Inicio » Opinión » Arte y Cultura » Felipe VI, rey de España, rey de Jerusalén

Felipe VI, rey de España, rey de Jerusalén

Enlace Judío México e Israel.- ¿Cuál es el origen del título de Rey de Jerusalén que ostenta el Rey de España?

El Reino de Jerusalén se remonta al siglo XI. Llamado también Reino Latino de Jerusalén o Reino de Acre fue un Estado católico latino que se fundó en el Levante mediterráneo en 1099 tras la reconquista de Jerusalén en la Primera Cruzada, llevada a cabo por el papa Urbano II con el propósito de conquistar todos los lugares considerados sagrados. Jerusalén era uno de ellos, ya que, según las sagradas escrituras, es el lugar donde murió Jesús de Nazaret.

Tras la conquista de aquel lugar santo por parte del francés Godofredo de Bouillón, Jerusalén fue incluido como uno de los ‘Estados cruzados’ y como tal se convirtió en un reino cristiano. El propio Godofredo fue su primer gobernante (aunque no rey) pero después de su fallecimiento un año más tarde (1100) el trono y control de Jerusalén pasó a manos de su hermano Balduino I y posteriormente, tras éste, el titulo fue recayendo de un descendiente a otro.

El reino de Jerusalén ocupaba entonces partes de las actuales Israel, Líbano y Jordania. Fue destruido en 1291 con la conquista de Acre por los mamelucos musulmanes. Su capital fue Jerusalén.

La línea chipriota

Tras el final del reino, Enrique II de Chipre siguió ostentando el título de “rey de Jerusalén”. A su muerte, el título fue pretendido por sus herederos directos, los reyes de Chipre en los siglos XIV y XV.

De esta línea deriva la de Saboya (desde Carlos I de Saboya, 1482-1490, como sobrino de la reina Carlota de Chipre), que no hicieron uso del título hasta el siglo XVIII, cuando Víctor Amadeo II de Saboya fue brevemente rey de Sicilia (1713), y desde entonces han mantenido la titulación hasta el presente.

La línea napolitana

Si bien el Reino de Jerusalén dejó de existir como tal en el año 1291, el título al trono siguió vinculado al de Nápoles.

En el año 1277, María de Antioquia, nieta de Isabel I (reina de Jerusalén) y pretendiente al trono, decidió vender el título (con la bendición y aprobación papal) a Carlos de Anjou, rey de Nápoles, a pesar de que se disputaba el título con Hugo III, rey de Chipre.

Desde entonces, este derecho al trono de Jerusalén se ha considerado ligado a la corona de Nápoles, que a menudo cambió de manos por testamento o conquista más que por herencia directa. Como Nápoles era un feudo papal, los Papas solían conceder el título real de Jerusalén junto con el de Nápoles, y la historia de esta línea de pretendientes va unida a la del reino napolitano.

De los sucesores de Renato I de Nápoles derivan los derechos de la Casa de Habsburgo-Lorena (hasta el presente), a través de Yolanda de Anjou, y los derechos pretendidos de los reyes de Francia Carlos VIII y Luis XII, a través de Carlos V de Maine.

A pesar de no existir como reino desde finales del siglo XIII, el titulo de ‘rey de Jerusalén’ recae por herencia dinástica en la corona española.

El nombramiento en 1504 de Fernando el Católico como rey de Nápoles se trajo hacia España el título al trono del reino de Jerusalén y desde entonces la corona española ostenta dicho cargo.

En el siglo XVIII, Carlos de Borbón (el futuro Carlos III de España) fue reconocido como rey de Nápoles y de Sicilia y, al dejar Nápoles por España, los Borbones napolitanos (Borbón-Dos Sicilias) siguieron usando el título de Jerusalén, igual que hacían los Borbones de España, y así han llegado ambas líneas hasta el presente. Así pues, actualmente el rey Felipe VI de España tiene oficialmente el título de Rey de Jerusalén aunque no gobierna en ninguna parte del ya extinto Reino de Jerusalén.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *