Enlace Judío México e Israel – En honor al Día Internacional del Holocausto honramos la memoria y obra de cuatro escritores judíos que narraron sus vivencias durante esta tragedia y nos abren una ventana, pera entender mejor ese pasado tan terrible.

Primo Levi (1919 – 1987)

Primo Levi es de los intelectuales judíos más importantes en cuanto a narraciones del Holocausto se refiere. Fue de los primeros en romper el silencio y narrar los horrores que se habían vivido en los campos de concentración. Su literatura radica primordialmente en testimonios de su experiencia propia y análisis tanto filosóficos como sociológicos de la misma. Plasma la experiencia de los campos desde toda su complejidad, mostrando lo más brutal del ser humano. Uno de sus objetivos radica en hacerle ver al lector los funcionamientos (morales y pragmáticos) tan macabros de un sistema de deshumanización como lo fueron los campos. En donde prisioneros y perpetradores cometen actos de crueldad sumamente perturbadores. La trilogía de Auschwitz, (incluye Si esto es un hombre [1947], La tregua [1963] y Los hundidos y los salvados [1986]) es la obra que más se le conoce; en esos tres libros da su testimonio y plasma su pensamiento sobre los campos. Toca temas que nadie más explora y fueron de las primeras obras en publicarse sobre lo que había ocurrido en Auschwitz.

Aparte tiene escribió novelas, poesía, ensayos y cuentos. Otra de sus obras más reconocidas es La tabla periódica (1975); es una colección de 21 reflexiones donde hace analogías entre el mundo físico, químico y moral.

En cuanto a su vida nació y creció en la comunidad judía de Turin, donde también cursó la universidad y se graduó de químico en 1941, lo cual sería lo que permitiría vivir el tiempo que estuvo en los campos. Se unió a la resistencia dos años tras graduarse, pero fue capturado y enviado a Auschwitz. Cuando el campo fue liberado (1945) Levi regresó a Turin y trabajo varios años como director de una fábrica que producía pinturas y resinas. Terminó su vida suicidándose en 1987.

Elie Wiesel (1928 – 2016)

Holocausto. ElieElie Wiesel fue un intelectual reconocido no sólo por sus escritos; tuvo una participación enseñando la importancia del recuerdo histórico al mundo, dando clases, creando museos y acompañando a políticos; tanto así que en 1986 se le otorgó el premio Nobel de la Paz. Su pensamiento y escritura nace del deseo de comunicar y entender las experiencias que vivió en Auschwitz y durante el Holocausto. Trata de reconciliar la creencia en la bondad, D-os y el sentido en un mundo que ha sido devastado por la maldad. Habla sobre los mecanismo que el hombre tiene para confrontar la crueldad y explora las formas que el hombre tiene de enfrentar el dolor y curarlo.

Su libro más conocido La Noche originalmente escrito en idish con el título de “Un di velt hot geshvign” (Y el mundo se quedaba en silencio[1956]) habla sobre su experiencia como adolescente en los campos de concentración, donde cuido y voy morir a su padre. Habla del perder la confianza en el mundo, en D-os, en sí mismo; de la relación padre – hijo que se ve trastocada por la violencia; el rencor que ello genera en el escritor y el dolor de saber la indiferencia de quienes son testigos. Es considerada como una de las mejores obras literarias que se han escrito sobre el Holocausto y se le considera un texto angular. Wiesel lo escribió gracias al impulso y apoyo de François Mauriac quien convenció al joven periodista de la importancia de narrar los sucesos vividos y ayudó a editar y publicar. También escribió otros textos biográficos, novelas con exploraciones filosóficas, recopilaciones de cuentos y ensayos.

En cuanto a su vida su infancia y primeros años de la adolescencia vivió en el pueblo jasídico de Sighet, Hungría. En 1944 el Holocausto llegó al pueblo, los bienes fueron confiscados; en abril se les llevó a un gueto y el 15 de mayo empezaron las deportaciones a Auschwitz; a dónde fueron enviados Elie Wiesel, sus padres y sus tres hermanas. La madre y las hermanas murieron en el campo, el padre en la marcha de la muerte de Buchenwald en la que hijo y padre fueron forzados a realizar en enero de 1945. En abril de ese año los prisioneros fueron liberados.

Wiesel se instaló en Francia estudió en la Sorborna (1948-1951) y se volvió periodista, durante ese tiempo también fue que escribiría las obras que lo volvieron famoso en todo el mundo. En 1956 migró a Estados Unidos y fue varios años maestro de distintas universidades. En 1978 el presidente Jimmy Carter lo nombró presidente de la Comisión Presidencial sobre el Holocauto y gracias a Wiesel se construyó el Museo Memorial del Holocausto en Estados Unidos.

Ana Frank (1929 – 1945)

El diario de Ana Frank originalmente El diario de una joven hasta la fecha es uno de los libros más leídos en el mundo. En él se encuentran los pensamientos y vivencias de una niña de trece años que pasó dos años escondida con su familia en el anexo escondido de los almacenes de su padre. Una amiga y secretaria (Miep Gies) les pasaba la comida y víveres a escondidas. El diario es tan famoso porque es una ventana abierta al corazón de la niña y muestra las particularidades y dinámicas de una vida llevada en escondite; es un clásico de la literatura de guerra. Las reflexiones sobre la naturaleza humana, la diferencia entre los hombres, y la belleza de espíritu que Ana aún ve en la gente son de los elementos que vuelven al diario uno de los libros más apreciados.

Otto Frank era un hombre de negocios exitoso que vivía con su familia en Alemania cuando Hitler ascendió al poder. A inicios del régimen nazi los Frank se mudaron a Ámsterdam, sin embargo en 1941 Holanda fue invadida por las tropas nazis y se impusieron las normas alemanas las Frank fueron retiradas de la educación pública y se les obligó a asistir a una escuela sólo para judíos. Poco tiempo después, julio de 1942 la familia recibe una carta donde se pide la deportación (era la estrategia para llevar judíos a campos de trabajo) de Margot Frank la hermana de Ana, en ese momento junto con otros cuatro judíos la familia empieza a esconderse. En agosto de 1944 fueron delatados a la Gestapo y trasladados a Auschwitz. La madre de las Frank murió en enero de 1945 poco antes de la liberación del campo, mientras que las hermanas que habían sido trasladadas a Bergen – Belsen murieron de una epidemia de tifoidea, poco antes de que éste fuera liberado.

Otto Frank fue el único sobreviviente de la familia, algunos amigos lograron hacerle llegar el diario de su hija y puso todo su empeño en editarlo, publicarlo y difundirlo. Hoy el escondite de los Frank es un museo ampliamente visitado en Ámsterdam.

Viktor Klemperer (1881-1960)

Viktor Klemperer nació en una familia judía y se convirtió al protestantismo a los 33 años de edad. Tenía medallas militares que había ganado en la Primera Guerra Mundial, se había casado con una mujer aria y sostenía un gran orgullo por ser alemán. Sus diarios narran el dolor de ser rechazado, perseguido y señalado como judío pese a que él ya no se identificaba como tal. También analiza las distorsiones que los nazis hicieron sobre la cultura alemana y muestra las formas en que totalitarismo fue tomando el poder. Klemperer era maestro de filología en la universidad de Dresde, cuando llegan las leyes antisemitas a este lugar fue expulsado de la misma. Durante un tiempo el matrimonio con su esposa le evito ciertas dificultades, pero eventualmente su casa fue saqueada y tuvo que vivir en un gueto. Sobrevivió al Holocausto y pudo escapar cuando los Aliados bombardearon Dresde y se perdieron los registros de nombres judíos; en la conmoción se deshizo de la estrella amarilla y junto con su esposa huyeron al Sur de Alemania.