Inicio » Opinión » Historia Judía » Desgarradoras canciones en idish recuperadas de la Segunda Guerra Mundial

Desgarradoras canciones en idish recuperadas de la Segunda Guerra Mundial

Enlace Judío México.- En medio de la Segunda Guerra Mundial, un equipo de etnomusicólogos del Gabinete de Cultura Judía de Kiev, dirigido por el folclorista Moisei Beregovsky, recopiló cientos de canciones en idish compuestas recientemente sobre la profunda locura y el terror de la vida durante el Holocausto.

AMANDA PETRUSICH

Beregovsky estaba planeando ser coautor de una compilación de cinco volúmenes, algo espiritualmente similar, en cierto modo, a lo que Harry Smith haría, en 1952, con su “Antología de la música folclórica estadounidense”. La idea era que, al documentar la música popular vernácula, quizás podría escribirse una historia más rica y más humana: el temor y la angustia, después de todo, a veces se subliman mejor en una canción, una forma que permite la expresión de sentimientos que pueden eludir el lenguaje.

Pero Beregovsky fue arrestado en 1950, acusado de promover el nacionalismo judío y actividades antisoviéticas. Sus transcripciones fueron encerradas y selladas. Durante décadas, los historiadores supusieron que su trabajo había sido destruido. Beregovsky fue finalmente declarado “rehabilitado”, y regresó a Kiev, en 1956, pero él y sus colegas murieron creyendo que las canciones que habían reunido ya no estaban.

En la década de 1990, los bibliotecarios de la Biblioteca Nacional Vernadsky de Ucrania encontraron una pila de contenedores no etiquetados y catalogaron sus contenidos. Una década más tarde, Anna Shternshis, profesora de estudios idish en la Universidad de Toronto, descubrió y se preocupó por lo que tenían: el archivo de Beregovsky, que luego describió como “documentos frágiles que se deterioran rápidamente, algunos escritos a máquina, pero la mayoría escritos a mano en papel“. Las canciones, desafiantes, crudas y, a menudo, gráficas no se habían ejecutado desde 1947.

Trabajando estrechamente con el escritor y actor Psoy Korolenko, Shternshis pasó tres años colaborando con varios músicos y compositores para producir “Yiddish Glory: The Lost Songs of World War II”, una antología que fue lanzada por Six Degrees Records con sede en San Francisco este año. “Me alegra pensar en este erudito, que, por supuesto, nunca conocí, un colega del pasado cuyo trabajo nos permitió escuchar las voces de personas que vivieron el capítulo más oscuro de la historia judía moderna“, me dijo Shternshis recientemente.

Quizás sea más fácil reunirse para perpetuar una práctica cultural que se tambalea al borde de la extinción que reconocer los inicios de un borrado: proteger algo mientras todavía está sucediendo. Beregovsky parecía saber que si no coleccionaba y catalogaba estas canciones cuando lo hacía, habrían sido borradas del registro histórico. Buscó los testimonios más urgentes e inmediatos que pudo encontrar, canciones que relataban las atrocidades de la época tal como se estaban cometiendo. Que estas piezas sean todas de músicos no profesionales simplemente les da un aire adicional de inmediatez. Articular tu propio terror es un acto de autopreservación: ayuda a relajar o aliviar brevemente ciertas ansiedades, y crea un documento de la experiencia, algo que podría recordarse después de que te hayas ido.

Las composiciones que quedaron languideciendo en el archivo de Beregovsky fueron “a veces escritas por niños, a menudo escritas por mujeres, siempre creadas por autores aficionados“, me dijo Shternshis. Hay canciones compuestas por soldados que tiemblan en las trincheras (alrededor de cuatrocientos cuarenta mil judíos soviéticos fueron alistados en el Ejército Rojo, ciento cuarenta mil fueron asesinados), o por sus familias aterrorizadas y desconsoladas. Hay algunos escritos por judíos soviéticos que viven en partes de Ucrania ocupadas por los nazis, donde fueron exterminados unos novecientos mil judíos. Escribir esta música “ayudó a la gente a dar sentido a la guerra, los motivó a luchar, a ridiculizar al enemigo, a llorar a los muertos, y más“, dijo Shternshis. “Y nada de eso sobrevivió en la memoria histórica. Eso solo cambió la sabiduría percibida y el consenso histórico de cómo los judíos soviéticos experimentaron la guerra“.

Algunas de las canciones incluían melodías, pero la mayoría eran solo hojas amarillentas de letras, a la espera de la instrumentación. Grabar las piezas por primera vez requirió un poco de ingenio. El violinista y compositor Sergey Erdenko arregló la música para acompañar la letra, y el productor Daniel Rosenberg organizó una banda de cinco vocalistas y cinco músicos de orquesta para realizar el trabajo.

Musicalmente, esto no era lo que pensamos como klezmer“, dijo Rosenberg, la música folclórica tradicional celebratoria de los judíos asquenazíes. En cambio, las canciones toman prestado de una mezcla de géneros; no era raro, dijo Rosenberg, que los judíos soviéticos exiliados a los guetos nazis cambiaran las letras de las canciones populares rusas para reflejar sus nuevas circunstancias. “Necesitábamos una banda que pudiera tocar tanto música clásica como folklórica al más alto nivel“, dijo. El grupo que reunió incluye a la cantante de jazz de origen ruso Sophie Milman, cuya abuela sobrevivió a la guerra por evacuación a Kazajistán. “Sus abuelos lucharon en el Ejército Rojo“, dijo Rosenberg. “Las canciones fueron increíblemente personales para ella”. En un breve video promocional del proyecto, Milman dice: “Judíos de Europa del Este, no podemos sacudir la guerra. No importa cuántas generaciones más tarde, así lo sentimos“.

Muchas de las composiciones de “Yiddish Glory” se llenan de resentimiento pero enfatizan el triunfo. “Victory Song”, grabada en 1947, alienta a los oyentes a beber de todo corazón y regocijarse; pronto “esos asesinos alemanes estarán fuera de nuestras vidas para siempre“. Otros se burlan de sus invasores, burlándose de su incompetencia. “Se rieron de Hitler, ridiculizaron al ejército alemán, satirizaron intentos fallidos de invadir la Unión Soviética“, explicó Shternshis. “Hicieron que sea más fácil, probablemente, luchar, porque un enemigo irrisorio no da miedo“.

Algunas canciones son claramente desgarradoras. “A Walk in the Forest” (Un paseo en el bosque) fue escrita por Klara Sheynis, una sastre de Cheboksary, Rusia, de veinticinco años. Es un lamento de despedida, una conversación entre dos jóvenes amantes antes de que uno se vaya a la guerra:

Mira, el sol ya está saliendo,

El mundo pronto estará lleno de luz.

Ve, véngate de los fascistas,

Mi héroe volverá con una insignia

De honor. . . .

Volveré con una insignia de honor,

Y con un resorte en mi paso. . . .

¡Querido! Suficiente con las despedidas,

Ve y que hagas un viaje rápido a casa.

“My Mother’s Grave” (La tumba de mi madre), de 1945, fue escrita por un niño de diez años de Bratslav, Ucrania: “Oh, mamá, ¿quién me arropará por las noches?”, se pregunta el narrador. La pieza es interpretada en el álbum por Isaac Rosenberg, que tiene solo doce años y canta con una voz pura y quejumbrosa. Suena desconcertado, como lo hacen a menudo los que están de luto.

Cada vez que escucho estas canciones que describen el dolor de un niño de diez años que se aleja de la tumba de su madre, preguntando quién lo va a meter en la cama por la noche, o un soldado que liberó Kiev, solo para encontrar a su esposa y única hija asesinadas, me pregunto qué pensarían esos autores de que sus historias se contaran setenta años después“, dijo Rosenberg. En lugar de sentirse irreconocibles para una audiencia contemporánea, tótems de un tiempo más bárbaro y tumultuoso, muchas de estas canciones parecen horriblemente relacionadas con un verano en el que se desmantelan familias y se niega el asilo a refugiados desesperados. “Su música es cada vez más relevante“, dijo Rosenberg. “Espero que sirva de advertencia“.

Amanda Petrusich es redactora de The New Yorker y autora de “No vender a cualquier precio: la salvaje y obsesiva búsqueda de los registros de 78rpm más raros del mundo”.

Fuente: The New Yorker / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend