Enlace Judío – La Segunda Guerra Mundial puso en riesgo al mundo entero. En 1940 Hitler y su nazismo se convirtieron en una amenaza global, sin embargo, la entrada de Estados Unidos y de la Unión Soviética en la guerra lograron cambiar el resultado final.

Fue así como una fotografía tomada en febrero de 1945 en la conferencia de Yalta muestra a los 3 grandes héroes de la Segunda Guerra Mundial, pero Winston Churchill era el héroe principal, ya que Roosvelt se mantuvo neutral antes de ser atacado.

Tal vez si las bombas nunca hubieran caído en Pearl Harbor, Estados Unidos nunca hubiera ayudado y prueba de eso es que todo el armamento que Estados Unidos proporcionó fue solo una gran venta de la que el país norteamericano se benefició, ni siquiera el gran país hermano de Inglaterra pudo ser fiador.

El otro en la fotografía es uno de los hombres más tiranos de la historia, José Stalin, quien ahí, sentado en la silla de los vencedores, se llevó el reconocimiento que más bien merecían sus soldados y su gente valiente, los que con una admirable fortaleza resistieron, soportando la invasión nazi y realizando un contraataque por el que todos estamos agradecidos el día de hoy.

Pero Stalin no es más que un demonio sentado en la silla de los buenos, en una fotografía en la que Winston Churchill era un héroe real, un héroe verdadero, por haber mantenido la lucha contra el nazismo cuando nadie lo ayudaba, por haberse mantenido fuerte a pesar de su inferioridad militar de la cual era más que consciente, por haberle hablado siempre a su pueblo con toda la verdad. Nunca mintió y eso le hizo ganar siempre una total credibilidad.

Ese premio Nobel que recibió en 1953 es solo un reconocimiento a su lucha por defender valores como la fortaleza y la libertad.

Un aplauso también para los británicos que decidieron soportar los bombardeos sin colapsar, que después de una noche durmiendo en los subterráneos se levantaban y se iban a trabajar. Esos fueron los actos que durante la guerra mostraron la fortaleza a pesar de la terrible adversidad.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: @EnlaceJudío