Enlace Judío.- Según los informes, a un grupo de jóvenes judías que asistían a un programa de año sabático en el seminario Darkei Binah de Jerusalén se les negó el permiso para recorrer las cámaras de gas cuando visitaban el campo de concentración de Auschwitz el viernes pasado, informó World Israel News.

También fueron acosadas ​​por un guardia de seguridad en el lugar, según muestra un video.

“Excusa patética”: Los administradores y la seguridad impiden que las jóvenes judías visiten gran parte del sitio debido a una lluvia ligera.

Según los participantes del grupo que hablaron con Yeshiva World News, era la primera vez desde que las estudiantes de la institución religiosa comenzaron a visitar el sitio hace unos 20 años que la puerta que conducía a las cámaras de gas estaba cerrada.

El guía turístico y los estudiantes optaron por caminar alrededor de la puerta cerrada y continuar su recorrido, pero un guardia de seguridad les gritó.

“Pagamos para venir aquí a ver lo que sucedió aquí y, en su lugar, nos dicen lo que podemos hacer”, explica el frustrado líder de la gira en un video de teléfono celular tomado por uno de los visitantes.

Más tarde, en medio de un sombrío discurso del líder de la gira cerca del sitio conmemorativo Fotografías de nuestros perdidos en el camino, otro guardia de seguridad se acerca al grupo mientras los filma sin su consentimiento y les grita en polaco.

El grupo está claramente nervioso cuando el guardia interrumpe el discurso y los filma insistentemente. Después de pedirle que hablara en inglés, finalmente dice: “Todo esto está cerrado. Por favor, váyanse.”

El guía turístico confundido luego pregunta si el grupo tiene permiso para continuar caminando por el sendero, a lo que el guardia responde: “no, no, no, no”.

Más tarde, los administradores le dijeron al grupo que casi todo el sitio estaba cerrado debido a una lluvia leve.

“Nos dijeron que tal vez la puerta estuviera cerrada porque estaba lloviznando”, dijo uno de los estudiantes a Yeshiva World News. “Si nuestros ancestros pudieron caminar ese mismo camino a través del calor abrasador y el frío escalofriante para que sus captores nazis los mataran brutalmente, creo que podríamos caminar por el camino cuando está gris y nublado”.

“Para ser brutalmente honesto, creo que fue una excusa patética para ocultar a un grupo de niñas judías la evidencia más impactante de las atrocidades nazis, y fue simplemente un acto de antisemitismo en el mismo lugar donde el odio a los judíos levantó su fea cabeza de la peor manera posible durante el Holocausto”, dijo.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío