avatar_default

Enlace Judío México.- El estudio de los huesos de la gran necrópolis de Galilea ayuda a llenar un vacío de 3.000 años en el conocimiento de los antiguos colonos de Levante

AMANDA BORSCHEL-DAN

Colonos de piel clara y ojos azules habitaron el Levante hace unos 6.500 años, según un equipo internacional interdisciplinario de científicos. Un artículo publicado el lunes en la revista Nature Communications resuelve el misterio de cómo la cultura calcolítica llegó a Galilea: a través de la migración de la población.

Cuando mapearon los genomas de los huesos de 22 de los 600 esqueletos individuales descubiertos en una necrópolis masiva cerca de Peki’in en el norte del país, los científicos encontraron una mezcla genética bastante diferente a la de los colonos anteriores y sucesivos de la región.

Los hallazgos abordan los argumentos de hace décadas sobre los orígenes de esta cultura distintiva del Calcolítico Tardío, cuyos artefactos “tienen pocos vínculos estilísticos con las culturas materiales anteriores o posteriores de la región“, escriben los autores.

Las reliquias altamente artísticas en la burbuja del tiempo “han llevado a un extenso debate sobre los orígenes de las personas que hicieron esta cultura material“. ¿Ocurrió cuando las poblaciones locales adoptaron e implementaron prácticas encontradas en las culturas existentes en el norte o a través de la migración?

Frasco de entierro decorado del período calcolítico excavado en la cueva Peki’in (Mariana Salzberger, cortesía de la Autoridad de Antigüedades de Israel)

En el artículo, “ADN antiguo del Calcolítico en Israel revela el papel de la mezcla poblacional en la transformación cultural“, los científicos concluyeron que la comunidad homogénea encontrada en la cueva podría ser la fuente de ~ 57% de su ascendencia de grupos relacionados con los del Levante neolítico local, ~ 26% de grupos relacionados con los del Neolítico de Anatolia, y ~ 17% de grupos relacionados con los del Calcolítico de Irán.

El estudio fue dirigido por los investigadores de la Universidad de Tel Aviv, el Dr. Hila May y el Prof. Israel Hershkovitz del Departamento de Anatomía y Antropología, del Centro Dan David para la Evolución Humana y la Investigación de Biohistoria; La Dra. Dina Shalem del Instituto de Arqueología de Galilea en el Kinneret College y la Autoridad de Antigüedades de Israel, que fue uno de los arqueólogos originales que excavaron la cueva en 1995; y Éadaoin Harney de la Universidad de Harvard y el Prof. David Reich.

El análisis genético proporcionó una respuesta a la pregunta central que nos propusimos abordar“, dijo el Reich de Harvard. “Demostró que la gente de Peki’in tenía una ascendencia sustancial de los norteños, similar a los que viven en Irán y Turquía, que no estaba presente en los agricultores levantinos anteriores”.

El arqueólogo Shalem dijo que la cueva natural de estalactitas, de 17 metros de largo y 5-8 metros de ancho, es única tanto por el número de enterrados como por los “motivos excepcionales” -diseños geométricos y antropomórficos- representados en los restos de los osarios y jarrones que sostienen el esqueleto.

Algunos de los hallazgos en la cueva son típicos de la región, pero otros sugieren un intercambio cultural con regiones remotas. El estudio resuelve un largo debate sobre el origen de la cultura única del pueblo calcolítico“, dijo Shalem. “¿El cambio cultural en la región siguió a las olas de migración; a la infiltración de ideas debido a las relaciones comerciales y / o al intercambio cultural; o a una invención local? Ahora sabemos que la respuesta es la migración“.

Añadió Harney de Harvard, quien dirigió el análisis estadístico del estudio: “También encontramos que la población de Peqi’in experimentó un cambio demográfico abrupto hace 6.000 años“.

La era calcolítica, también llamada Edad del Cobre, sigue a la Edad de Piedra y precede a la Edad de Bronce. Ya hay varios análisis de ADN para el asentamiento de la Edad de Bronce en el Levante, incluida la publicación de investigaciones de entierros de la Edad del Bronce del verano pasado que muestra que el 93 por ciento de los ancestros modernos libaneses proviene de los canaanitas. Ahora, el nuevo mapeo del genoma Peki’in llena un vacío de 3.000 años de análisis de ADN.

La investigación del ADN da una respuesta a las preguntas formuladas por los arqueólogos de todo Israel que han desenterrado restos de cobre y otras tecnologías metalúrgicas que no eran locales para Israel, sino más bien para Turquía. Descubierta en 1961, la Cueva del Tesoro, cerca de Ein Gedi, albergaba un tesoro de 429 objetos ocultos hace 6.500 años, algunos de los cuales fueron creados a partir del cobre que se cree que fue importado del este de Turquía o del Cáucaso. Del mismo modo, la cueva Ashalim del Neguev, encontrada en 2012, contenía un objeto principal creado por una tecnología extranjera de Anatolia.

Con la conclusión del nuevo estudio de que aproximadamente la mitad del genoma del pueblo calcolítico indígena se deriva de las antiguas Turquía e Irán, parece que estos artefactos pueden haber llegado durante la migración y no fueron meramente productos secundarios de una ruta comercial como se sugirió anteriormente.

Un hallazgo casual de gran importancia

La cueva funeraria de Peki’in, el sitio funerario más grande jamás identificado desde el período Calcolítico Tardío en el Levante, fue descubierta por casualidad en 1995 durante obras viales. Luego, un tractor causó el colapso de una parte del techo de la cueva, descubriendo cientos de osarios y un sistema pavimentado de varias capas de plataformas funerarias.

En un artículo de Archaeology Odyssey publicado en 1998 sobre la excavación, los arqueólogos originales hipotetizaron que la cueva era un lugar de entierro importante y prestigioso, llamándolo “el centro de una rueda, con sus rayos irradiando en todas las direcciones“.

Los arqueólogos vieron indicios de que los cuerpos fueron llevados a la cueva desde todas las direcciones para su internamiento, hasta el Valle del Jordán, los desiertos de Judea y Neguev, y la costa del Líbano. “Claramente, se hicieron grandes esfuerzos para transportar los huesos de los muertos a este sitio reverenciado“, escriben.

Cueva Peki’in (Dr. Hila May)

Los artefactos descubiertos en la cueva son “un verdadero museo de arte calcolítico“.

Sus objetos de culto y objetos funerarios exhiben estilos artísticos de diversas subculturas levantinas“, que, según los arqueólogos, sugieren que la cueva sirvió como “un centro mortuorio regional, donde personas de toda la antigua Palestina convergieron para enterrar a sus muertos“. Según el nuevo estudio, la datación por radiocarbono encuentra que la cueva estuvo en uso durante todo el Calcolítico Tardío (4500-3900 aC).

Lamentablemente, aunque la cueva en sí fue sellada por unos 6.000 años, poco después de su cierre inicial, los ladrones de tumbas entraron y causaron una destrucción masiva en el sitio. Se supone que tomaron la mayoría de los objetos de metal que habrían sido enterrados con los muertos, ya que hay un número desproporcionadamente bajo en relación con otros sitios de la misma época.

A pesar de este vandalismo desenfrenado, la plétora de restos humanos preservados todavía podría utilizarse para pruebas genéticas. Según el artículo de Nature Communications, en una instalación de sala limpia de la Facultad de Medicina de Harvard, los científicos “obtuvieron polvo de hueso de 48 restos esqueléticos, de los cuales 37 eran huesos petrosos conocidos por su excelente preservación del ADN“.

El profesor Israel Hershkovitz de la Universidad de Tel Aviv sostiene el Misilya 1 maxila de 177,000 a 194,000 años de antigüedad. (cortesía)

Los datos extraídos de los restos del esqueleto, tomados de 22 individuos, “son de una calidad excepcional dada la preservación típicamente deficiente del ADN en el cálido Cercano Oriente“, escribieron los científicos.

Según Hershkovitz de la Universidad de Tel Aviv, “el ADN humano se conservó en los huesos de las personas enterradas en la cueva de Pekí’in, probablemente debido a las condiciones frías dentro de la cueva y la corteza de piedra caliza que cubría los huesos y preservó el ADN“.

Como resultado, los investigadores pudieron hacer un análisis completo del genoma de 22 de los esqueletos.

Este estudio de 22 individuos es uno de los mayores estudios de ADN antiguos realizados desde un único sitio arqueológico, y con mucho el más grande reportado en el Cercano Oriente“, dijo el investigador de la Universidad de Tel Aviv.

Los científicos descubrieron algunos rasgos genéticos recesivos que generalmente no se esperan en los restos humanos del Levante.

Ciertas características, como las mutaciones genéticas que contribuyen al color del ojo azul, no se vieron en los resultados de las pruebas de ADN de restos humanos levantinos anteriores“, dijo May.

La comunidad de ojos claros y piel clara no continuó, pero al menos ahora los investigadores tienen una idea de por qué. “Estos hallazgos sugieren que el aumento y la caída de la cultura calcolítica probablemente se deben a los cambios demográficos en la región“, dijo May.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí