avatar_default

El Rabino Ariel Groisman, uno de los líderes de opinión en el mundo digital judaico, tomó la responsabilidad de ser una luz entre las naciones, así como enseña el mensaje de la Torá al pueblo judío.


El Rabino Groisman aparte de ser Rabino dentro del Gran Templo Paso, Buenos Aires, es Director del Centro de Estudios de los Siete Principios Universales. Encabezando el proyecto de noajidas.org, el rabino se ha dado a la tarea de proporcionar ayuda espiritual a todo aquél que busca acercarse a una perspectiva más espiritual sobre la forma de llevar nuestras vida.

El Noajismo, es un movimiento proveniente de las siete leyes universales de Noaj, es decir Noé, uno de los hombres justos dentro de la Torá. Estas leyes son:

  1. No realizar idolatría
  2. No blasfemar en contra de Dios
  3. No asesinar
  4. No tener relaciones sexuales ilícitas
  5. No robar
  6. Prohibido comer animales vivos
  7. Ser justo o buscar la justicia en el mundo

El Rabino Groisman toma estas leyes no solamente por lo que expresan, sino debido a que entiende la necesidad de muchas personas de acercarse espiritualmente al judaísmo y también la urgencia de un mundo que clama a gritos su cuidado, por parte del ser humano.

Estos preceptos no solamente aplican para las personas que tienen relación con el judaísmo, sino que están hechas para que el ser humano pueda vivir en este planeta y así mantenga su equilibrio. De acuerdo al rabino, las leyes noajidas abarcan elementos como el respeto a la naturaleza y el evitar el sufrimiento a los seres vivos, por ello son valores de carácter universal.

El objetivo de ellos es encontrar el equilibrio en este mundo, a través de la razón y el respeto a todo lo que nos rodea y de acuerdo a la ley judía, una persona noajida que realiza las siete leyes, tiene el mismo mérito que una persona perteneciente a la religión judía.

La mejor manera para encontrar espiritualidad, es a través del respeto al prójimo y a nuestro mundo.


Entrevista:

Enlace Judío: Rabino, ¿podría platicarnos un poco de quién es usted?

Rabino Ariel Groisman: Yo soy el rabino Ariel Groisman, soy de Buenos Aires, básicamente desde que soy pequeño estudié Torá, me fasciné con los contenidos judaicos y toda mi vida difundí el mensaje de la Torá, la profundidad del conocimiento judaico en diferentes instituciones, principalmente de Jabad Lubavitch en Buenos Aires y ahora hace 5 años en el Gran Templo Paso de Buenos Aires que es una institución centenaria, es uno de los templos más grandes y más prestigiosos emblema de Buenos Aires.

EJ: ¿Podría platicarnos un poquito sobre que hace en Argentina dentro de la comunidad?
RAG: Nuestro templo es ortodoxo, sin embargo tiene una gran apertura a difundir el mensaje espiritual de la Torá para todas las naciones, es decir, sin que haga falta ser judío. Una persona no judía puede obtener espiritualidad orientación, guía, luz y contención dentro de los mensajes milenarios de la Torá, que son universales, es decir valores como la moderación, el equilibrio, la racionalidad, la solidaridad, el sentido común, que la Torá lo comparte a través de 7 enunciados llamados ‘Siete leyes universales de Noaj’ (de Noé), ya que D-s le entregó esta información a Noé que es el padre de la civilización moderna.

La civilización anterior, del primer hombre hasta Noé, fue disuelta en el diluvio y cuándo D-s re-pactó con la humanidad a través del pacto del arcoíris pidió que se cumplan 7 normas que son fundamentales para tener una base de moralidad en todo el mundo.

EJ: ¿Estas 7 normas cuáles son? ¿Se parecen de alguna manera a los mandamientos?
RAG: Los mandamientos son dirigidos principalmente al pueblo Judío; a cambio, estas normas son generales, por ejemplo, el cuidado de no infringir sufrimiento animal, el cuidado de los recursos naturales, no exponer a la naturaleza y no derrochar es uno de los principios fundamentales y en el lenguaje del versículo es: “No comer parte de un animal vivo” es decir, se permite comer carne, pero sin comerlo vivo, sino primero todo faenándolo y luego consumiéndolo, en ese concepto está todo englobado un montón de elementos que tienen que ver con no infringir, el respeto al animal y el respeto a la naturaleza de D-s. De hecho, el ser humano es un jardinero de la creación de D-s, D-s colocó al ser humano en el Edén y con una misión, ser centinelas de la creación, entonces si el mundo es el jardín de D-s, el ser humano tiene que proteger ese mundo produciendo y preservando, pero principalmente cuidando de no extraer en demasía los recursos naturales y protegiendo a otros seres vivos como plantas y animales, esto es uno de los principios noájidas por ejemplo.

EJ: ¿Este tipo de principios abundando un poquito más adentro de ellos, son muy necesarios para el mundo que vivimos hoy en día?
RAG: Por supuesto, son atemporales, no dependen, es parejo para todos los seres humanos y cuándo una persona que no es judía descubre en este mensaje de la Torá que lo llama a la moderación, al equilibrio como dijimos, a la sensibilidad del otro, a la empatía del otro, descubre que no requiere de algún tipo de construcción social humana como las religiones para obtener espiritualidad, sino que la espiritualidad se puede obtener directamente de la fuente de la palabra de D-s, divina de la Torá.

EJ: ¿Qué  actividades lleva a cabo con los grupos noájidas?
RAG: Paralelamente a mi tarea en el Gran Templo Paso, en el cual soy director del centro de estudios junto con el rabino Yosi Baumgarten, que es el director de la comunidad allí hace trece años, co-fundé con mi socio Iojanan Besmak, el centro noajidas.org que es un centro de estudios virtual y físico que se dedica a la difusión, al estudio, a la investigación de los 7 principios universales y hacerlo accesible, amigable a la gente, es decir, investigamos a nuestras fuentes clásicas, el Talmud, el Midrash, la responsa rabínica y todas las escrituras y tomamos de esto y hacemos clases, cursos y conferencias y diferentes actividades de difusión y divulgación, para que esta información llegue a todos los seres humanos.

El centro tiene 13 años como dijimos, tenemos cientos de horas de clases grabadas, miles de artículos, estamos editando un libro ahora y serie de cursos ampliados y acciones dónde ya vamos a concientizar a la población de que esto, existe, siempre ha existido en el pueblo judío, está bien arraigado en el Talmud y los legisladores y la novedad es que nosotros nos abrimos, a todos los conciudadanos, no sólo a los judíos, sino principalmente a aquellos que no son judíos para llegar con el mensaje universal de la Torá a todos los seres.

EJ: Rab, ¿qué perspectiva ve para el desarrollo de las comunidades noájidas, usted cree que sea una realidad, como está teniendo éxito?
RAG: Son una realidad y cada vez, hay más aceptación por parte de las comunidades judías a aceptar este fenómeno que es disruptivo absolutamente, novedoso y es muy desafiante para uno, es muy atractivo investigar temas que no estaban, tan a la palestra y poder introducir, inocular esto en las comunidades judías y por parte de las comunidades noájidas hay más aceptación de nuclearse, agruparse, alrededor de rabinos y centros que lo difunden, como por ejemplo la comunidad noájida Breslev, la comunidad de Cuernavaca y todas las que están en México y esta interacción entre gentiles justos como la ley nuestra lo determina, todo aquel gentil que observa estos principios universales establece Maimónides en su código de leyes, tiene parte en el mundo venidero, es decir para nosotros es llamado un justo entre las naciones, junto con los rabinos que cada vez hacen más amigable, accesible, la Torá, el lenguaje moderno y sociable, es una sociedad que se potencia mucho, por lo tanto, cada vez hay más comunidades noájida y las comunidades judías aceptan esto cada vez más, a pesar de ser un fenómeno como dijimos disruptivo absolutamente y desafiante.

EJ: ¿Cómo ve esta cuestión entre la relación ser noájida y la conversión?
RAG: En realidad, cualquier ser humano en búsqueda espiritual busca la verdad, y si busca la verdad es porque en su lugar no la tenía; cuándo llega a los contenidos judaicos, la primera opción que él imagina es: la conversión al pueblo judío, pero la novedad del pueblo judío es que le dice que no hace falta que sea judío para acceder a cercanía a D-s, bendición, trascendencia de su vida, una vida sana.

No hace falta eso, la primera opción para él es ser noájida, descubrir los manantiales que está buscando sin llegar a ser judío. Hay muchas personas que una vez que estudian, analizan y practican el noájismo en comunidades organizadas, que su enseñanza propia y lleva varios años, evalúan quizás el paso de la conversión, cuando la mayoría de los rabinos lo van a desalentar a hacerlo, básicamente porque no conocen el  judaísmo y que eso los compromete en la vida y los cambios de vida que tiene que hacer

También, en toda Latinoamerica, comenzando por Argentina, pasando de abajo hacia arriba, en todas las comunidades, tenemos la prohibición de hacer conversiones, por lo tanto no alentamos las conversiones;  sí alentamos a cada uno para que descubra su propia identidad y a través del análisis racional de confrontar a la autoridad, en este caso al rabino, para investigar y al mejor estilo del debate rabínico, y pueda llegar a depurar cuál es la identidad que le pertenece, eso es lo que favorecemos.

EJ: A diferencia de las leyes noájidas, ¿la conversión exige practicar las 613 Mitzvot?
RAG: Exactamente, hoy en día practicables son muchas menos, pero implica un cambio de vida, de estilo de vida social, cultural, de todo tipo que es lo más similar que emigrar a otro país. No es que quiera irse de este país, sin embargo, los cambios que tiene que hacer son muy grandes, es muy traumático para un ser humano producir tantos cambios, es un sacudón muy grande, por lo tanto es algo muy complejo e incluso que legalmente, normativamente un tribunal rabínico aceptado como el gran Rabinato de Israel, certifica que esa persona se convirtió al pueblo judío.

Eso no implica que socialmente va a ser aceptado en las comunidades, entonces muchas veces la persona hace todo el carril de acuerdo a la ley judía y ante el gran rabinato de Israel; pero a veces sucede que en su país o en su propia, la gente no lo acepta dado que cualquier templo, sinagoga, centro de estudios es una construcción social humana y es una sociedad humana en la que puede haber  discriminación, como en todo lugar; todo esto le explicamos antes que aborde el tema de la conversión.

EJ: ¿Cómo maneja usted la relación entre las comunidades noájidas y las comunidades judías?
RAG: Aprovechando la singularidad de que trabajo en la comunidad judía y trabajo en una comunidad noájida, puedo entender y ser como un puente y también hay varios rabinos que son como puentes entre ambas comunidades, explicando principalmente a la comunidad judía este fenómeno  que no era conocido y  que mucha gente desconectada de la tradición, de la literatura judía clásica,  ve como algo que es un invento.

Sin embargo, cuando mostramos las fuentes y mostramos que es nuestro deber como dice Maimónides, es nuestro deber ser luz para las naciones, explicar, así lo dijo el profeta Isaías hace 3 mil años: explicar, transmitir, ese acervo cultural, esa luz para las naciones, que es la luz de la Torá, noájida para los demás, la comunidad judía entiende que es un fenómeno que no estaba acostumbrado a ello pero por la apertura de estos tiempos se puede dar; por otro lado, en las comunidades noájidas le explicamos que el modo, la personalidad, la idiosincrasia del pueblo judío es peculiar en sí misma, por lo tanto, si muchas veces ve retracción, temor, esto es natural porque son dos tipos de pensamiento y personalidad diferentes, como decimos equivalente, pero no iguales.

Todos tenemos los mismos derechos, y somos todos creados a imagen y semejanza, pero no somos iguales, cada uno en su identidad, debe entenderse en su contexto. Por eso trabajamos mucho con esclarecer cuál es el trasfondo y cuál es el contexto de cada uno, cómo vive y por qué hay diferencias; sin embargo, la tarea que yo exhorto- y de hecho estamos trabajando sobre capacitación a los rabinos ya que la mayoría de los rabinos que no se dedican a esto- es un tema relativamente nuevo; hay que dar respuestas concretas, puntuales, amigables y sensatas para que cualquier gentil que venga a un rabino, sepa que dentro del pueblo judío hay un mensaje para ellos.

EJ: ¿Cuándo se refiere a esta forma de diversidad de diferencias, se refiere a esta peculiaridad de que cada quien a través de sus diferencias, puede impulsar al mundo desde su propia posibilidad, de que aceptemos el papel que nos da en este mundo, para poder impulsarlo osea el que sea hombre, sea hombre, el que sea mujer, tu sabes…?
RAG: Sí, me refiero a que la personalidad judía tiene un nivel de complejidad que en otros tipos de sociedad no los vemos digamos, el mejor ejemplo para mí de un judío, es Woody Allen, Retorcido, rebuscado, entramado, esto es lo que vemos como que no termina el judío de asumir su identidad y comprometerse, pero tampoco desembarazarse de la identidad; ahora en otras culturas, los gentiles no entienden esto, no llegan a entenderlo, porque si al fin y al cabo, “ no quieres ser eso, si no lo practicas, dejas de ser”, “no, yo no puedo dejar de ser judío”, “pero te has asumido?” “no, tampoco”.

Ese punto intermedio, como un hueso en la garganta, es lo que el gentil no entiende, el gentil tampoco lo entiende: yo no entiendo, yo voy a cualquier religión, me abrazan con cuatro manos, me dicen “conviértete y se de nuestra religión”; el judío repulsa, pero el judío que lo repulsa tampoco lo practica: ese sentido común es el sentido común del gentil.

El judío tiene otro sentido común que entre judíos se entiende, o sea son dos tipos de personalidad y mentalidad absolutamente diferentes; necesitaría ser puente de explicar a uno que es otro y que es uno del otro, entendiendo que es un fenómeno clásico, la singularidad del pueblo judío, en el versículo sería “Am Segulá” un pueblo peculiar, por decir una palabra políticamente correcta para describir esa complejidad que el judío tiene en el alma, que no le permite terminar de asimilar su identidad practicando lo que se requiere de él, pero tampoco desembarazarse de ella.

Está en el medio, como gran cantidad de comunidades judías que no logran introducir, pero tampoco desembarazarse, así que tenemos fenómenos de ateos judíos. Ahora, ateos judíos es un oxímoron para un gentil, pero no es un oxímoron para el judío: “yo soy ateo judío, gracias a D-s” te dicen. Etonces parte de mi tarea no es tanto explicar las leyes, sino explicar personalidades, soy más psicólogo-sociólogo que rabino en estos aspectos para poder limar las asperezas que pueda haber de los dos lados, porque el judío también ve con retraimiento y con celo, “Qué miras” te dice ” si es de otro lado, por qué no va ahí, por qué no va a otro lugar, que busque en sus pastores, en sus curas, qué tiene que hacer con el pueblo judío, pero este viene sinceramente, muchos dicen, éste es más judío que este, empiezan todas las terminologías como si fuera que el judaísmo se pueda “ranquear” y no ser una identidad.

Nosotros hablamos de identidades espirituales, la identidad no es una creencia a una religión, viene con el ser humano, pero hablamos también de sistemas espirituales, que son convergentes a la identidad espiritual. Entonces el judío va a llegar a su plenitud cuando converja con su sistema espiritual que es, las leyes para judíos de la Torá, y el noájida su identidad espiritual, converge con las leyes noájidas y llega a su plenitud, es decir que ambos tenemos en la Torá un mensaje para llegar a nuestra plenitud, sin querer ser uno parte del otro.

EJ: ¿Esto no se refiere a ninguna forma de juicio de bien o mal, sino se refiere más a características de cada quién?
RAG: Características de personalidad judía, que Hollywood es lo que más hace caricaturas de eso, pero es un fenómeno que se da en todas las culturas, en todos los países, no importa quién sea judío, osea se da lo mismo entre judíos de México, entre judíos de Argentina, Estados Unidos, hay unas características iguales a los judíos que los judíos hacen peculiar, o sea lo hace distintivo, sin ser mejor o peor, dijimos equivalentes pero no iguales. Esa no igualdad es la que trabajamos en noájidas, siendo equivalentes en el tema que en la Torá tenemos, luz, guía e inspiración para ambos, para los judíos y para los no judíos.

EJ: ¿Dentro de esta actividad que está haciendo con la parte noájida, como la ha tratado en México y como han sido los resultados?
RAG: Con mucha organización, mucha dulzura por parte de las comunidades invitantes y con mucho respeto por parte de la gente que vino a escuchar, tenemos una persona que la atendí hoy en una entrevista privada que vino de Cancún, pero ¿cómo vino de Cancún?, yo estaba chateando tengo mucha actividad en redes sociales, en Facebook, y él me hace una pregunta, entonces yo le digo, mira, yo que voy a estar en México, ven, me dice pero yo soy de Cancún.

Yo estoy sin idea de la distancia que hay de Cancún, yo pensé que estaría acá en media hora, una hora.Yo le digo ven, el tipo e toma un avión y llega. Durante dos días, acude al seminario que hicimos ayer, noájidas, tuvo una entrevista privada y muy contento.

La gente está sedienta de espiritualidad, es una profecía que está en nuestros libros.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

  1. Shalom! Agradezco de todo corazón al eterno y al rabino por haberme invitado al seminario! Me sentí aceptado y me esta cambiando la vida, aprendí cosas nuevas y compre muchos libros. El Rabino me atendió como si fuera un judío y me dio libertad de platicar de mi y hacerle las preguntas que deseará, me recetó un libro para solucionar mi problema de falta de fe. Lo mejor fue que al final me regaló muchos hilos rojos traídos desde Israel!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí