Enlace Judío – Hay indicios de que las personas con 3 dosis de vacuna contra COVID-19, dentro de los 6 meses posteriores al refuerzo, están protegidos contra la variante Ómicron, dijo este martes el ministro de Salud, Nitzan Horowitz, luego de que se han identificado 4 casos en Israel, informó The Jerusalem Post.

“En los próximos días tendremos información más precisa sobre la eficacia de la vacuna contra Ómicron, pero ya hay margen para el optimismo, y hay indicios iniciales de que quienes estén vacunados con una vacuna aún válida o con un refuerzo, también lo harán estar protegido de esta variante”, dijo Horowitz en una visita al Centro Médico Soroka en Be’er Sheba con el ministro de Finanzas, Avigdor Liberman.

“La vacuna es realmente crucial en este momento”, dijo también Horowitz. “Cualquiera que esté expuesto a la variante sin una vacuna se expondrá a un riesgo innecesario”.

Por su parte, la jefa de Servicios de Salud Pública del Ministerio de Salud, Sharon Alroy Preis, dijo que los primeros datos sobre la eficacia de las vacunas contra Ómicron estarán disponibles durante el transcurso del día.

“La mayor preocupación para nosotros es la rápida propagación de esta variante en Sudáfrica“, dijo al Comité de Asuntos Exteriores de la Knéset, describiendo cómo los casos diarios allí aumentaron de 200 casos a 2,000 casos en diez días.

“Por lo que escuchamos, los vacunados no tienen síntomas significativos, es una enfermedad leve, pero por ahora esta es información preliminar”, anotó Alroy Preis. “Hoy estarán los primeros datos sobre la eficacia de la vacuna”.

La funcionaria explicó la necesidad de emplear el sistema de rastreo del Shin Bet para ubicar a aquellos que estaban en contacto con personas infectadas con la variante o que se sospechaba que estaban infectadas con la variante.

“El sistema Shin Bet es una de nuestras herramientas para identificar e interrumpir las cadenas de transmisión”, dijo. “El tiempo que nos ha comprado nos está ayudando a vacunar a la población y conseguir que nuestros ciudadanos estén en una situación más protegida”.

Hasta el martes por la mañana, la tecnología se había utilizado para rastrear los contactos de 13 personas, dos infectadas con Ómicron y 11 posiblemente infectadas. Se identificaron 186 personas, de las cuales 42 se consideran sospechosas de estar infectadas.

Para verificar su situación, deben someterse a una prueba de coronavirus y, si se encuentran positivos, los resultados deben someterse a una secuenciación genética para verificar si son portadores de la variante o no.

Si el número de personas a las que realizar un seguimiento aumenta a unos pocos cientos, señaló, ya no habrá forma de utilizar la tecnología de seguimiento.

Más tarde ese mismo día, se confirmó que dos médicos del Centro Médico Sheba sospechosos de haber contraído la variante estaban efectivamente infectados con Ómicron. Mientras tanto, el número de casos nuevos en Israel se mantiene estable.

El lunes se identificaron exactamente 636 nuevos portadores del virus, una semana antes eran 716. El total de casos activos el martes se situó en 5,600, después de subir a alrededor de 7,000 en los días anteriores.

Además, había 117 pacientes en estado grave, el número más bajo desde julio.

Finalmente, la tasa R, que mide cuántas personas infecta cada portador del virus, disminuyó ligeramente el martes cuando se situó en 1.03. En días anteriores había llegado a 1,09. Cuando la R es superior a 1, se considera que la enfermedad se está propagando.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío