Inicio » Opinión » Análisis » La implacable radicalización de Suecia

La implacable radicalización de Suecia

Enlace Judío México.- Un nuevo estudio del salafismo en Suecia, realizado por la Universidad de Defensa de Suecia, pinta un panorama sombrío de la radicalización en curso de los musulmanes en el país escandinavo.

JUDITH BERGMAN

Los salaf son los “antepasados piadosos” durante las primeras tres generaciones de los seguidores de Mahoma; su ideología se ha asociado durante las últimas décadas con al-Qaeda e ISIS, así como con los afiliados locales de al-Qaeda. Según el estudio, los salafistas, que creen en el Islam como los primeros seguidores de Mahoma lo practicaron, tienden a rechazar la sociedad occidental a favor de un Islam “puro”: “No todos los salafistas son yihadistas, pero todos los yihadistas son salafistas“.

Aunque el estudio no da una estimación de cuántos salafistas hay en Suecia, sí describe cómo los medios salafistas han evolucionado y se han fortalecido, especialmente durante la última década, y enumera varios ejemplos de la influencia que ejercen en diferentes ciudades y localidades suecas.

Los “salafistas”, concluyen los autores, “… abogan por la segregación de género, exigen que las mujeres se oculten para limitar la ‘tentación sexual’, restringen el papel de la mujer en la esfera pública y se oponen enérgicamente a escuchar música y algunas actividades deportivas“.

Según el estudio, muchos salafistas también les dicen a los musulmanes que no deben tener amigos suecos, y se refieren a ellos como “kufr”, el término árabe para un no musulmán o “incrédulo”. Un predicador salafista, Anas Khalifa, dijo:

¿Eso significa que si conoces a un cristiano o judío debes golpearlo o amenazarlo? No. No hay guerra entre ti y los cristianos y los judíos en tu escuela, por ejemplo. Lo odias por el amor de Alá. Odias que no cree en Alá. Pero quieres de corazón que ame a Alá. Entonces tienes que trabajar con ellos, hablar con ellos, porque quieres que Alá los guíe“.

Los salafistas, aparentemente, han dividido geográficamente a Suecia entre ellos. Según el estudio:

Es interesante que los predicadores salafistas, en los que se centra el estudio, parezcan estar más en cooperación entre sí que con sus rivales. En cambio, estos predicadores parecen dividir su da’wa (misión) en diferentes áreas geográficas … “.

Los hallazgos del estudio de diferentes ciudades donde los salafistas están activos incluyen:

En Borås, algunos niños no beben el agua en la escuela ni pintan con acuarelas, porque dicen que el agua es “cristiana”. La policía informa que los niños musulmanes les han dicho a sus compañeros de clase que les cortarán el cuello y les muestran decapitaciones en sus teléfonos móviles. Hay ejemplos de “adolescentes que llegan a las mezquitas al final de un día escolar para ‘lavarse’ después de haber interactuado con la sociedad [no musulmana]“. Los cuidadores [cuidado de la salud, cuidado infantil, etc.] en la ciudad han testificado sobre cómo los hombres ejercen el control sobre las mujeres, controlándolas incluso en las salas de espera. Un trabajador de atención dijo:

Me di cuenta de que hay una red que controla a las mujeres para que no queden solas con los cuidadores. No se les da la oportunidad de contarle a nadie sobre su situación. Muchas mujeres viven peor [vidas] aquí que en sus antiguos países“.

Este tipo de control de las mujeres parece estar teniendo lugar en prácticamente todas las ciudades suecas mencionadas en el estudio.

En Västerås, la influencia religiosa se mezcla con el crimen. “Podría ser un grupo de muchachos que entran en la tienda de comestibles. Si la mujer del cajero no lleva velo, toman lo que quieren sin pagar, llaman a la cajera ‘puta sueca’ y la escupen“, dijo un oficial de policía en el estudio. Otros ejemplos incluyen a sirios y kurdos que administran tiendas y restaurantes en la zona y son cuestionados por jóvenes musulmanes sobre su religión. Si la respuesta no es el Islam, son acosados. En otros casos, niños de 10 a 12 años de edad se han acercado a mujeres mayores en el área, preguntándoles si son musulmanas, diciéndoles “esta es nuestra área“.

En Gotemburgo, según el estudio, los salafistas le dijeron a los musulmanes que no votaran en las elecciones más recientes porque es “haram” (prohibido). “Dijeron que el día del juicio serás responsable de las acciones de todos los políticos estúpidos si votas. Fueron a los colegios electorales … En una mesa de votación agitaron una bandera IS [Estado Islámico]“, un funcionario local dijo a los autores del estudio. Según un imán en la ciudad, Gotemburgo ha sido la capital del wahabismo (una versión saudita del salafismo) en Europa desde la década de 1990.

De los 300 musulmanes suecos que se unieron al ISIS en Siria e Irak, casi un tercio provenía de Gotemburgo. (En relación con su población total, más personas han viajado desde Suecia para unirse a los grupos yihadistas en Siria e Iraq que de la mayoría de los países europeos; solo Bélgica y Austria tienen una proporción mayor). El predicador somalí-canadiense Said Regeah, hablando en la mezquita salafista de Bellevue en Gotemburgo, ha “elevado la importancia de que las personas nazcan ‘puras’ y que solo los musulmanes sean puros. Todos nacen como musulmanes, pero son los padres quienes les dan forma. convertirse en ‘judíos, cristianos o zoroastrianos’“.

El estudio también informa que los propietarios de negocios no musulmanes han experimentado el vandalismo de sus instalaciones con graffiti del Estado Islámico y que los sacerdotes cristianos han recibido amenazas de decapitación. Un hombre, Samir, dijo: “Si no sigues el Islam, la gente te excluye. Hay padres aquí que ponen velos a sus niños de tres años. Es irreal. No estamos en Iraq“.

A otro hombre, Anwar, se le denegó el servicio en un restaurante musulmán porque no es religioso. Señala que la sociedad está dejando caer a los musulmanes seculares: “No necesito una Biblia o un Corán en mi vida. El único libro que necesito es … la ley [sueca]. Pero si la sociedad ni siquiera está de tu parte, ¿qué puedes hacer?

En el área de Estocolmo, el estudio estima que actualmente hay hasta 150 jihadistas salafistas. Los salafistas están especialmente concentrados en el área de Järva, una “zona prohibida”. A veces los elementos yihadistas y criminales se superponen, y estos musulmanes aterrorizan a otras personas que viven en el área. Una mujer dijo que los salafistas e islamistas han llegado a dominar negocios, mezquitas de sótanos y asociaciones culturales durante los últimos diez años, y que “los suecos no tienen idea de cuánta influencia tiene el Islam político en el barrio“. Ella describió cómo incluso los niños son segregados por género y que los líderes religiosos les dicen a las mujeres que no le digan a las autoridades si su esposo abusa de ellas. “Las leyes suecas no se aplican en los suburbios“.

El estudio concluye con una crítica de las autoridades suecas por su aparente incapacidad para vincular a los musulmanes radicales individuales con los “entornos que forman sus ideas y en algunos casos han facilitado la voluntad de unirse a grupos más radicales y violentos“. El estudio menciona lo siguiente como un ejemplo:

Cuando el entonces Coordinador nacional contra el extremismo violento dijo que la pregunta de por qué tantas personas optaron por viajar a Israel desde Suecia fue una pregunta de un millón de dólares, es una ilustración de la incapacidad general de las autoridades suecas (con la excepción de policía y policía de seguridad) para ver que este problema no ha surgido del vacío“.

Esta incapacidad -o posiblemente ceguera deliberada- para ver que el terrorismo yihadista no surge del vacío, sino que se nutre en ambientes particulares, difícilmente es una situación exclusivamente sueca. La insistencia de tantas autoridades europeas y otras autoridades occidentales para describir los ataques terroristas como ejemplos de “enfermedad mental” lo ilustran perfectamente.

Los autores del estudio también mencionan que las escuelas y otras autoridades locales no saben cómo enfrentar los desafíos creados por los salafistas. El estudio menciona, por ejemplo, que una colegiala musulmana quería quitarse el pañuelo para jugar a la peluquería con los otros niños, pero el personal sueco no lo permitió por respeto a los deseos de sus padres. En un ejemplo de un preescolar sueco, una niña pequeña no quería usar el pañuelo en la cabeza, pero el personal sueco se lo impuso, “aunque se sentía mal“, porque era el deseo de los padres. El personal escolar sueco también ha descrito que no saben cómo actuar cuando los niños quieren comer y beber durante el Ramadán, pero los padres les han indicado que deben ayunar.

El estudio es un primer paso importante en Suecia para reconocer finalmente que hay un problema, pero a menos que las autoridades suecas relevantes -incluido el gobierno sueco y los líderes políticos, que se niegan a reconocer la realidad en Suecia- lo lean e interioricen, el estudio se habrá hecho en vano.

Judith Bergman es columnista, abogada y analista política.

Fuente: Gatestone Institute / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend