidense para los palestinos en Jerusalén Este, informó The Times of Israel.

En una conferencia de prensa para celebrar la aprobación del presupuesto estatal para 2021-2022, Bennett subrayó que “no hay lugar para un consulado estadounidense que sirva a los palestinos en Jerusalén.”

El mandatario explicó que este mensaje fue transmitido a Washington “por mí y por el ministro de Exteriores, Yair Lapid”.

“Hemos expresado nuestra posición de manera consistente, tranquila y sin drama, y espero que se entienda. Jerusalén es la capital de Israel únicamente”, destacó Bennett.

Lapid añadió que “si los estadounidenses quieren abrir un consulado en Ramallah no tenemos ningún problema”. Pero “la soberanía en Jerusalén pertenece a un solo país: Israel”.

“No es una cuestión de política. Es una objeción israelí de principios para la apertura de un consulado en Jerusalén. Ya hay una embajada estadounidense [aquí]”.

El mes pasado, un alto funcionario del Departamento de Estado norteamericano dijo a la Cámara del Senado que el permiso de Israel sería necesario antes de que Estados Unidos reabra su consulado en Jerusalén para atender a los palestinos.

El presidente estadounidense, Joe Biden, se ha comprometido a reabrir el consulado, pero la cuestión ha sido un punto de fricción entre Israel y Estados Unidos, así como entre algunos miembros del Congreso. El consulado fue cerrado por el entonces presidente estadounidense, Donald Trump, en 2019, y su personal se integró a la embajada de Estados Unidos con su traslado a Jerusalén.

Durante una conferencia de prensa junto a Lapid en Washington hace dos semanas, el Secretario de Estado de EE.UU. Antony Blinken reiteró la intención de la administración Biden de implementar el plan. “Como dije en mayo, seguiremos adelante con el proceso de apertura de un consulado como parte de la profundización de relaciones con los palestinos”, dijo.

A puerta cerrada, Lapid habría advertido a Blinken de que la medida podría hacer caer el gobierno de coalición.

El sábado, Lapid también fue preguntado acerca de las afirmaciones contradictorias procedentes de Israel y Estados Unidos sobre si Jerusalén había notificado a Washington con anticipación su decisión de designar a 6 ONG palestinas como organizaciones terroristas el mes pasado.

Israel alega que los grupos operan efectivamente como un brazo del grupo terrorista Frente Popular para la Liberación de Palestina, una afirmación a la que la comunidad internacional ha reaccionado con escepticismo.

Lapid reiteró que EE.UU. fue notificado y especificó que el Departamento de Estado fue puesto al tanto del proceso de recopilación de datos. “Es incorrecto que no se les haya informado”, subrayó.

Esto contradice los comentarios del portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price.

“Entiendo que se dijeron algunas cosas justo después del anuncio”, dijo Lapid, “pero en general coincidimos con los estadounidenses, y ellos están conscientes de ello”.

“La semana pasada, representantes de la cancillería israelí presentaron el material los senadores y congresistas de los distintos paneles. Creo que hay un entendimiento hacia este paso y la información que hay detrás”, concluyó.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico