Inicio » Noticias » Judío Mexicano » El judío mexicano Juan Taifeld ayuda a los “olim” a incorporarse a Israel

El judío mexicano Juan Taifeld ayuda a los “olim” a incorporarse a Israel

Enlace Judío México – Gvahim, la organización que Taifeld dirige, tiene como objetivo ayudar a los Olim Jadashim, los nuevos inmigrantes en Israel, a implementar sus habilidades profesionales y obtener trabajos de calidad. 

A principios de diciembre, el judío mexicano Juan Taifeld reemplazó a Gali Shahar como director ejecutivo de la organización israelí Gvahim.

“Pertenecía a una familia sionista, y el sueño de mi abuelo era llegar a lo que entonces era Palestina. Escapó de Polonia antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial, pero no pudo obtener una visa para Palestina, por lo que terminó en México, con la intención de irse a los Estados Unidos” comentó Taifeld al diario israelí The Times of Israel.

El abuelo de Taifeld nunca llegó ni a los EE.UU. ni a Oriente Medio y vivió el resto de su vida en México. Su padre, Manuel Taifeld, sí llegó a Israel en la década de 1970, pero al no irle tan bien, eventualmente regresó a la Ciudad de México.

Taifeld, hoy de 46 años, hizo aliyá en junio de 1991. Tiene una licenciatura en ciencias políticas e historia por la Universidad de Tel Aviv, una maestría en administración y liderazgo educativo en la misma institución y otra maestría en administración pública por la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de Harvard.

Su formación académica, así como su posición como gerente regional de la Agencia Judía para Israel en América Latina, le dio una gran ventaja en su nuevo puesto, al que fue seleccionado entre un grupo de más de 700 solicitantes.

“Una de las principales barreras que tienen los inmigrantes en Israel es la falta de redes de trabajo y las dificultades con el idioma y la cultura. Se sienten muy frustrados. Cada año, aproximadamente 30 mil personas vienen a Israel y 10 mil de ellos tienen títulos académicos. Después de tres años, el 30% de aquellos con títulos terminan regresando a sus países de origen, principalmente porque no pudieron encontrar el trabajo adecuado adaptado a sus habilidades” comentó Taifeld.

Gvahim, que significa “alturas” en hebreo, tiene como objetivo ayudar a los Olim Jadashim, los nuevos inmigrantes en Israel, a implementar sus habilidades profesionales y trabajos de calidad. El programa, que celebró su décimo aniversario a principios de este año, también alienta a los nuevos inmigrantes a establecer sus propios negocios.

Aproximadamente el 40% de los participantes de Gvahim provienen de los EE.UU., Canadá, Gran Bretaña, Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda y otros países de habla inglesa. Otro 38% son franceses, mientras que el 17% proviene de Rusia, Ucrania y otras ex repúblicas soviéticas.

Gvahim ha crecido de tener sólo 15 participantes en 2006 a aproximadamente 800 el año pasado. Hasta la fecha, Gvahim ha ayudado a 3 mil nuevos inmigrantes de 60 diferentes países; cuenta con una tasa de éxito del 91% en sus programas de carreras. Startups establecidas a través de sus programas TheHive han recaudado 20 millones de dólares de capital, mientras que TheNest ha creado 250 empleos.

“Creo que el empleo es el tema más importante con el que tienen que lidiar las personas que desean inmigrar”, dijo Taifeld. “Somos estratégicamente importantes para ayudar a esos inmigrantes y ciudadanos que regresan con títulos académicos, dándoles todas las herramientas necesarias para comenzar su viaje profesional en Israel“.

Cada participante paga 700 shekels, que es solo el 10% del costo real altamente subsidiado del programa. Para eso, reciben un programa de capacitación en el que aprenden cómo adaptarse al mercado israelí, escribir un currículum en hebreo, practicar habilidades de entrevista y crear una cuenta de LinkedIn. También reciben hasta cinco horas de asesoría personalizada y se benefician de la red de más de mil compañías de Gvahim que buscan las habilidades que los nuevos inmigrantes traen a Israel.

Gvahim, que tiene 20 empleados a tiempo completo en Tel Aviv, Jerusalén y Ashdod, opera con un presupuesto de 2 millones de dólares anualmente; su oficina principal se encuentra en la Universidad de Tel Aviv. Pero el gobierno israelí financia solo el 5% del total; otro 5% proviene de los municipios donde opera Gvahim, y el 90% restante de donaciones corporativas y privadas.

Durante 2018, Taifeld dice que le gustaría traer al gobierno israelí como socio para impulsar las capacidades de Gvahim. También espera crear una asociación de recaudación de fondos “Amigos de Gvahim” con una oficina en algún lugar de los EE.UU., posiblemente en Nueva York.

“Somos muy profesionales en ayudar a los olim. Pero no somos muy buenos haciendo publicidad. Es por eso que la mayoría de los olim escuchan sobre nosotros de boca en boca. Necesitamos permitir que la gente en Israel y las comunidades judías en el extranjero conozcan más sobre el trabajo que estamos haciendo. Esa es también una de las ventajas que tengo viniendo de la Agencia Judía, donde tengo una muy buena relación con las personas que son relevantes para nuestro trabajo “.

De 2001 a 2005, Taifeld fue el emisario de la Agencia Judía en México, luego pasó siete años con el movimiento juvenil Hanoar Hatzionit, aumentando sus ingresos operativos anuales 12.5 millones dólares cuando se fue en 2012.

También trabajó en la oficina comercial de la Embajada de España en Tel Aviv y dirigió las operaciones del norte de la Agencia Judía en América Latina, que incluían no solo a México sino también a Ecuador, Colombia, Perú, Costa Rica, Cuba, Guatemala y Venezuela.

“A lo largo de la historia de Israel, el sionismo siempre fue una parte menor de la migración”, dijo Taifeld, cuya esposa es de Eslovaquia. “La mayoría de la gente vino aquí para encontrar mejores oportunidades, y algunos están escapando de los regímenes políticos”.

Señaló que si bien los costos de vida e impuestos de Israel son altos, “también somos un estado de bienestar, por lo que uno no paga por educación, salud o seguridad. Es una cuestión de ideología “.

Sin embargo, agregó, “estamos perdiendo una gran oportunidad para conectar a los judíos estadounidenses con el Estado de Israel“. Una forma es volverse más religiosos y encontrar, en la religión, su conexión con el judaísmo. Pero ese es un problema con los judíos liberales. Cada vez más judíos estadounidenses no se encuentran conectados a Israel. A veces se debe a las decisiones del gobierno israelí, y a veces se debe a la asimilación”.

Tras señalar el dramático aumento de la inmigración este año desde América Latina, Taifeld dijo que espera que los judíos continúen acudiendo a Israel en 2018 desde Brasil, cuya gran economía se estanca tras un escándalo de corrupción sin fin, y desde Venezuela, donde el régimen de Maduro se ha convertido de la otrora próspera nación exportadora de petróleo en un caso perdido.

Aún así, dijo, “no tenemos un plan especial para los latinoamericanos”. Necesitan adaptarse aquí en Israel, tal como lo hacen los ucranianos y los canadienses. Les decimos a todos: ‘tendrás muchos altibajos el primer año, pero al final serás más resistente, con la seguridad de que no eres el único que ha pasado por esto”.

Fuente: The Times of Israel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

1 Comment

  1. alberto hernandez dice:

    es una joya cultural este artículo. sobre todo para los que tenemos amigos judios en mexico y los apreciamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Suscríbete al boletín diario
Para recibir las noticias más relevantes del día
Suscríbete ahora
Suscríbete a nuestro newsletter semanal
Para recibir las noticias más relevantes de la semana
Suscríbete ahora
Enlace Judío
Suscríbete a nuestro newsletter para estar enterado de nuestras noticias más relevantes
Información es poder
Semanal
Todos los días
Enlace Judío
Información es poder
Suscríbete a nuestro newsletter para estar enterado de nuestras noticias más relevantes
Todos los días
Semanal

Send this to friend