viernes 12 de julio de 2024

Sicilia tiene su primer rabino en 500 años, pero la comunidad judía de Italia no lo reconoce

CATANIA, Italia (JTA) — El rabino Gilberto Ventura cree que su sinagoga tiene la vista más hermosa del mundo. Ubicada en la torre de un castillo de un siglo de antigüedad en las laderas del monte Etna en la ciudad de Catania, en el este de Sicilia, la sinagoga está encajada entre un volcán cubierto de nieve y el mar Mediterráneo bañado por el sol.

El rabino nacido en Brasil de 49 años también cree que su congregación es una de las más singulares del mundo. Se compone principalmente de Bnei Anusim, descendientes de judíos obligados a ocultar su práctica religiosa y convertirse al catolicismo después de la Inquisición española de 1492. Antes de ese infame decreto, Sicilia era el hogar de decenas de miles de judíos.

La sinagoga, que se inauguró por primera vez el otoño pasado, es el resultado de décadas de esfuerzos de base por parte de los descendientes de Catania para encontrarse y forjar un sentido de comunidad que había estado ausente durante siglos.

Contratar a un rabino de tiempo completo fue la última pieza del rompecabezas, y Ventura, quien tiene una larga historia de trabajo con comunidades de Bnei Anusim en Brasil, era un candidato natural. Llegó a Catania en enero.

“Realmente creo que el futuro judaísmo en el mundo, especialmente en algunos lugares como Italia y, por supuesto, Brasil, está conectado con los Bnei Anusim y la necesidad de abrazar a los Bnei Anusim”, dijo Ventura.

Pero en un punto de frustración constante, la organización formal que representa a los judíos italianos, la Unión de Comunidades Judías Italianas (UCEI), no los reconoce como judíos.

“En el caso de Catania, esta extraña comunidad judía no ha pasado todos los pasos que exige la ley”, dijo Giulio Di Segni, vicepresidente de UCEI.

Se refería al hecho de que la comunidad no buscó el permiso de la UCEI antes de establecerse bajo el nombre de “comunidad judía de Catania”. Según la ley italiana, la UCEI tiene el monopolio de reconocer y establecer la vida comunitaria judía en Italia, incluida la autoridad sobre quién puede usar el término “comunidad judía de” de manera formal.

UCEI no puede aceptar esto porque es demasiado fácil”, agregó. “No estamos en contra de su sinagoga o su forma de oración, pero no pueden usar el nombre de ‘comunidad judía de Catania’”.

Los miembros de la comunidad judía de Catania contaron a JTA una variedad de historias sobre sus orígenes judíos. Algunos procedían de familias que siempre se identificaron exteriormente como judías. Otros identificaron la fuente de las tradiciones familiares practicadas por padres y abuelos quienes, como descendientes de judíos que enfrentaron persecución por practicar el judaísmo, todavía sentían la necesidad de ocultar aspectos de su judaísmo a la vista del público.

En medio de cuestionamientos sobre su ascendencia, la mayoría de los miembros de la comunidad judía se han convertido a la ortodoxia. Pero eso no ha llevado a su aceptación.

Benito Triolo, presidente de la comunidad judía de Catania, le dijo a JTA que llegó al judaísmo por primera vez a los 40 años, gracias a la intuición de un amigo judío en Palermo, la capital de Sicilia y la ciudad más poblada. Trabajando juntos, establecieron una documento de los judíos sicilianos, cuyo objetivo era identificar y resaltar la herencia judía de los barrios de toda la isla.

Mientras trabajaba en ese proyecto, Triolo se acercó a su propia herencia judía y, después de años de estudio, completó una conversión ortodoxa a través de un rabino en Miami hace 25 años.

Otro miembro de la comunidad, cuyo nombre de nacimiento es Alessandro Scuderi pero que hoy se conoce con el nombre de Yoram Nathan, se sintió atraído por el judaísmo por primera vez cuando era niño y veía las noticias sobre la Guerra de los Seis Días en 1967.

Al principio, otros miembros de su familia se reían de él, excepto su abuela, que tenía la tradición de encender 8 velas a principios de invierno y hornear pan sin levadura alrededor de la época de Pésaj.

Décadas de estudio más tarde, Scuderi también completó una conversión formal al judaísmo ante un tribunal rabínico ortodoxo, o Beit Din.

Otros tenían antecedentes más sencillos.

“Nací en una familia judía”, dijo David Scibilia, secretario de la comunidad. “Hablando con franqueza, no estábamos escondidos ni en las sombras en esta parte del país”.

Scibilia dijo que su padre le explicó que era judío desde los cuatro años. Dentro de su propia casa, observaban las festividades y guardaban el Shabat, una tarea nada fácil ya que las escuelas italianas en la época de su infancia en la década de 1970 tenían clases los sábados. No comió carne hasta que fue adulto y pudo adquirir carne Kosher.

Dijo que su familia había mantenido su identidad judía desde los días de la Inquisición y se casó con un pequeño grupo de otras familias similares.

“Yo era judío, pero no formaba parte de ninguna comunidad”, dijo Scibilia. “Solo mi familia era mi comunidad”.

Scibilia explicó que una vez que tuvo un hijo propio, se dio cuenta de que no quería que ella tuviera la misma experiencia judía solitaria. Pero cuando se acercó a UCEI, dijo que encontró cerrada la puerta proverbial a la vida judía organizada. Obtener membresía en organizaciones de la comunidad judía en toda Europa occidental implica un estricto proceso de investigación, y muchos grupos requieren que los solicitantes demuestren el judaísmo de sus madres de acuerdo con diferentes estándares.

La experiencia de Scibilia fue compartida por judíos fuera de la comunidad en Catania y en todo el sur de Italia que hablaron con JTA: un sentimiento de negligencia o rechazo por parte de UCEI hacia aquellos que se salen de las normas del judaísmo italiano.

UCEI actualmente reconoce 19 comunidades judías en el norte de Italia y solo una en el sur, en Nápoles, que tiene jurisdicción sobre el resto de la mitad sur de la península y la isla de Sicilia. La organización reconoce a alrededor de 28,000 judíos en total en todo el país.

Scibilia señaló que, a pesar de su educación judía, tiene múltiples certificados de conversión de rabinos ortodoxos. El primero provino de un Beit Din de rabinos estadounidenses que viajaron a Siracusa, Sicilia, para evaluar a Scibilia y otros como él en Sicilia. Su segundo proviene de la corte de conversión del Gran Rabinato de Israel, que es conocido por sus exigentes estándares ortodoxos.

Ambos fueron rechazados por el propio rabinato ortodoxo de Italia, y se vio obligado a comparecer ante otro tribunal rabínico en Italia.

“Tengo en este momento, no se empiecen a reír, tres documentos que prueban que soy judío, dos Ketubá [contratos de matrimonio] para mi boda, y así sucesivamente, una y otra vez”, dijo Scibilia.

Las experiencias de otros en la región han sido aún más tensas, dijo.

“El problema en Italia es que si tratas de estudiar con cualquier rabino aquí, puedes estudiar durante 20 años, tal vez puedas morir incluso antes de llegar al final del túnel”, dijo. “Desde mi punto de vista, están jugando con la espiritualidad de estas personas”.

En una declaración el año pasado, la UCEI llamó a los habitantes de Catania “una ‘comunidad judía‘ fantasma” y los acusó de “engañar a las instituciones locales y engañar a los creyentes y simpatizantes para que se adhirieran a los ritos religiosos tradicionales, que en realidad nunca fueron reconocidos o autorizados por la autoridad rabínica italiana“.

“Entre la UCEI y la república italiana existe un convenio firmado en el 87”, dijo Di Segni. “Esta UCEI”.

Triolo dijo que no le preocupa demasiado el reconocimiento de la UCEI.

“El nuestro es un proceso de refundación de antiguas comunidades que existieron desde el año 200 hasta 1492”, dijo Triolo. “Nuestro reconocimiento ya está en nuestra historia. En ese momento no existía la UCEI. ¡Estuvimos allí y simplemente regresamos!”

Nadie sabe cuándo llegaron los judíos por primera vez a Sicilia, pero el Talmud cuenta una historia que afirma que el rabino Akiva, un conocido sabio rabínico temprano, visitó la isla a principios del siglo II y habló de una pequeña comunidad judía en Siracusa. Algunos historiadores creen que el escritor romano Caecilius Calactinus, que nació en un pueblo cerca de Messina en el siglo I a.C., era de origen judío.

Todos coinciden en que, a lo largo de la historia, los judíos de Sicilia vieron cómo la isla era objeto de comercio entre griegos, cartagineses, romanos, árabes, normandos y media docena de otros imperios. La narrativa también ha sido durante mucho tiempo que la vida judía allí terminó hace cinco siglos, bajo el dominio español.

Los judíos del imperio español corrieron la misma suerte que los judíos de la Península Ibérica, que serían conocidos en el mundo como sefardíes cuando fueron expulsados en 1492.

Los descendientes de España, y Sicilia, se extendieron por todo el mundo, estableciendo comunidades en el norte de África, en todo el Imperio otomano, en los Países Bajos y, en última instancia, en las Islas Británicas y América del Norte, ya que se creía que el judaísmo se desvanecía en sus países de origen.

Los judíos de Catania no están de acuerdo, argumentando que muchos judíos practicaron su religión a lo largo de los siglos, en secreto.

Triolo y otros miembros de la comunidad inauguraron formalmente su sinagoga en octubre. Cuenta con rollos de la Torá donados por la sinagoga Ohev Sholom en Washington, D.C.

La sinagoga está situada en la torre del Castello Luecatia, una estructura de principios del siglo XX construida por un comerciante que se cree que es de origen judío. El edificio fue cedido a la comunidad por el municipio de la ciudad.

“Así que tenían la gente, tenían una sinagoga, pero necesitaban a alguien que enseñara”, dijo Ventura.

Ventura, que es ortodoxo, puede ser el primer rabino permanente de la isla en más de 500 años, pero no es la primera vez que trabaja con Bnei Anusim.

De vuelta en su Brasil natal, Ventura era el líder de la Sinagoga Sin Fronteras, una organización a través de la cual sirvió a 15 comunidades en el norte de Brasil que estaban compuestas por descendientes de judíos que llegaron con los primeros colonos portugueses a América del Sur y que finalmente tuvieron que ocultar su identidad cuando la Inquisición se extendió al Nuevo Mundo.

Su trabajo allí también lo puso en conflicto con la comunidad judía de Brasil. Pero Ventura no se inmuta.

En Brasil fundó sinagogas y campamentos de verano y construyó Mikves y Yeshivot en el norte del país. Desde 2015, ha facilitado la conversión de cientos de Bnei Anusim, llevándolos de vuelta al redil del judaísmo ortodoxo dominante.

“Soy profesor desde los 21 años”, dijo. “Ahora tengo 49 años, junto con mi esposa. Es una de las cosas que nos encanta hacer y sabemos cómo hacer. Enseñar filosofía judía, enseñar Torá, enseñar Tanaj, enseñar la historia de los judíos en Brasil, y ahora estamos empezando a enseñar la historia de los judíos en Italia, la historia de la Inquisición, etcétera”.

En Castello Leucatia, dirige los servicios de Shabat con la energía de un predicador del evangelio, haciendo pausas entre oraciones para explicar un versículo, enseñar una nueva melodía, dar la bienvenida a los que llegan tarde o simplemente permitir que la congregación hable.

“Esto es lo más importante”, comentó durante una de esas pausas en un reciente viernes por la noche. “Que puedan hablar y ser una comunidad”.

Ventura había organizado un evento de Shabat para otros judíos en toda Italia, desde Nápoles hasta Turín, quienes compartían su creencia de que el futuro del judaísmo estaba en comunidades como la de Catania.

“Nuestro punto de vista del judaísmo es que tenemos que ser parte de la sociedad, no tenemos que aislarnos, creemos que el judaísmo tiene mucho que aportar a la sociedad”, dijo Ventura. “En Brasil tenemos muchas conexiones con gente de la periferia, de la favela y otras comunidades, inmigrantes, indígenas, etcétera. Eso es algo que queremos establecer aquí, enseñar a la gente un judaísmo que traiga cosas buenas a la sociedad en general”.

Ventura no es el único que trabaja con este tipo de comunidades en el sur de Italia. Al otro lado del Estrecho de Messina, la vida judía también ha ido en aumento en Calabria, la punta de la bota de Italia, gracias a una rabina nacida en EE. UU. llamada Barbara Aiello.

Aiello, aunque criada en Pittsburgh, es de ascendencia calabresa. Regresó a la tierra de sus antepasados a principios de la década de 2000 y comenzó a trabajar allí con los Bnei Anusim, y finalmente estableció una sinagoga llamada Ner Tamid del Sud, que significa “luz eterna del sur”.

“Hasta ahora, nadie se ocupaba del judaísmo en el sur de Italia”, dijo Scibilia mientras miraba el Mediterráneo desde la terraza de Castello Leucatia.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad