Inicio » Judaísmo » Festividades Judías » ¿Es Sucot una fiesta sólo para el pueblo judío?

¿Es Sucot una fiesta sólo para el pueblo judío?

Enlace Judío México e Israel.- El judaísmo no demanda que todos se conviertan al judaísmo. La Torá de Moshé es la verdad para la humanidad, sea la persona un judío o no.

YOSEF NEIRA

El rey Salomón le pidió a Dios contestar los rezos de los no judíos que iban al Templo Sagrado (Reyes I 8:41-43). El profeta Isaías se refiere al Templo como la “Casa para las naciones”. El servicio en el Templo durante Sucot presentaba 70 sacrificios animales correspondientes a las 70 naciones del mundo. Los judíos nunca han buscado convertir a la gente, puesto que la Torá prescribe un camino adecuado para los gentiles, llamado las “siete leyes de Noaj”. Maimónides explica que cualquier ser humano, que con fe observa estas leyes morales básicas, gana un lugar propio en el cielo.

Parece algo fácil, pero no lo es. Una de ellas es la prohibición de idolatría, en todas sus formas. Veamos más a fondo esto: Cuando en el Sinaí, D-s entrego su voluntad para con el hombre, les hizo escuchar de una sola vez los 10 mandamientos, el pueblo, creyendo que moriría al escucharlos, le rogó a Moshe (Moisés) que los escuchase él por ellos. Aun así, D-s los hizo escuchar los dos primeros porque en ellos puede resumirse toda su voluntad:

Primer mandamiento: “Yo soy Ad-nai tu D-s, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de los esclavos”

Segundo mandamiento: “No habrán para ti, otros Dioses ante Mí”

“No harás para ti efigies y ninguna imagen de lo que está en el cielo arriba y lo que está en la tierra abajo, y lo que está en las aguas debajo de la tierra”

“No te postrarás ante ellas y no las servirás, pues Yo soy Ad-nai tu ¡D-s ! ¡Soy D-s celoso que castiga el delito de los padres sobre los hijos, sobre terceras y sobre cuartas generaciones, a quienes me aborrecen! Pero hago bondad a miles de generaciones a los que guardan mis mandamientos”.

Esto se resume en el Shemá Israel que dice “Escucha Israel, Ad-nai es nuestro D-s, Él es uno”, que hace referencia a Deuteronomio 6:4 que dice: “Escucha Israel, El Eterno nuestro D-s es uno. Y amarás al Eterno con todo tu corazón, con toda tu alma, y con toda tu fuerza. Y llevarás en tu corazón estos mandatos que hoy te doy…”

En Deuteronomio 13:1-6 leemos:

“Todo lo que yo te mando has de hacer, sin añadir ni quitar nada. Cuando apareciese en medio de ti un profeta o un soñador que te anunciare alguna señal o algún prodigio (milagros), y realmente viniere la señal o prodigio y él propusiere: ” Vayamos tras otros dioses que tu no conociste y sirvámosle” (apartarse del Pacto hecho en el Sinaí entre Dios y su pueblo, para seguir otros pactos), no escucharás las palabras de tal profeta o soñador, porque ello es una prueba a la que te somete el Eterno tu D-s, para comprobar si en verdad le amas con todo tu corazón y con toda tu alma. Es al Eterno vuestro D-s a quien seguiréis. A Él le temeréis. Sus mandamientos guardaréis. Su voz obedeceréis. Le serviréis a Él y a Él os acercareis. Y ese profeta o soñador será muerto, por haber hablado en detrimento del Eterno vuestro D-s – que os libró de la tierra de Egipto, casa de servidumbre – para desviaros del camino que Él os ordenó seguir. Así extirpareis el mal de en medio de vosotros.” (¿Pudo ser más claro D-s al advertirnos al respecto?). Éste es el fundamento del por qué el judío se ha resistido a cualquier otro tipo de fe, prefiriendo ser quemado vivo en las hogueras cristianas o decapitado por la espada musulmana, antes que renunciar a la fe de sus padres.

Sucot es una fiesta que compartimos con todas las naciones que se guían por sus 7 leyes. Cuando ya se hayan retirado los invitados a estos 7 días de fiesta, en la intimidad del octavo día, celebraremos a puertas cerradas entre D-s y el pueblo judío, y esa reunión privada es Simjá Torá.

¡Jag Sameaj Am Israel y amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *