avatar_default

Enlace Judío México.- En hebreo bíblico, había aproximadamente 7.000 palabras. El hebreo moderno tiene aproximadamente 33,000 palabras.

EYTAN HALON

Escondido entre los densos árboles del campus Givat Ram de la Universidad Hebrea se encuentra el pasado, presente y futuro de la lengua hebrea.

Disfrazados por su modesto exterior y eclipsados por impresionantes nuevas facultades universitarias, dos pequeños edificios albergan la institución suprema del hebreo en Israel y el cuerpo responsable del renacimiento continuo del otrora lenguaje casi extinto del pueblo judío: la Academia del Idioma Hebreo.

A corta distancia del cuerpo legislativo del Estado de Israel, la Knesset, la academia representa la autoridad legislativa del idioma hebreo, preservando su naturaleza hebrea de acuerdo con sus orígenes históricos y profundos, mientras satisface el desarrollo natural y la evolución del lenguaje en la era moderna.

En cierto modo, continuamos el espíritu del pionero clave en la reactivación del hebreo moderno, Eliezer Ben-Yehuda“, dice el Dr. Gabriel Birnbaum, investigador principal en el proyecto Historical Dictionary de la academia.

Sentado en una oficina llena de antiguos diccionarios, liturgia religiosa y manuscritos, Birnbaum, cuyo entusiasmo por el idioma hebreo y su renacimiento sin precedentes es contagioso, rinde homenaje a Ben-Yehuda.

Fue obra de un hombre, lo cual es increíble. Un hombre. Todos se burlaban de él: ‘No puedes hacer un diccionario de todo el idioma hebreo, todas sus capas, todos sus estratos’“, dice Birnbaum. “Nunca asistió a la universidad, nunca aprendió lingüística, pero era un genio“.

Nacido Eliezer Yitzhak Perelman en Luzhky, Lituania en 1858, Ben-Yehuda llegó a Palestina en 1881, impulsado y centrado en revivir el idioma hebreo. Otros habían intentado revivir el lenguaje, pero no pusieron el mismo énfasis que Ben-Yehuda en la importancia del hebreo hablado.

Gabriel Birnbaum muestra viejas notas escritas por Eliezer Ben Yehuda, considerado el padre del hebreo moderno, el 23 de agosto de 2017. (MENAHEM KAHANA / AFP)

Decidió con su esposa que no dirían ninguna palabra entre ellos y los niños en ningún idioma, excepto el hebreo“, explica Birnbaum. Como resultado, se decía que el hijo de Ben Yehuda, Itamar Ben-Avi, fue el primer hablante nativo de hebreo en los tiempos modernos.

Muy pronto se dieron cuenta de que les faltaban palabras. Pero si tenemos una literatura tan vasta de Biblia, Mishná y Talmud, ¿cómo podrían carecer de palabras?” pregunta Birnbaum.

Todas estas palabras en estas fuentes se refieren a temas importantes: hablan sobre el amor, el odio, las guerras, el sacrificio y la redención. Pero ¿cómo se dice ‘oficina’, ‘paraguas’ o ‘cerilla’? Para estas cosas, carecían de palabras“.

Birnbaum desafía la noción de que el hebreo era una lengua muerta antes de los esfuerzos extraordinarios de Ben-Yehuda, describiendo la afirmación como “nombre inapropiado”.

Aunque no existía una familia de habla hebrea, las personas sí hablaban con Dios en hebreo, oraban en hebreo, aprendían textos religiosos y escribían gran cantidad de literatura hebrea.

Acuñar nuevas palabras para el idioma hebreo, como lo hizo Ben-Yehuda hasta su muerte hace casi un siglo, es solo una parte del papel de la academia.

Establecida por el gobierno israelí en una ley de 1953, la academia se divide en dos divisiones. La primera división es una empresa científica llamada Historical Dictionary Project, iniciada poco después del nacimiento de la academia y que busca producir un diccionario académico hebreo, documentando y definiendo cada palabra hebrea de todos los periodos y evoluciones del idioma.

La segunda división de la academia tiene un rol más práctico y normativo. Su tarea es acuñar nuevas palabras e informar a las personas cómo hablar y escribir. Desde su inicio, la academia ha publicado innumerables diccionarios de nuevas palabras en diferentes campos técnicos, que incluyen psicología, banca, física y matemáticas.

De acuerdo con la ley de 1953, todas las instituciones estatales y gubernamentales israelíes están ligadas a las decisiones del idioma hebreo adoptadas por la academia.

El éxito y amplitud del proyecto de diccionario histórico de la academia es claro al ver una de las muchas estanterías de Birnbaum. El proyecto, iniciado por Ben-Yehuda, contaba con cinco volúmenes en el momento de su muerte en 1922. Hoy hay 16 volúmenes que ocupan un lugar de honor en la oficina del investigador.

Modesto entorno de la Academia de la Lengua Hebrea en la Universidad Hebrea de Jerusalén (Wikimedia Commons)

En hebreo bíblico, había aproximadamente 7.000 palabras. El hebreo moderno tiene aproximadamente 33,000 palabras.

De alguna manera es una continuación del diccionario de Ben-Yehuda, pero, por supuesto, él no tenía todos los datos que nosotros tenemos. No sabía de la existencia de los Rollos del Mar Muerto, que solo se descubrieron en la década de 1950“, dice Birnbaum. “Lo que hacemos, que es exclusivo de nuestro diccionario, es que trabajamos de acuerdo con los manuscritos“.

A diferencia de otros diccionarios, explica, donde hay palabras existentes y se buscan o inventan oraciones de ejemplo, el diccionario histórico funciona de manera opuesta.

Las palabras se agregan una vez que se encuentran ejemplos, ya sea en la Biblia, la Mishná, el Talmud o en una variedad de otras fuentes hebreas antiguas.

Tenemos que reunir todo el material. Hasta hace 15 años, lo único que hacíamos era tomar todo el material, toda la liturgia hebrea y ponerla en nuestra base de datos, analizándola gramaticalmente“.

El trabajo de la academia es un sistema bidireccional y se enorgullece de su participación en el discurso público en Israel. La academia recibe aproximadamente 1,000 consultas por mes de miembros del público sobre el uso correcto del idioma.

No queremos ser la policía del lenguaje“, dice Birnbaum. “Queremos brindar un servicio a las personas que lo desean. Hay muchas personas que lo solicitan“.

Tenemos un sitio web muy bueno, somos activos en Facebook y organizamos cursos para diferentes profesiones“, agrega Birnbaum, enfatizando que la academia ha trabajado arduamente para mejorar su imagen en los últimos 25 años para cambiar una vieja percepción de que estaba desconectada de la realidad y no involucrada en el lenguaje vivo.

El mes pasado, para conmemorar el Día Anual del Idioma Hebreo, la academia publicó ejemplos de nuevas palabras en hebreo a los lados de los cartones de leche, llevando silenciosamente su trabajo a las casas de millones de israelíes.

A diferencia de Ben-Yehuda, quien abogó por la erradicación de todas las palabras extranjeras del idioma hebreo, la academia no se opone completamente a la influencia de otros idiomas.

El hebreo ya está vivo y coleando. La academia tiende a no hebreizar palabras internacionales. Palabras internacionales como electrónica (electrónica), democracia (democratia), televisión (televizia) y chocolate (shokolad): no las tocamos“, dice Birnbaum. “Incluso el nombre de la academia, la academia, es una palabra internacional“.

La aceptación de palabras extranjeras en el léxico hebreo es particularmente notable en un lenguaje más técnico, especialmente en los campos científicos.

No hay un lenguaje ‘puro’“, dice Birnbaum. “No hay un lenguaje vivo que no esté influenciado por los idiomas vecinos u otros idiomas con los que esté en contacto“.

Incluso en la fuente sagrada más importante del hebreo, la Biblia, hay cientos de palabras cuya etimología se remonta al arameo, egipcio y persa. En el Talmud, hay cientos de palabras en griego y latín.

Dada la influencia inevitable de las lenguas extranjeras en la sociedad israelí, Birnbaum es modesto en sus expectativas.

No estamos aquí para embalsamar el idioma y reconocemos su desarrollo natural. No tenemos un monopolio”.

Decirle a la gente cómo hablar o cómo escribir no es forzarlos. Pero para quien quiera nuestros servicios, nosotros se los proporcionamos“.

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí