Enlace Judío – En unos días se celebra Shavuot en esta festividad conmemoramos varios eventos: las cosechas de trigo, la conclusión de la cuenta del Omer y la entrega de la Torá. En este artículo rab Yehuda Amital y Gedalyah Berger nos hablan de la relación entre ellas.

Shavuot y la búsqueda del alma

I. La alegría de recibir la Torá

El Tanaj no relaciona en ningún momento la festividad de Shavuot, “jag ha-katzir”, la fiesta de la cosecha, con “matan Torá” (la entrega de la Torá). Se dejó a Jazal, a la humanidad, [la labor de] averiguar la cronología y hacer la conexión entre el quincuagésimo día del Omer y la entrega de la Torá.

Esto es desconcertante, ya que la Torá nos ordena recordar la experiencia de la revelación del Sinaí (Deut. 4:19-20), y la sitúa claramente al tiempo de Shavuot (Éxodo, comienzo del capítulo 19). ¿Por qué, entonces, la Torá no asocia explícitamente la fiesta de Shavuot con la entrega de la Torá?

La respuesta, dice el Maharal, está en el hecho de que Shavuot es, por supuesto, un jag – una fiesta en la que celebramos y nos alegramos. Una asociación explícita de Shavuot con la entrega de la Torá constituiría un mandamiento de alegría por haber recibido la Torá. Pero esa alegría no puede ser legislada, sino que debe originarse en nosotros. Mientras que la salvación de la esclavitud conmemorada por Pésaj y la protección otorgada por Dios en Sucot, “ba-sukkot hoshavti” (Lev. 23:43), son para cualquier persona motivos obvios de alegría, recibir la Torá podría no parecerle al observador casual un motivo de alegría. Por lo tanto, se dejó que el pueblo judío, como comunidad y como individuos, llegara a esta conclusión por sí mismo; apreciar y celebrar el privilegio de matan Torá. Así pues, los Sabios, y no el Tanaj, marcaron jag ha-Shavuot como “zeman matan Toratenu”, el momento de la entrega de nuestra Torá.

Así, a nivel comunitario, la nación de Israel descubrió independientemente la alegría de la Torá. Sin embargo, todavía queda que cada uno de nosotros alcance esta meta individualmente. A menudo se dice que hay un poco de Shavuot en Yom Kipur, porque las segundas tablas fueron entregadas en Yom Kipur. Ahora bien, también podemos decir lo contrario: que hay un poco de Yom Kipur en Shavuot, ya que en Shavuot es necesario hacer un keshbon ha-nefesh (examen de conciencia) para ver si hemos logrado alegrarnos realmente de haber recibido la Torá.

II. ¿Acaso Dios no nos obligó a recibir la Torá?

“‘Va-yityatzvu be-tajtit ha-har’ – ‘Se pararon al pie de la montaña’ (Ex. 19:17) – dijo Rav Avdimi bar Jama bar Jasa: Esto enseña que Dios colocó la montaña sobre ellos como un barril (kafa aleihem et ha-har ke-gigit) y les dijo: ‘Si aceptan la Torá, bien, y si no, allí serán enterrados'”. [Shabat 88a]

¿No estaría un poco fuera de lugar nuestra celebración alegre de la Torá si, junto a nuestra entusiasta aceptación voluntaria de la Torá con “na’aseh ve-nishma” – “obedeceremos y escucharemos” (Ex. 24:7), hubiera un fuerte elemento de coacción? Según la gemara citada anteriormente, Dios nos obligó a aceptar la Torá. Hay que señalar que esto no es realmente un gran problema si entendemos la gemara como lo hacen los Tosafot. Ellos entienden que el hecho de que Dios mantuviera la montaña sobre ellos como un barril es sólo un “seguro”; explican que realmente en ese momento, los benei Yisrael estaban completamente dispuestos a aceptar la Torá. Sin embargo, a Dios le preocupaba, por así decirlo, que se echaran atrás por miedo a “ha-eish ha-gedola”, el fuego furioso de ma’amad Har Sinai. El Maharal, sin embargo, no está de acuerdo y considera que la coacción es un elemento central de matan Torá.

Volvemos a recurrir al Maharal en busca de una explicación. La verdad es que la Torá no fue entregada exactamente el quincuagésimo día del Omer, es decir, la fiesta de Shavuot. Existe una disputa tanaítica [Shabat 86-87] sobre si la Torá fue entregada el seis o el siete de Siván (días 50 y 51 del Omer, respectivamente). Al final, se acepta la opinión de Rabí Yossi, de que matan Torá fue el séptimo. La posición de Rabí Yossi se basa en la suposición de que “yom ejad hosif Moshe mi-da’ato”; que aunque Dios le dijo a Moshe que el pueblo se preparara durante dos días antes de matan Torá, Moshe decidió por su cuenta añadir un tercer día, retrasando así la revelación del Monte Sinaí del quincuagésimo del Omer al quincuagésimo primero.

Entonces, ¿qué ocurrió realmente en el día cincuenta? Ese día, Dios estaba listo para darnos la Torá, y lo habría hecho si Moshé no lo hubiera retrasado. En otras palabras, ese día Dios nos consideró espiritualmente aptos para la revelación de Su Presencia y la recepción de Su Torá. Esto es lo que celebramos en Shavuot. En el quincuagésimo día del Omer, no nos centramos en la entrega de la Torá en sí misma, sino en que somos dignos de ella a los ojos de Dios. Esto, en sí mismo, es un logro monumental. Por lo tanto, “kafa aleihem et ha-har ke-gigit”, junto con la aceptación real de la Torá, es algo que no viene al caso.

Este enfoque resalta una vez más el aspecto de “Yom Kippur” de Shavuot: ¿estamos nosotros mismos espiritualmente preparados para la aceptación de la Torá? Si el ma’amad Har Sinai estuviera programado para hoy, ¿estaría Dios dispuesto a presentarnos personalmente, a ti y a mí, Su sagrada Torá?

Fuente: Yeshivat Har Etzion