avatar_default

Enlace Judío México e Israel – En 1982, la guerra en Medio Oriente entre Israel y la OLP asentada en el Líbano ocupaba los titulares en los medios de comunicación, mientras que el número de heridos, tanto de civiles como de soldados, aumentaba sin ningún tipo de control; sin embargo, las Fuerzas de Defensa Israelíes estaban convencidas de terminar de una vez por todas con el terrorismo provocado por la OLP, aquel terrorismo que durante los años anteriores tanto había golpeado al Estado de Israel.

El 31 de agosto de 1982 fue electo Presidente de Líbano Bashir Gemayel, gran aliado de Israel, pero un mes después de su elección Gemayel fue asesinado por la detonación de una bomba en el edificio de su partido a manos del partido social nacionalista sirio. Esta muerte representó una tragedia para Israel, pues con su muerte se alejaba de nuevo una posibilidad de alianza con el país vecino. Bashir Gemayel buscaba un Líbano pacífico y civilizado, un país en donde todas las religiones convivieran en paz; sin embargo Bashir Gemayel tuvo enemigos, enemigos que preferían la guerra pues tenían la firme convicción de destruir al estado judío. Tal vez si el Presidente libanés Bashir Gemayel no hubiera sido asesinado ya se hubiera firmado un acuerdo de paz entre el estado de Israel y Líbano, nunca lo sabremos.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo